Los condes d’Ansembourg nos reciben en familia en su mansión de Bruselas, rodeada por un espectacular jardín y un lago de cuento

Descienden de una de las dinastías más nobles de Luxemburgo, que se remonta a 1728

Casa Bruselas

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Bélgica esconde sus tesoros dentro de bosques maravillosos que circundan las grandes ciudades como Bruselas. Cuando abren la puerta los condes Christophe y Gina d’Ansembourg, uno se queda sin aliento. La maravillosa casa de arquitectura normanda está enmarcada por un jardín de setos en terrazas sobre un parque de plantas exóticas y árboles preciosos que se reflejan en un lago, como en el paisaje de una pintura. Desde la terraza nos saludan con sus tres hijos, Antoine, Werner y Charles. Su clase y elegancia se notan de inmediato. Los d’Ansembourg descienden de una de las dinastías más nobles de Luxemburgo, que se remonta a 1728.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Arriba, la casa mantiene la imponente fachada de estilo normando que tenía cuando la compraron hace treinta años. Lo que cambiaron por completo del exterior fue el jardín, que estaba abandonado cuando se mudaron. Abajo, los condes posan con sus tres hijos, Antoine, Werner y Charles, al lado de la piscina.

Christophe es un apasionado piloto de carreras que ha ganado un Gran Premio de Fórmula 1 de coches históricos y este año participó en las 24 Horas de Le Mans. Su colección de coches es legendaria. Mientras que Gina es una emprendedora apasionada de su marca de productos veganos y naturales para el cuidado de la piel, Delbove.

“Soy de las Bahamas y crecí entre Bélgica, las Bahamas, Reino Unido y Marbella”, dice Gina, que tiene su propia firma de cosmética

El diseño de la casa, obra del arquitecto belga Nicolás de Liedekerke y del decorador Gert Voorjans, va de la mano del culto a la hospitalidad de Gina. Nacida en las Bahamas, conserva el sentido del color, que modula a través de tejidos y objetos de infinito refinamiento. Amante de las flores, decora la mesa con las obras del maestro florista Thierry Boutemy. Su mesa, inmersa en libros, cuarzos y cristales de roca, es un caleidoscopio de culturas, sabores y arte. La felicidad y armonía se perciben en el aire.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Arriba, su marido y sus hijos, junto a uno de los coches de su colección, un Lamborghini Miura. Abajo a la izquierda, el ‘hall’, con una colección única de rocas de malaquita y una obra de cerámica de Eileen Cohen Süssholz. Al lado, la gran lámpara del ‘hall’, vista desde la segunda planta.

—Gina, ¿cuáles son tus orígenes?

—Nací en las Bahamas y crecí entre Bélgica, las Bahamas y el Reino Unido, donde estudié en un internado. Mi padre es de las Bahamas y mi madre es inglesa. Además, pasé los primeros siete años de mi vida en Marbella, donde mi madre conoció a mi padrastro y nos mudamos a Bélgica antes de regresar a las Bahamas.

“Christophe nació en Bélgica, pero su familia es originaria de Ansembourg, donde está el castillo familiar del siglo XVII”

—¿Cómo conociste a su marido?

—Nos conocíamos desde hacía algunos años porque teníamos muchos amigos en común. Una noche, nos besamos y, una semana después, ¡estábamos viviendo juntos! Pasados unos meses, estábamos almorzando en el News Café de Miami Beach, rodeados de hermosas modelos, lo que hizo que Christophe se diera cuenta de lo enamorado que estaba de mí y de que yo era la única persona que le importaba y, por eso, me propuso matrimonio allí mismo. Para mí fue una sorpresa total.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
“Nuestro jardín es mi santuario. Cuando llego a casa y lo veo, me infunde paz y calma”, dice Gina, que arriba posa con ‘total look’, de Dior, en la entrada de la casa.

—Háblame de la familia de tu marido, el conde Christophe d’Ansembourg.

—Christophe nació en Bélgica, pero su familia es originaria de Luxemburgo, precisamente de la pequeña ciudad de Ansembourg, a quince kilómetros al norte de la ciudad de Luxemburgo, donde todavía existe el castillo familiar del siglo XVII.

“El jardín es un proyecto del famoso paisajista Michel Delvosalle. Hace siete años construimos el lago, que le ha dado una dimensión totalmente diferente”
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
“Mi marido es un apasionado de los coches. Colecciona principalmente coches de Fórmula 1 de los años setenta y ochenta y este año ha corrido las 24 horas de Le Mans”.

—¿Cómo fue para ti pasar de las Bahamas a Bélgica?

—Habiendo pasado la mayor parte de mi juventud en Europa, estoy acostumbrada al clima frío. Sin embargo, extraño los hermosos colores del océano de las Bahamas, especialmente de Exumas y, por supuesto, a mi familia. A menudo, anhelo nadar en aguas cristalinas, ver peces o navegar. Por eso el sofá del salón es azul turquesa, para darle un toque de las Bahamas a mi vida en Bruselas, así como las lámparas de palmeras Janssen.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Un elegante salón inspirado en Bahamas. El sofá, la mesa y los jarrones de Murano son de color turquesa, en honor a la mezcla de tonos de azul de las paradisíacas islas de Exuma; hay lámparas en forma de palmera de Janssen, de los años setenta, y cortinas en los tonos de arena de playa. Destacan también perros de porcelana Capodimonte junto a la ventana y el cuadro grabado en madera, obra de los gemelos Tobias

—¿Cómo definirías tu carácter y personalidad?

—Diría que uno de mis rasgos principales es que soy muy curiosa y aventurera, me encanta explorar cosas nuevas. Una de mis pasiones es visitar tierras sagradas y místicas, así como lugares de oración en todo el mundo. Me encanta despertar mi alma a través de la exploración de antiguas tradiciones espirituales, sus enseñanzas de sabiduría y prácticas curativas. Tengo una personalidad extrovertida y me encanta conocer gente, pero también soy un poco ermitaña y me gusta pasar tiempo a solas meditando o leyendo. En el trabajo, cuando me propongo una meta, soy bastante motivada y trato de dedicarme por completo a orquestar e implementar los objetivos de la forma más alegre y positiva.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
La cocina, que define como ‘el corazón de la casa’. “Habiéndome formado como chef profesional, me encanta la apariencia de una cocina industrial”, dice.
“Nos conocíamos por amigos comunes. Una noche nos besamos y, a la semana, ¡estábamos viviendo juntos! Meses después, me pidió matrimonio por sorpresa en Miami”

—Tienes tres maravillosos hijos, ¿cómo son?

—Amo a mis hijos y los admiro por completo. Cada uno de ellos es muy diferente, pero tienen un vínculo muy fuerte y son los mejores amigos. Mi marido y yo dedicamos mucho tiempo y energía a fomentar su conexión y a que se sientan seguros y felices. Antoine es increíblemente creativo y tiene una mente muy abierta. Le encantan las conversaciones profundas, la filosofía, tocar el piano, la fotografía y es un apasionado de los coches históricos. Es el gerente de marketing y comunicación de Lebon Oral Care, una marca de pasta de dientes natural. Werner tiene una gran base de conocimientos y una mentalidad empresarial, como su padre. Está en su último año de universidad estudiando Economía Empresarial. Tiene un gran sentido del humor, un ingenio agudo y es un enamorado de las carreras de coches. También le gusta pasartiempo con sus amigos y viajar. Charles es nuestro experto en informática. Está en segundo año de Programación. Su personalidad abierta y cautivadora es reconfortante. Es un atleta entusiasta y un ávido jugador de ajedrez, con mucho sentido del humor y espera trabajar en el diseño de juegos.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Posa con centros de flores del famoso florista Thierry Boutemy.

—¿Cómo estaba la casa cuando vinisteis a vivir aquí?

—La arquitectura de la casa en el exterior es de estilo normando y respetamos la estructura inicial cuando la ampliamos. Originalmente, era cuadrada; en dos mil trece, agregamos un ala a cada extremo y la oficina hexagonal con Volume Architecture, que fueron capaces de integrar completamente el estilo original.

“Siendo amante de las flores, especialmente de las rosas, creamos un jardín junto al huerto. Creo que los ramos de cosecha propia transmiten una sensación poética y salvaje”

—¿Cuándo empezaste a decorarla?

—Me gustaba mucho el glamour del estilo Hollywood Regency. Trabajar con el decorador Gert Voorjans fue un placer, ya que ama los colores tanto como yo y tiene un talento natural para mezclarlos y combinarlos. También me gusta tener un toque ecléctico y exótico, ya que no me gusta la idea de tener una casa que se parezca a la de otra persona. Y con Gert todo fue fácil.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Junto a estas líneas, el salón en el que suelen estar en familia en los meses de invierno. “Nos encanta acurrucarnos aquí frente a la chimenea jugando al ajedrez y escuchando a Antoine (el mayor de sus hijos) tocar el piano”, nos cuenta Gina, que, junto a estas líneas, posa en uno de los sofás de terciopelo color vino de la estancia, frente al tablero de ajedrez. Arriba, al lado del sofá, hay una lámpara de pie de Florian Schulz y, al fondo, el piano. Abajo, detalle de una lámpara de palmeras, inspirada en Bahamas.
“Me encanta el ‘glamour’ del estilo Hollywood Regency para la decoración. También poner un toque ecléctico y exótico, no me gusta la idea de tener una casa que se parezca a la de otra persona”

—El jardín es muy importante para vosotros.

—Nuestro jardín es mi santuario. Cada noche, cuando llego del trabajo y veo el jardín mientras se abren las puertas de entrada, me infunde una sensación de paz y calma. Es la primera transición de un día ajetreado a la vida familiar. A menudo pienso en nuestro jardín como el Jardín del Edén, me da mucha alegría. Estaba abandonado cuando compramos la casa hace treinta años. Rehicimos completamente el paisajismo con el prestigioso paisajista belga Michel Delvosalle. Cada año, plantamos nuevos árboles o flores o arbustos. Mi suegra es botánica, por lo que tenemos la suerte de beneficiarnos de sus conocimientos para la elección de especies de plantas más raras. También trabajo en estrecha colaboración con Gregory le Grelle, un increíble botánico y paisajista. Hace siete años construimos el lago, que le ha dado una dimensión totalmente diferente.¡Literalmente, tiene vida propia! Su color cambia continuamente a lo largo del día. En primavera, los patos vienen a anidar; a menudo, pasa una garza a pescar y, este año, por primera vez tenemos ranas. A mi marido le encanta alimentar a los kois y a mí me encanta meditar junto al lago. Siendo una amante de las flores, especialmente de las rosas, también creamos un jardín junto al huerto. Esto nos permite tener un suministro ininterrumpido de hermosas flores como equináceas, rosas... Creo que los ramos de cosecha propia transmiten una sensación poética y salvaje.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Abajo, el cuarto de invitados y, al lado, su dormitorio, en tonos tierra y blanco, que la ayudan a relajarse.

—Has aprendido de flores también de un gran artista.

—Thierry Boutemy, el maestro de las flores. Me encanta trabajar con Thierry porque tiene una conexión profunda y ama las flores. Es un verdadero artista. Nunca había visto a nadie poner tanta poesía y sensibilidad en sus arreglos florales. Sus ramos y decoraciones tienen ese ‘toque’ que es su firma.

“Tengo una marca de cuidado de la piel que he usado durante treinta años. Tuvimos la suerte de poder comprar las fórmulas hace ocho años”

—¿A qué se dedica tu marido?

—Comenzó como banquero y luego pasó al Private Equity. También dirige un grupo inmobiliario activo en el sector hotelero.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Gina, en su salón inspirado en las Bahamas.

—Es un gran apasionado de los coches y las competiciones automovilísticas.

—Desde niño siempre ha tenido un gran amor por los coches. Se crió en el campo y ya conducía a los doce años por la finca familiar. Más tarde, esto se convirtió en una pasión por las carreras y empezó a coleccionar coches, principalmente de Fórmula 1, de los años setenta y ochenta y prototipos de Le Mans. Ha estado compitiendo con algunos de sus coches durante casi veinte años y, ahora, también en algunos eventos, incluso participó en las 24 Horas de Le Mans este año.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
El matrimonio y sus hijos, en la terraza.

—Y tú tienes tu firma de productos, Delbove.

—Tengo una marca de cuidado de la piel, orgánico, que he estado usando durante casi treinta años. Tuvimos la suerte de poder comprar las fórmulas hace ocho años, cuando la marca iba a desaparecer debido al fallecimiento de su creador, y mi esposo y yo no podíamos imaginarnos no usar más estas increíbles fórmulas que habían sido básicas en nuestra rutina diaria. Nuestras fórmulas green & clean, cien por cien veganas y no testadas en animales, están elaboradas con entre un noventa y cuatro y un cien por cien de ingredientes naturales. Rico en aceites vegetales puros, utilizamos una sinergia de potentes tinturas madre y vitaminas para obtener resultados efectivos. Para una piel de aspecto perfecto, el paso más importante es evitar dañar el manto ácido (barrera hidrolipídica) de la piel. Demasiadas personas, sin saberlo, lo dañan al usar un limpiador inadecuado o demasiado fuerte. Este daño causa el envejecimiento prematuro, ya que despoja a la piel de sus aceites naturales, causando sequedad e irritación, dejando la piel opaca, seca, más sensible y más vulnerable al enrojecimiento y al estrés ambiental. Una piel con una barrera cutánea saludable tiene una mejor textura y brillo, así como una mejor protección contra las agresiones externas, ayudando a la piel a envejecer con gracia. ¡Por eso me encanta nuestro ‘Dúo Limpiador Revitalizante Magic Ritual’!

“La arquitectura en el exterior es de estilo normando y respetamos la estructura cuando la ampliamos. Originalmente, era cuadrada y, en 2013, agregamos un ala a cada extremo y la oficina hexagonal”

—¿Qué otros consejos de belleza nos puedes dar?

—El cultivo de la autoestima, los sentimientos y las sensaciones positivas: cuanto más feliz te sientes por dentro, más bonita te ves por fuera. No hay nada más hermoso que el brillo natural de la alegría y la felicidad... Con él te vistes y actúas de acuerdo con el deseo de tu corazón.

Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Casa Bruselas©MATTIA BETTINELLI
Arriba, el salón familiar de verano, con acceso a la piscina. “En verano, también lo uso como mi oficina para estar cerca del jardín. Aquí también medito cuando hace demasiado frío para hacerlo fuera”, cuenta la condesa.

REALIZACIÓN Y TEXTO: NANÁ BOTTAZZI

FOTOS: MATTIA BETTINELLI

JOYAS: BULGARI

TRAJES: DIOR/DIOR MEN/GIAMBATTISTA VALLI/BRUNELLO CUCINELLI/SILVIA TCHERASSI/ELISABETTA FRANCHI

DECORACIÓN FLORAL: THIERRY BOUTEMY

ZAPATOS Y COMPLEMENTOS: DIOR/ROGER VIVIER/GIUSEPPE ZANOTTI

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: PABLO ARDIZZONE