El éxito de Flor de Lis Horse Trials con los mejores jinetes nacionales

La infanta Elena, la duquesa de Medinaceli y Olivia Rothschild no se pierden la cita hípica imprescindible de la primavera

Fin de semana en el campo con la anfitriona, Teresa de Borbón y Borbón, princesa de las Dos Sicilias y marquesa de Laserna

Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Su Alteza Real doña Teresa de Borbón y Borbón, princesa de las Dos Sicilias y marquesa de Laserna ha regresado triunfal a escena como anfitriona de la segunda edición del concurso completo Flor de Lis Horse Trials. A sus ochenta y cinco años, sigue arraigando su legado en el mundo ecuestre, a la vez que, con el apoyo de su familia, escribe un nuevo capítulo para su hierro en su finca de ‘El canto de la cruz’, Colmenar Viejo (Madrid).

Portada HOLA 4059©Hola

Es una de las criadoras de caballos de pura raza árabe más importantes de España y del mundo, una autoridad reverenciada, pero, en los últimos años, se ha echado a la espalda un nuevo cometido: estar al frente cada primavera de uno de los eventos hípicos de carácter olímpico más importantes de España, que va camino de las tres estrellas.

Para ello ha traído hasta su casa el espíritu de la cita ecuestre más prestigiosa del Reino Unido y, también, una de las favoritas de la Reina Isabel II: Badminton Horse Trials, fundado en el siglo XX por el duque de Beaufort.

Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Sobre estas líneas, Alicia y Beatriz Moreno de Borbón, Johanna von Muller-klingspor, don Íñigo Moreno y de Arteaga —marqués de Laserna—, la infanta Elena, la princesa Teresa de las Dos Sicilias, Eduardo Petrossi y Delia Moreno Borbón, en la finca ‘El canto de la cruz’, Colmenar Viejo (Madrid), donde se celebró la segunda edición del concurso completo Flor de Lis Horse Trials.

El CCE, una de las tres disciplinas de categoría olímpica, se compone de tres pruebas: la doma clásica, que demuestra la armonía entre jinete y caballo; el recorrido campo a través (cross-country) con obstáculos fijos, y el concurso de saltos en pista. Las tres suman resultados para conseguir la mayor calificación poniendo nombre a los vencedores. Y este año los campeones de las dos competiciones nacionales han sido: Pablo Santana, montando a ‘Oliva 26,60’, en el Trofeo Merbauto Mercedes-Benz 2*, y Juan Carlos Alanis, con ‘Brutus de Adriano’, en el Trofeo Comunidad de Madrid 1*.

En España, esta modalidad se desarrolla generalmente a lo largo de una jornada, pero Flor de Lis Horse Trials también va un paso por delante. Inspirándose en países vecinos y queriendo traer a España lo mejor, la princesa ha apostado por celebrar el triatlón ecuestre durante tres días, del 6 al 8 de mayo. De la campiña inglesa, número uno de esta especialidad, a las faldas del Cerro de San Pedro, sierra de Guadarrama, con una evocadora puesta en escena en un fin de semana perfecto.

Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Equus Media
Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Equus Media
Arriba, la heredera Olivia de Rothschild y dos momentos de la prueba ‘cross-country’ con los mejores saltos que se pueden encontrar en España, algunos de nivel olímpico como la luna y el marco; y vista general de la zona gastronómica.

La infanta con sus primas

Solo tiene dos años de recorrido, pero las 2500 personas que han pasado por ‘El canto de la cruz’ en esta edición lo han convertido en el concurso de completo con más afluencia de público en España. No solo eso, también ha quedado señalado como el nuevo evento social imprescindible de la primavera. Las familias de la hípica, el círculo de la presidenta de Flor de Lis, que entronca con reyes, príncipes e infantes; los amigos de la familia Moreno de Borbón, la Comunidad de Madrid y el mundo de la empresa —¡HOLA!, Merbauto Mercedes Benz, Entrecanales Domecq, Barons de Rothschild, Mahou, El Corte Inglés…— han dado a esta cita ecuestre un apoyo con muy pocos precedentes.

Entre los invitados, la infanta Elena, muy unida a la familia desde siempre. Sonriente, y junto a sus primas, las hermanas Moreno de Borbón, disfrutó el domingo del village comercial y una zona gastronómica en la que se pudo degustar desde buey de Valles del Esla a Sushi, sin olvidar el café Aruba. La hermana del Rey acudió sola con ‘Tula’, su fox terrier, y se fue antes de la entrega de los premios para ir a ver con su hijo Felipe la gran final entre Carlos Alcaraz y Alexander Zverev en el Mutua Madrid Open.

Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Abajo, izquierda, Nina Wendelboe-Larsen, en su primera aparición tras la boda de su hija, Isabelle Junot, nueva marquesa de Cubas, con doña Teresa, anfitriona del evento y una de las criadoras de caballos de pura raza árabe más importantes de España y del mundo. Al lado, Victoria de Hohenlohe-Langenburg, XX duquesa de Medinaceli, y arriba una sonriente infanta Elena, con pantalón y camisa vaquera.

También acudieron al evento la princesa Cristina Borbón Dos Sicilias con su primogénita, Victoria; los duques de Terranova, Gonzalo de la Cierva y Patricia Olmedilla, con sus hijas, María, Sofía y Alejandra; Fernando Martínez de Irujo, Marqués de San Vicente del Barco; Alonso Álvarez de Toledo y Urquijo, marqués de Valdueza; Nina Wendelboe-Larsen, en su primera aparición tras la boda de su hija, Isabelle Junot, nueva marquesa de Cubas; así como muchos representantes de la nueva generación. Entre ellos, Victoria de Hohenlohe-Langenburg y Olivia de Rothschild.

La noble con más títulos

La XX duquesa de Medinaceli, distinción que ostenta desde hace siete años, lleva el nombre de la Reina Victoria Eugenia y es la noble con más títulos de Europa. Con veinticinco años cumplidos en marzo tiene más de cuarenta, diez de ellos con grandeza de España, pero es una desconocida para la gran mayoría y así quiere seguir en su vida. La encontramos sentada en pleno campo disfrutando con una amiga —la hija de Gonzalo Prado—, de la prueba cross-country. La más espectacular del triatlón ecuestre con los mejores saltos que se pueden encontrar en España: pasos de agua, una charca de cross y más de cien obstáculos, muchos de nivel olímpico, como la luna, el marco, la herradura, diseñados y construidos por el equipo Flor de Lis, al igual que los naturales.

Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Arriba, los duques de Terranova, Gonzalo de la Cierva y Patricia Olmedilla, con sus hijas, María, Sofía y Alejandra. Abajo, la princesa Wanda de Ligne, con su hijo Manuel; al lado, la duquesa de Medinaceli, con una amiga.

En el mismo escenario, y rodeada de su pandilla —entre ellos, Alejandro Fernández de Araoz y Diego Sánchez Huerta—, también vimos a Olivia de Rothschild. La heredera de la dinastía de banqueros que se remonta a 1743 es una enamorada de España, al igual que su padre, el barón Benjamin Rothschild, fallecido en 2021 a los cincuenta y siete años. Estudia en Madrid, le encanta la caza y los caballos y disfrutó muchísimo de su día en el campo.

Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Flor de Lis Horse Trials HOLA 4059©Fernando Junco
Arriba, la infanta Elena —con su perra, ‘Tula’—, junto al marqués de San Vicente del Barco y Beatriz Moreno de Borbón. Abajo, ceremonia de entrega del Trofeo Merbauto Mercedes-Benz con el ganador, Pablo Santana, seguido de Marcel Borkowski y José Raúl García Serrano, en tercera posición. Junto a los jinetes, Luis Mericaechevarría y Teresa de Borbón y Borbón, director y presidenta de Flor de Lis Horse Trials; y Mar Domínguez, de Mercedes-Benz.

Doña Teresa monta desde niña —ahora ya no— y ama a los caballos. Heredó la yeguada Flor de Lis en 1964, tras la muerte de su padre, don Alfonso de Borbón y Borbón, infante de España y duque de Calabria, y consiguió convertir a sus ejemplares en auténticos campeones en el Raid o concursos de completo tanto nacionales como internacionales. Es su obra. Con el apoyo de su marido, no solo ha dado notoriedad a los caballos de pura raza árabe, sino que ha convertido ‘El canto de la cruz’ —los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía inauguraron las instalaciones— en una de las hípicas más privilegiadas de España.