Skip to main contentSkip to footer
marlon brando centenario© GettyImages

Marlon Brando: recordamos, a través de las páginas de ¡HOLA!, al galán de Hollywood al cumplirse cien años de su nacimiento

Recordamos al actor que revolucionó el cine y abrió el camino a futuras estrellas


7 de abril de 2024 - 14:02 CEST

“Yo creo en América”. No quisiera pecar de ingenua al decir que cualquier amante acérrimo del séptimo arte podría identificar qué película comienza con esta frase. Para algunos, considerada la mejor película de la historia, mientras que otros no se atreven a hacer tal afirmación, lo que es seguro es que es imposible negar el valor y la importancia de El Padrino en la cultura cinematográfica. La cinta de Coppola no sólo marcó una época, sino que se convirtió en el referente para las películas de gángsters venideras. Aunque la frase anteriormente citada no fue pronunciada por su personaje, uno no puede pensar en El Padrino sin que don Vito Corleone, y, por ende, Marlon Brando, nos venga a la mente. Con motivo del centenario de su nacimiento (el pasado 3 de abril), recordamos al galán de Hollywood, su carrera llena de éxitos, su agitada vida y su influencia en la cultura y el cine desde sus tiempos hasta la actualidad.

MARLON BRANDO CENTENARIO© GettyImages
Sobre estas líneas, Marlon Brando en la película de ‘Salvaje’ (1953). Se consagró como icono y marcó la moda de la época con su chupa de cuero, la boina ladeada y la camiseta blanca ajustada.

 ¿Qué tendrán las estrellas del cine clásico que las vidas de casi todas ellas (evitemos los absolutos…) están marcadas por una u otra tragedia? Adicciones, infancias desastrosas, abusos, soledad, trágicos accidentes en la flor de la vida…y, por supuesto, vidas amorosas inestables marcadas de intentos fallidos de saborear la felicidad y heridas que les persiguirían para siempre. ¿Tal vez sea el ‘romanticismo’ de sus vidas lo que nos atrae?¿La idea de que detrás del brillo de la estrella se oculta una vida mundana y desgraciada?¿Se encuentra ahí el secreto de su éxito?

A esta lista de nombres, encabezada por Marylin Monroe, James Dean, Rita Hayworth o Audrey Hepburn, se une también Marlon Brando. Nacido en Nebraska en 1924, la infancia de Marlon Brando estuvo marcada por la ausencia de cariño y atención por parte de sus padres. Una madre alcohólica y un padre autoritario y abusivo que nunca le trató bien ni tomó en serio su potencial como actor.

Sus inicios en la interpretación fueron en el mundo del teatro, hasta que en 1950 dio su salto a la gran pantalla con The Men y un año después,  Un tranvía llamado deseo  le catapultó a la fama con el mismo papel que ya había interpretado en el teatro. Fue su papel de Stanley Kowalski el que haría que todos los ojos de Hollywood, de los críticos del cine y de todos aquellos espectadores, mujeres y hombres incluidos, se posasen en él. Y no era para menos. Aquel joven alto y robusto, de presencia implacable y esa mirada seductora con retazos de vulnerabilidad. Aquel hombre hipnotizaba a cualquiera.

MARLON BRANDO CENTENARIO© GettyImages

Fue un fenómeno, en todos los sentidos. Más allá de su repercusión en el cine, fue un hito en la moda y en la cultura popular. Y es que el joven Brando no lo supo entonces, pero su aparición en la gran pantalla con una camiseta blanca de tirantes, con todo su ser sudado, sucio y descuidado, marcaría un antes y un después, y se convertiría en una de las imágenes más icónicas del cine.

Podríamos decir incluso que el negocio de camisetas blancas interiores le debe todo a Marlon Brando. Pasó de ser una prenda ‘bobalicona’, casi anti morbosa, a ser un elemento cargado de erotismo y virilidad. Después del estreno de esa película, no había hombre que no tuviera una camiseta blanca en su armario, y las ventas de esta prenda se dispararon por todo Estados Unidos. En un tiempo donde las redes sociales apenas eran dos palabras que unidas carecían de significado, el cine era una de las principales herramientas de marketing, y sus actores, los influencers del momento. Es más, tal era la fuerza del cine que algunas décadas antes, en 1931, otro galán icónico habría causado el fenómeno contrario: Clark Gable provocaría la caída abismal de ventas de esta misma prenda cuando en una escena de Sucedió una noche se quita su camisa y deja al descubierto su torso desnudo. “¿Dónde está su camiseta interior?”, sería la pregunta de muchos espectadores. “Si Clark Gable no la utiliza, ¿por qué debería hacerlo yo?”, y esa mentalidad causaría el hundimiento de ventas de camisetas interiores. Y así, dos galanes de Hollywood, dos mitos de la pantalla saltando a la comba con las ventas del sector textil.

MARLON BRANDO CENTENARIO© GettyImages

Así era el “efecto Brando”, que movía masas y rompía con lo establecido. Y daba paso a una nueva masculinidad. Porque en aquella época, el concepto de masculino lo escribían aquellos galanes del cine clásico de elegante virilidad, enfundados en un traje impoluto y con el pelo repeinado. Y Brando simboliza el cambio a un hombre más natural, rebelde (con o sin causa), salvaje y seductor sin miramientos. Más humano.Es la conversión del cine clásico al moderno, donde los hombres comenzaban a mostrar fragilidad, y abría camino a mostrar las flaquezas, sin perder un ápice de masculinidad. Porque en su interpretación, Marlon era capaz de transmitir tanta fuerza como vulnerabilidad, emoción y dureza. “Era tierno, casi femenino, y también violento. Esa mezcla hacía que sus interpretaciones fueran maravillosas”, decía Elia Kazan, director de Un tranvía llamado deseo y con el que también trabajaría en Viva Zapata (1952) y La ley del silencio (1954). Se convirtió en un mito.

Pero Marlon Brando no solo era una nueva cara bonita en la cima de Hollywood. Con su interpretación nació un nuevo modo de actuar. Conocido por ser uno de los representantes del Método Stanislavski -que buscaba el acercamiento psicológico de los intérpretes en sus personajes-, sus actuaciones fueron legendarias, su inmersión en el personaje, incomparable, y la conexión emocional y psicológica del actor en cada papel terminó consagrándole como EL actor del momento. Todo lo que tocaba lo convertía en oro.

GettyImages-515388418-Collage-U20548061130BrE© GETTY IMAGES
MARLON BRANDO CENTENARIO© GettyImages
Arriba, a la izquierda, Marlon Brando al ganar el Oscar por ‘La ley del silencio’; a la derecha, una escena de la película. Sobre estas líneas, un icónico fotograma de ‘El Padrino’

Su primer Oscar como mejor actor se lo llevaría con La ley del silencio, en 1954, y el segundo en 1972, con otro de sus papeles icónicos, el de Vito Corleone en   El Padrino  . Tampoco podemos olvidarnos de su interpretación en Salvaje (1953), que aunque no le dio el Oscar fue otro hito del cine que le reafirmó como mito erótico y, al igual que Un tranvía llamado deseo, también llegaría a los umbrales de la moda con una estética que marcó la época gracias a su chaqueta de cuero, su boina ladeada y su camiseta blanca ajustada.

Mientras triunfaba en el cine, su vida sentimental era alborotada, turbulenta y explosiva, a la vez que trágica. Se casó tres veces y sus matrimonios fueron tan intensos como efímeros. Tuvo un total de 11 hijos y se enfrentó al dolor de perder a una de su hijas, Cheyenne, quien se suicidió en 1995.

MARLON BRANDO 1957 PORTADA HOLA© Hola
MARLON PRANDO PORTADA 1957 BEBÉ© Hola
Arriba, en 1957 Marlon Brando protagonizó la portada de ¡HOLA! por su matrimonio con la actriz Anna Kashfi, la primera esposa del actor. Sobre estas líneas, cuando anunciaron que esperaban un bebé.

Marlon Brando era el hombre más deseado por las mujeres, y también por lo hombres por su masculinidad arrolladora y una belleza que dejaba sin aliento. Sin apenas esfuerzo se convirtió en el símbolo sexual de la época fuera de la pantalla por sus innumerables conquistas e idilios amorosos con mujeres y hombres. Él mismo se definía como un adicto al sexo, una ‘bestia sexual’ que en sus ‘encuentros’ no buscaba más que el placer y donde no dejaba hueco para el amor. Para unos, un mito del cine, para otros, el sex symbol por excelencia. Para muchos, el mejor actor de todos los tiempos. Mito, sex symbol, y leyenda, el arte del cine ha visto a muchas estrellas alzarse y lograr el éxito, pero ninguno ha podido superar a Marlon Brando. Como dijo Jack Nicholson, “No hay nadie antes ni después como Marlon Brando”.