A la venta por 405.000 euros

La maldición de la ‘Casa Azul’ de Lucía Bosé

Han tenido que bajar el precio de venta en cuarenta y cinco mil euros debido a la ausencia de posibles compradores de la emblemática vivienda, donde pasó los últimos veintitrés años de su vida la madre de Miguel Bosé

Lucía Bosé

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Lo de vender una casa en los tiempos que corren puede no ser una tarea fácil. Y si no que se lo pregunten a la familia de Lucía Bosé, fallecida el veintitrés de marzo de 2020, a los ochenta y nueve años de edad. Aquel día la vida de la carismática actriz italiana se apagó para siempre, pero su legado sigue vivo y no solo en los corazones de su talentosa saga, sino también en el que durante los últimos veintitrés años de su vida fue su hogar. Nos referimos a su icónica casa de puertas y ventanas azules, que ella misma decoró con su particular estilo. Estaba tan enamorada del azul klein que no dudaba en animar a sus hijas a que le pintaran de ese color algunas de sus paredes y cualquier viga en las largas estancias que pasaban con ella. Por eso la vivienda tiene todo lo que representa el mundo de Lucía y eso que, curiosamente, no era la propietaria del inmueble. Fue la propia Paola Dominguín quien aclaró, en su momento, que esa vivienda fue suya. En ella vivió cinco años con sus hijos y con ex marido Manuel Villalta, de quien se divorció en 2009. Tras la separación del matrimonio, cada uno buscó un nuevo destino, pero acordaron poner a nombre de la hija que tienen en común, Alma, la propiedad de esa casa que hasta la fecha ha ocupado la matriarca por acuerdo de todos. Por cierto, la vivienda se encuentra en Brieva, un pequeño pueblo segoviano que apenas tiene cien habitantes, situado a dieciocho kilómetros de Turégano, donde la famosa actriz abrió el Museo de los Ángeles

Lucía Bosé. Casa Azul.©GTres
La casa donde vivió Lucía Bosé es la más conocida de Brieva (Segovia). Su fachada es inconfundible para propios y extraños, ya que el azul intenso de la madera pintada de su puerta la convierte en la más reconocible del lugar

Al frente de ella, como decimos, está Alma Villalta, con quien la madre de Miguel Bosé mantenía una excelente relación y que era la que más tiempo pasaba en este enclave segoviano. A mediados del pasado mes de abril, tras cumplirse un año de la muerte de Lucía Bosé, decidía poner a la venta la mítica vivienda. Por aquel entonces el precio de salida fue de 430.000 euros, pero, viendo la repercusión que tuvo en los medios de comunicación la noticia, decidieron subirlo 65.000 euros más, alcanzando los 495.000 euros. Pero esa cifra no parecía un precio de mercado aceptable. Por este motivo, justo cuando se cumplía un mes desde que colgaron el cartel de ‘se vende’, el clan decidió rebajar su precio en 45.000 euros, por lo cual el emblemático inmueble podía adquirirse desembolsando 450.000 euros. Sin embargo, al cumplirse el segundo mes de búsqueda de un posible comprador, Alma se ha visto obligado a rebajar de nuevo el precio de la vivienda y lo ha hecho reduciendo la misma cifra en otros 45.000 euros. De este modo, quien esté interesado podría adquirir la emblemática ’Casa Azul’ por unos 405.000 euros. Hasta que se venda, se encuentra disponible para alquilar en periodos vacacionales por 459 euros la noche (con una estancia mínima de dos).

Museo de los Angeles, de Turégano (Segovia). Lucía Bosé.©Hola
La ‘Casa Azul’ se encuentra a dieciocho de kilómetros de Turégano, donde la famosa actriz abrió su famoso Museo de los Ángeles

La casa donde vivió la exmujer del torero Luis Miguel Dominguín es la más conocida del lugar. Su fachada es inconfundible para propios y extraños, ya que el azul intenso de la madera pintada de su puerta la convierte en la más reconocible de Brieva. Pero el interior es igualmente fascinante. La vivienda es bastante amplia y cuenta con tres plantas, que suman un total de cuatrocientos treinta metros cuadrados, y tiene un idilico y colorido jardín que supera los trescientos. Aunque está situada en el centro del pueblo, las paredes y setos le confieren un extra de intimidad y, no siendo suficiente con el gran patio, posee una terraza de treinta y cinco metros que ofrece unas vistas de la naturaleza envidiables. El espacio exterior se encuentra, además, acondicionado para que se puedan disfrutar de cenas y aperitivos en compañía ya que cuenta con un porche, zona chill out y barbacoa. Y es que, sin duda, lo realmente valioso de este inmueble es imaginarse cuántos momentos han pasado entre esas cuatro paredes algunas de las personas más admiradas de España y uno de los clanes con mayor personalidad y magnetismo de la historia de este país. La casa era, además, el núcleo de encuentro de la talentosa familia, el lugar donde celebraron el emotivo homenaje a Bimba Bosé tras su muerte y también el refugio en el que la anfitriona encontraba la paz hablando con sus ángeles.

Lucía Bosé. Casa Azul.©GTres
La ‘Casa Azul’ era el epicentro familiar donde el clan Bosé se reunía en ocasiones especiales como el emotivo homenaje que le rindieron a Bimba Bosé tras su muerte

Aunque Lucía Bosé vivía sola, la ‘Casa Azul’ era el epicentro familiar donde como decimos se reunían en ocasiones especiales, de ahí que posea una planta superior en forma de buhardilla, seis amplios dormitorios, un extenso vestidor, cuatro cuatro de baños y un aseo. de invitados No hay que olvidar que por aquí han pasado todo tipo de personalidades y se han vivido momentos que quedarán en la historia, y ese es precisamente uno de los motivos que hacen que sea tan deseada y que su interior sea tan fascinante. Se distribuye en un amplio y luminoso salón con un fresco del reconocido artista italiano Emilio Farina, así como obra de artes de anticuarios de todo el mundo. Tampoco faltan, como si de un auténtico museo se tratase, los ángeles que acompañaban -y ‘hablaban’- diariamente a la matriarca. En este espacio también se presenta una acogedora chimenea en la que Lucía se resguardaba del frío, y, justo al lado, está el acceso directo al patio cubierto, donde la actriz regaba sus plantas, pintaba y disfrutaba de la compañía de los suyos con un gran banquete.

En cuanto al interior, materializa a la perfección el estilo rústico con la piedra y la madera como protagonistas, suelos de barro y paredes de estuco, pero sin perder en ningún momento esa esencia vanguardista que tanto adoraba Lucía. No hay duda de que se trata de una casa cargada de personalidad que puede hacer las delicias de los amantes de la vida rural. La pregunta ahora es cuánto tardará en venderse teniendo en cuenta la bajada de precio y la historia que alberga. Habrá que esperar para comprobarlo.


Más sobre