La piel de los actores, al descubierto

por hola.com

¿Sabía que Sharon Stone tiene una cicatriz en el cuello, y Richard Gere, una mancha en la parte superior de su espalda? Pues sí. Las estrellas de Hollywood acuden a los dermatólogos más importantes del mundo y reciben los mejores tratamientos faciales y corporales en prestigiosos centros de estética pero, aunque en la pantalla sus rostros aparezcan impecables, sus pieles no son perfectas y también tienen problemas.

Así lo ha descubierto el dermatólogo estadounidense Vail Reese en la página web llamada www.skinema.com.

Muchos años viendo el cine con una mirada distinta han dado su fruto, y Reese ha descubierto los lunares, las cicatrices o las manchas de los profesionales a través de la gran pantalla o de las fotografías que de ellos aparecen en periódicos y revistas. Y es que por la consulta de este doctor no ha pasado ninguno de sus diagnosticados.

La cicatriz en el cuello de Catherine Zeta-Jones o las manchas de la piel de Robert Redford quedan al descubierto en la página web del doctor, que incluye una presentación llena de guiños cinematográficos.

No cabe duda de que Vail Reese ha sumado en su web sus dos pasiones, el cine y la piel. Una web que puede resultar polémica pues cualquier mancha, verruga, marca o bulto casi inapreciable ha sido descubierta por Reese tras un minucioso análisis. La web de este médico recoge las imágenes de muchos de los ídolos de Hollywood, como John Malkovich, Bruce Willis, Nicholas Cage, Harrison Ford o Ray Liotta. Ni siquiera una pequeña cicatriz cerca del ojo de Sandra Bullock le ha pasado desapercibida.

Incluso ha notado los efectos del sol en la piel de la vigilante de la playa Pamela Anderson y las huellas del acné en la piel de la modelo Liz Hurley.

Pero la mirada del doctor no sólo se centra en los ídolos actuales. Ha realizado un recorrido por los grandes mitos del séptimo arte y éstos están en su punto de mira. Gary Cooper o Humphrey Bogart también tenían dañada su epidermis.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie