El Hombre Gris y la Dama Blanca han sido los otros ‘invitados’

Los reyes de España cenan en un palacio sueco con fantasmas legendarios

Los reyes Carlos Gustavo y Silvia viven con espectros y lo cuentan. Los acompañan en Drottningholm, y, también, en el Palacio Real de Estocolmo, donde han recibido a Felipe VI y doña Letizia con todos los honores y quizá alguna historia sobre esos espíritus ‘que te hacen compañía en casa’

Reyes Felipe y Letizia y reyes de Suecia

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Hay indicios inequívocos de la existencia de fenómenos paranormales en las residencias de los reyes suecos ¡Que se lo digan a la reina Silvia! Merodean por Drottningholm, donde viven desde 1981; y, también, por el Palacio Real de Estocolmo que ayer recibía de gala a los reyes Felipe VI y doña Letizia en la primera visita de Estado de España a Suecia, en cuatro décadas.

“Las habitaciones se enfrían mucho, hasta en verano, y las puertas de los armarios se abren y se cierran, como ocurre cuando, en el mejor de los casos, “fantasmas muy amistosos y muy amables”, te hacen compañía en casa”. Lo confesó la propia Soberana en un documental de la televisión pública sueca. Ella y su marido conviven con “pequeños amigos... fantasmas”. “Es muy emocionante, pero no, no te dan miedo. Es nada más que a veces tienes esa extraña sensación de que no estás solo”.

Palacio Drottningholm HOLA PLUS©Raphael Stecksén
Palacio Drottningholm HOLA PLUS©Raphael Stecksén
El palacio Real de Estocolmo, construido en estilo barroco, en 1754, cuenta con más de 600 habitaciones repartidas en once pisos y ha sido hogar de reyes, príncipes y espectros a lo largo de la historia.

Drottningholm, que significa ‘Islote de la reina’, fue construido por encargo de Juan III como regalo a su esposa, Catalina Jagellón, en 1580, cuando ya eran Reyes de Suecia y, ahora, siglos después, recaen sobre ella todas las sospechas.

Felipe VI y doña Letizia no han pisado en este viaje el hogar de sus anfitriones, pero, entre el almuerzo privado y la cena de gala ofrecida en su honor, sí que han pasado muchas horas en la residencia oficial, el Palacio Real. Un lugar rebosante de vida y tesoros, pero también de espectros que se resisten a dejar sus aposentos.

Silvia de Suecia©GettyImages
Palacio Drottningholm HOLA PLUS©Kungl Hovstaterna
En Drottningholm, el hogar de los reyes -declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1991- viven “fantasmas muy amistosos y muy amables“, que te hacen compañía en casa”. “Es muy emocionante, pero no, no te dan miedo”, dijo la Reina de Suecia en una entrevista.

El Hombre Gris (Grå Gubben), que es pequeño y lleva un manto medieval es más antiguo que el palacio -según los informes, ya vivió como Birger Jarl, en el castillo de las Tres Coronas, que se incendió en 1697- y suele merodear por la cámara donde Gustav Vasa guardaba su plata.

Le acompaña en sus pasos, la Dama Blanca. El famoso espectro es una mujer alta, de pelo oscuro y rasgos finos, que lleva en sus apariciones un vestido de seda blanco con cuello de encaje y guantes negros. Dicen que su nombre es Agnes de Orlamünde y que vivió en el siglo XIV. La razón de su eterna pena sería que hizo asesinar a sus hijos para casarse con el príncipe Alberto el Hermoso. La hermana de Oscar II, la princesa Eugenia contó en cartas y memorias que habían visto a la Dama Blanca y el personal de la Corte también han testificado sobre ella.

Oscar II de Suecia©GettyImages
La Dama Blanca también aparece en la literatura. August Strindberg le da espacio en su libro Leyendas; Selma Lagerlöf en el maravilloso viaje de Nils Holgersson; y Carl Snoilsky ha escrito un poema llamado ‘La Dama Blanca’. En la imagen, el rey Oscar II. Cuando el Monarca se estaba muriendo, fueron muchos los que pudieron vislumbrarla deambulando por los salones.

Cuando Oscar II se estaba muriendo fueron muchos los que pudieron vislumbrarla deambulando por los salones y, más recientemente, cuando la princesa heredera Margareta, primera esposa de Gustaf VI Adolf, abuelo y tutor del vigente monarca, agonizaba en 1920, la bandera fue bajada repentinamente a media asta sin que nadie diera órdenes. El recluta de la Alta Guardia, que fue enviado para descubrir qué había sucedido, volvió pálido. Había visto a la Dama Blanca allá arriba. Dos horas después, moría la Princesa heredera, a la que todos conocían como Daisy y era nieta de la reina Victoria de Gran Bretaña.

El rey Carlos Gustavo también tiene su experiencia de cuando murió su abuelo, Gustav VI Adolf. Se lo contó a Herman Lindqvist: “Mi hermana Christina y yo pasamos por la Galería Bernadotte de regreso a mi apartamento privado, después de la cena, cuando nuestro ayudante, en lugar de unirse a nosotros se fue al otro extremo del salón. En cierto modo, entró en trance. Le gritamos. Luego se zarandeó y murmuró algo sobre las luces.

Fue como un encantamiento y no se rompió hasta que lo llamamos… Como tantos otros, aquí en el castillo, he sentido cosas extrañas”.

El rey Gustav VI de Suecia©GettyImages
También se habla de tapices que cobran vida. En concreto el de la batalla de Lund, que aterrorizó a Gustav V y el rey Christian X de Dinamarca durante un encuentro, en 1909.

La reina Silvia también tuvo su propia vivencia paranormal cuando estaba embarazada de la princesa Victoria. Escuchó sonidos extraños e inexplicables -golpes y choques- en el ático. Se asustó y llamó a Nenne Björnberg (la vieja niñera del rey), que todavía vivía en palacio. Asustadas convocaron a la Alta Guardia y entraron un oficial y dos reclutas armados. Los cinco volvieron a oír de nuevo aquellos ruidos. El oficial ordenó a uno de los soldados que protegiera a la Reina, mientras que Nenne Björnberg con los soldados buscaron a los ‘intrusos’ sin encontrar nada.

Los trabajadores de palacio hablan de los fenómenos inexplicables.

Escuchan suspiros, murmullos y pasos en habitaciones donde no hay nadie y, a veces, dicen, parece que alguien mueve muebles y abre puertas en estancias que saben que están vacías.

Muchas de las historias de fantasmas están relacionadas con el apartamento de invitados (piso Bernadotte) que se usa como residencia para los jefes de estado extranjeros y otros huéspedes distinguidos.

Reyes Felipe y Letizia en Suecia©GettyImages
No se sabe si Felipe VI y doña Letizia creen o no en fantasmas, ni si están al tanto de los espectros que vagan por los palacios de los reyes de Suecia, pero, en cualquier caso, y quizá para “librarse” de lidiar con espíritus, optaron por el Grand Hotel de Estocolmo como su lugar de descanso.

Cuando Juliana de Holanda fue invitada a dormir al palacio, se asustó tanto que se negó a pasar otra noche más y se fue a un hotel. Asimismo, y más recientemente, también se dice que una de las hijas de los reyes Abdalá y Raina de Jordania habría contado que una estatua del castillo había hablado con ella por la noche.

No se sabe si Felipe VI y doña Letizia creen o no en fantasmas, ni si están al tanto de los espectros que vagan por los palacios de los reyes de Suecia, pero, en cualquier caso, y quizá para ‘librarse’ de lidiar con espíritus, optaron por el Grand Hotel de Estocolmo como su lugar de descanso.

La reina visita hoy jueves, 25 de noviembre, la Biblioteca Bernadotte, con más de 100.000 libros -el más antiguo del año 1280-, una gran colección de música… Y, al parecer, una mano flotante que señala dónde deben colocarse los ejemplares que se mueven. Historia, literatura, leyenda y espectros, la combinación perfecta.