Viven una eterna luna de miel

El espectacular viaje a Lituania de Tamara Falcó e Íñigo Onieva con el que se adelantan a la Navidad, ¡a 5 grados bajo cero!

La pareja está pasando unos días de ensueño en este bellísimo enclave recorriendo las iglesias barrocas

Por Andrea Torrecilla

A punto de cumplir seis meses como casados, Tamara Falcó (41) e Íñigo Onieva (34) viven en una eterna luna de miel y se han convertido en dos auténticos trotamundos desde su inolvidable boda el pasado 8 de julio, que ¡HOLA! les contó en exclusiva. Tras recorrer impresionantes lugares como Sudáfrica, la costa Amalfitana o Copenhague, entre otros, el matrimonio ha vuelto a hacer las maletas y ha puesto rumbo a Vilna, la capital de Lituania para recorrer sus calles y uno de los mayores cascos antiguos de estilo barroco del mundo. 

A través de sus perfiles públicos, la pareja ha compartido los mejores momentos de su viaje y algunas fotografías de los fabulosos planes que están realizando. En las instantáneas, la marquesa de Griñón está radiante y no puede borrar la sonrisa de sucara mientras disfruta de un plan perfecto previo a las navidades junto a su pareja y unos amigos. 'Postal de Navidad', ha escrito Íñigo Onieva junto a una imagen en la que aparece la pareja muy feliz, mirándose a los ojos, y sentados en una terraza cubierta de nieve.

El increíble momento en el que Tamara Falcó e Íñigo Onieva reciben en su habitación ¡la visita de unos hipopótamos!

En otras de las imágenes de este carrete, se puede apreciar el frío que hace en Lituania. Durante estos días, las temperaturas en Vilna están oscilando entre los menos cinco grados y los siete grados negativos, pero la sensación térmica es inferior, ya que hay una humedad en el país del 95%. Eso sí, están disfrutando de unos paisajes preciosos cubiertos por un manto blanco. Como vemos en las instantáneas, los marqueses de Griñón han viajado muy preparados para este ambiente pero sin perder el glamour. Ambos lucen estilismos especiales para la nieve: chaquetones de plumas, pantalones térmicos, gorros, guantes y botas. 

Tamara Falcó regresa de su luna de miel con ganas de ser mamá

La pareja está aprovechando al máximo su tiempo de ocio en este bellísimo enclave. Junto a unos amigos están disfrutando de la gastronomía y recorriendo los rincones más bonitos de Vilna, más conocida como la ciudad de las iglesias, porque conserva el mayor casco antiguo barroco de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad. Para visitar los tesoros arquitectónicos de distintas épocas, la aristócrata y su marido están recorriendo sus calles y todos sus rincones. Uno de los lugares que no ha podido faltar en su visita es la Iglesia Ortodoxa de San Constantino y San Miguel, también conocida como la Iglesia de los Romanov y consagrada en 1913.

Tamara Falcó, toda una ‘supertía’ con el hijo de su hermana Ana Boyer

Un dulce momento matrimonial

Tamara Falcó está radiante tras su boda con Íñigo Onieva. De hecho, hace tan solo unos días que la marquesa de Griñón confesaba durante el cocktail' navideño Moët Chandon, celebrado en el hotel Mandarin Oriental Ritz de Madrid, lo feliz que se encuentra: "Tanto a nivel personal como a nivel laboral no me puedo quejar, mis sobrinos son una maravilla, y bueno pues brindo por este año que ha estado lleno de luces y sombras, pero termina con una gran luz". E incluso, la hija de Isabel Preysler y Carlos Falcó explicó como afronta su deseo de ampliar la familia: "Yo rezo todo el tiempo y si tiene que ser será y la verdad es que estoy felizmente casada ahora mismo viviendo un momento superbonito". De momento el matrimonio está viviendo intensamente sus primeros meses como casados mientras disfrutan de recorrer el mundo juntos, ya que desde que se dieron el 'sí, quiero', han viajado a Sudáfrica, París, Copenhague, Roma, Tahití, Ibiza o Reino Unido entre otros muchos destinos.

Loading the player...

Tamara Falcó habla sobre sus planes de ser madre en la fiesta Moët Chandon

Tamara Falcó ya está en España tras su viaje exprés a Nueva York del que regresa: 'Muy contenta'