Maialen Chourraut

Maialen Chourraut logra la tercera medalla olímpica para España y dedica la victoria a su hija: así ha hecho leyenda

Ha ganado la plata tras superar unos intensos vértigos que condicionaron sustancialmente sus entrenamientos

por hola.com

La tercera medalla para España de estos Juegos Olímpicos viene de la mano de la palista guipuzcoana Maialen Chourraut, de 38 años, que este martes ha ganado la plata en la prueba de K1 eslalon. Es, además, la tercera medalla olímpica de la deportista, con lo que la número siete del ránking mundial ha hecho historia en el piragüismo al lograr atesorar todos los metales olímpicos: ya tiene en su palmarés el bronce de Londres 2012 y el oro de Río 2016. Solo 17 deportistas cuentan con este trío de medallas. A esto se se suma que es la única española hacerse con una medalla en piragüismo en aguas bravas.

VER GALERÍA

-David Valero, ganador de la segunda medalla olímpica para España, rompe a llorar al compartir su emoción con su mujer

Pero si hay un récord del que Maialen se siente satisfecha es el de ser la primera española en proclamarse campeona olímpica tras ser madre (quedó embarazada tras los Juegos de Londres y con su mirada puesta en Río). Su hija, Ane, no la ha podido acompañar a Tokio debido a las restricciones por el COVID, lo que no le ha impedido dedicarle la victoria. A ella iban dirigidos los besos que lanzaba al aire tras pasar la línea de meta y que no ha podido darle en persona, como sí hizo en 2016.

Ane tenía entonces 3 años y aguardaba a que su mamá saliera de la piragua para recordarle que había quedado la primera mostrándole su dedo índice de la mano derecha. Su marido, Xabi Etxaniz, que es también su entrenador, recalcaba entonces que el triunfo de Maialen era "una gran lección para el país" y, sobre todo, "para las madres deportistas", demostrando que la maternidad no era el final de su carrera.

La lucha por la medalla ganada en Tokio viene marcada por un camino especialmente pedregoso en el que a punto ha estado de tirar la toalla. En los últimos años ha sufrido, según informa Marca, unos intensos vértigos que le llegaron a provocar cierto temor a volcar en su kayak, por lo que sustituyó el canal en el que se entrenaba por una piscina cubierta.

Aunque tenía también otros problemas físicos, como fuertes dolores en las costillas, Chourraut no se rindió. Llegó a incluir, como parte fundamental de su entrenamiento, sesiones de hora y media diarias que consistían en volcar de la piragua para recuperar su posición. El objetivo: superar sus miedos. Lo ha logrado con creces.

VER GALERÍA

-Tiene 17 años, iba para bailarina y quiere ser criminóloga: así es Adriana Cerezo, la primera medallista española en Tokio

La palista vasca ha realizado una bajada espectacular, sin penalizaciones y ha estado a punto de revalidar el oro de Río al terminar con un tiempo de 106,63 segundos, tan solo 1,13 segundos después que la ganadora, la alemana Ricarda Funk. La clave para quedar por delante de una de las grandes favoritas de estos Juegos, la australiana Jessica Fox, han sido las penalizaciones. Esta ha sido la última en participar al haber obtenido la mejor marca en semifinales, a pesar de lo cual ha llegado a meta únicamente 10 milésimas de segundo por detrás de Chourraut. Se da la casualidad de que Maialen ha compartido entrenamientos en más de una ocasión con Fox, con quien hizo una pretemporada de dos meses en Australia tras superar los vértigos.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie