buque

La nueva hipótesis en la búsqueda de Tomás Gimeno que baraja la Guardia Civil: lanzó el móvil al mar y siguió navegando

Hasta ahora se creía que se lanzó al mar llevando encima el teléfono en el mismo punto en el que se encontró a Olivia

por hola.com

La búsqueda de la pequeña Anna y de Tomás Gimeno se complica. Hasta ahora la hipótesis principal era que el presunto parricida lanzó a las niñas al mar y a continuación él se habría tirado en el mismo lugar, que es precisamente en el que las antenas de repetición ubican por última vez su teléfono móvil. Pero tras rastrear a conciencia la zona y no hallar ni rastro de él, la Guardia Civil ya trabaja sobre otra hipótesis bien diferente: que Gimeno lanzó el móvil y, a continuación, siguió navegando.

-Tragedia en Tenerife: hallado el cadáver de la mayor de las dos niñas desaparecidas

Esta nueva línea de investigación está cobrando tal fuerza que este lunes el buque Ángeles Alvariño ya ha ampliado su área de búsqueda y se ha alejado seis millas (unos 9,5 kilómetros) de la costa. Si esta teoría fuese la correcta, el caso podría dar un giro de 180 grados, puesto que sería más factible la posibilidad de una huida. Los investigadores, sin embargo, siguen convencidos de que el padre de Anna y Olivia se acabó lanzando igualmente al mar, pero en otro punto más al sur.

Ahora, la clave en el rastreo son las corrientes marinas. De ahí el desplazamiento del buque, que está siguiendo la misma corriente que acabó llevando el barco de Tomás al puerto de Güimar. En ella trabaja ahora el robot Liropus 2000, que ya se encuentra al límite de su capacidad por haber estado sometido tanto tiempo a las elevada presión que ejerce el agua a 1.000 metros de profundidad.

Pese a las dificultades añadidas en la localización de Anna y de Gimeno, la búsqueda no cesa. La Guardia Civil ya ha dado con un posible sustituto del ya célebre Ángeles Alvariño: el minisubmarino Piscis VI, que está preparado para sumergirse más de 2.100 metros. El objetivo es hallar a toda costa al presunto asesino y a su hija pequeña, aun cuando el Liropus 2000 deje de funcionar.

VER GALERÍA

-La madre de Olivia y Anna quiere quitarles el apellido del padre

Dado el arduo trabajo que están realizando y gracias al cual encontraron a Olivia el pasado 10 de junio, Beatriz, la madre de las niñas, ha hecho pública una cariñosa carta de agradecimiento a los miembros de la tripulación del buque oceanográfico y a los agentes de la Guardia Civil que están llevando el caso: "Gracias a ustedes puedo vivir".

Reconoce estar "sumida en la tristeza", pero también "en la paz y en el amor de saber la verdad". "Por muy devastadora y cruel que fuera, siempre es mejor saber la verdad", dice. "Si no la hubieran encontrado, yo nunca habría parado de buscar". Desde aquel jueves en el que el trágico final de las pequeñas salió a la luz, "puedo sentir a mis niñas conmigo, de otra manera, pero las puedo sentir a mi lado".

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie