IMÁGENES EXCLUSIVAS

Diego Simeone y Carla Pereyra de celebración en celebración: una familia feliz en la boda de Giovanni, el hijo mayor del entrenador

Una fabulosa villa privada, ubicada en Ibiza, fue el marco perfecto para el romántico enlace, que los novios se habían visto obligados a aplazar seis veces

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010
Por Jackie Isola

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Apenas una semana antes de celebrarla, Giulia Coppini terminaba de elegir el lugar para su boda soñada con Giovanni Simeone. Si bien el hijo del entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, y de Carolina Baldini le había propuesto matrimonio a finales de 2019, frente al Arco del Triunfo, en París, las restricciones sanitarias los habían obligado a aplazar seis veces la fecha de su boda. “Las reglas cambian constantemente y eso nos dificultó la elección del lugar para casarnos”, nos cuenta la recién casada, que optó por alquilar una fabulosa villa privada en Ibiza, cuya imponente escenografía del Medi­terráneo se convirtió en el lugar perfecto para celebrar el enlace el pasado 26 de mayo.

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography
BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography
Arriba, Giovanni y Giulia posando con los hermanos del novio: Gianluca, Giuliano, Valentina (en brazos de Gio) y Francesca. Sobre estas líneas, los recién casados con el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, padre del novio; su mujer, Carla Pereyra, y las dos hijas del matrimonio

Después de cuatro años de noviazgo, el futbolista, de veinticinco años, y la modelo florentina, de veintiocho, se dieron el ‘sí, quiero’ en una íntima ceremonia a la que solo asistieron 35 invitados. Por parte de la novia, sus padres, Andrea Coppini y Bianca Maria D’errico, y su hermana, Asia. De la familia del novio, Simeone con su mujer, Carla Pereyra, y sus hijas pequeñas —Francesca, de cuatro años, y Valentina, de dos—, y la madre y los hermanos del jugador, Carolina Baldini, Gianluca y Giuliano.

Francesca, la mayor de las dos hijas de Simeone y Carla, fue otra de las grandes protagonistas al formar parte del cortejo nupcial con el primo del novio, Francisco

Fiel al dress code total white de la fiesta, el futbolista optó por un traje de la firma italiana Tagliatore, mientras que la novia lució un diseño de la argentina Alejandra Svarc, con una falda muy vaporosa con abertura y muchos metros de gasa de seda, y un abriguito transparente, drapeado y con tirantes.

Dedicados de lleno a acompañar a los novios, familiares y amigos no dudaron en demostrarles su cariño durante la ceremonia. Así como la pequeña Francesca, hermana de Gio, y Francisco, primo del novio, participaron del cortejo nupcial, las madres de los novios fueron las elegidas para entregar los anillos, unas delicadas sortijas de oro amarillo y diamantes de la joyería Damiani.

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography
Una vista del espectacular escenario en el que la pareja se dio el ‘sí, quiero’, frente a uno de los impresionantes acantilados de la isla ibicenca y con vistas al Mediterráneo.

Una de las postales más emotivas de la ceremonia fue, sin duda, el momento de los votos. Giovanni no solo recordó su gran historia de amor con la modelo, sino que además compartió su secreto mejor guardado, como relata su mujer: “El primer aniversario de nuestro noviazgo fuimos a comer a un restaurante de Florencia donde tuvimos nuestra primera cita. Después de pedir la comida, Gio tomó una pluma y detrás del menú escribió una frase. Me acuerdo que me dijo: “En unos años te lo voy a leer”, y lo guardó en una botella hasta el momento de nuestro casamiento. Cuando Gio dijo sus votos, sacó ese menú viejo y leyó las palabras que había escrito: “Un día vos y yo nos vamos a casar”, recuerda, emocionada, Coppini, minutos antes de que Giovanni se sume a la charla telefónica que brindan en exclusiva para ¡HOLA!.

—Entonces, Giovanni, desde hace tiempo sabías que te ibas a casar con Giulia…

—Desde que la conocí supe que era ella y ninguna otra con quien quería estar, aunque al principio tuve mis miedos porque, en su momento, vivía solo y estaba cómodo así.

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography
Sobre estas líneas, un momento de la ceremonia, en el que las madres de la pareja, Carolina y Bianca Maria D’errico, se encargaron de entregar las alianzas.

—¿Qué es lo que os enamora al uno del otro?

Giovanni.—Amo la luz que tiene Giuli, se percibe en su mirada, su forma de caminar, su manera de hablar, su sonrisa… Nunca he conocido a una mujer así.

Giulia.—A mí me encanta que Gio siempre está cuando más lo necesito. Soy una persona muy sensible y, cuando alguien me lastima, enseguida me pongo mal. Pero Gio siempre está conteniéndome y diciéndome lo que necesito escuchar para salir adelante. Él saca mi mejor versión.

—¿Soñáis con formar una familia?

Giovanni.—Sí, nos encantaría, pero la realidad es que no es el mejor momento para ser padres. Llegarán los hijos, pero no ahora.

Giulia.—Todavía somos jóvenes, pero me gustaría tener dos hijos: una niña y un niño.

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography
BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography
Arriba, una vista de la fabulosa villa privada, en la zona de Na´Xamena, donde se celebró la boda. Abajo izquierda, detalle de una de las mesas nupciales. Al lado, los felices recién casados, que disfrutarán su viaje de novios en las islas Maldivas.

—¿La boda resultó como la habíais imaginado?

Giulia.—Si bien nuestra idea original era casarnos con una espectacular fiesta en Montalcino, cerca de Florencia (algo que seguro concretaremos el año que viene), lo que vivimos fue maravilloso. El papá de Gio nos dijo que, después de esta boda, es imposible que la fiesta que organicemos en dos mil veintidós sea mejor. Fue pequeña, pero, al mismo tiempo, romántica y emocionante.

Giovanni.—A pesar de todos los contratiempos que pasamos, al final tuvimos la boda más romántica que jamás imaginamos. Fue mágica.

“Un día llamé a mi padre y le conté que estaba conociendo a una chica. A medida que me iba preguntando, yo le iba contando más en profundidad cómo me sentía, hasta que él se dio cuenta y me dijo: ‘Ella es tu gran amor’”

—¿Dónde pasaréis la luna de miel?

Giulia.—En las islas Maldivas. Para nosotros es unos de los lugares más románticos del planeta.

La pareja se conoció en 2016, en un asado que había organizado Giovanni en su casa de Cerdeña. En aquel momento, además de estudiar Biología en la Universidad de Siena, Giulia brillaba como modelo (en 2013 había participado en el concurso Miss Italia). “La conquisté con mi carne a la parrilla. Ella ama el asado”, cuenta riendo el futbolista.

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography

—Y ese fue el principio de todo…

—Sí. Soy un chico muy espontáneo y me dejo llevar mucho por lo que siento en el momento. Así como una noche, en Formentera, le pedí que viviéramos juntos, tampoco dudé, años más tarde, en proponerle casarnos, frente al Arco del Triunfo. No tenía ni anillo, así que le di de manera simbólica uno mío.

—¿Fue difícil la presentación familiar?

Giulia.—No, pero yo tenía mucho miedo de conocer a su mamá. Sabía que Caro es muy protectora de sus hijos, como una leona. Temía no gustarle.

—Gio, ¿qué te dijo tu padre cuando le hablaste de tu noviazgo con Giulia?

—Un día lo llamé y le conté que estaba conociendo a una chica. Le dije que estaba muy bien, feliz. A medida que él me iba preguntando, yo le iba contando más en profundidad cómo me sentía, hasta que él se dio cuenta y me dijo: “Es ella, Cholito. Ella es tu gran amor”. Y me quedé mudo.

BODA GIOVANNI SIMEONE HOLA 4010©Saskia Bauer Photography