Nueve años después de su separación de la cantante mexicana

Colate nos habla de su calvario judicial con Paulina Rubio

‘Me ha demandado más de cincuenta veces y me he gastado casi medio millón de dólares’

Nicolás Vallejo Nágera HOLA 4003

Hace dos semanas, Colate Vallejo-Nágera y Paulina Rubio volvían a ser noticia por la guerra judicial que se disputan desde que se separaron, en marzo de 2012. Según EsDiario, la cantante mexicana habría denunciado al empresario español, con quien tuvo al pequeño Andrea Nicolás, en noviembre de 2010, para que realizara “un curso para ser mejor padre”. De momento, Colate no tiene constancia de dicha demanda, tal y como afirma a ¡HOLA! desde Miami: “No he recibido nada. Si hubiera alguna, ya la tendría que haber recibido, porque llegan por e-mail inmediatamente”.

Nicolás Vallejo Nágera HOLA 4003©Cecilia Bayonas
Colate Vallejo-Nágera, que ahora trabaja en ‘Lengüilargos’, programa ‘online’ que se hace desde Miami y que aborda la crónica social con humor. “Es un proyecto nacido en pandemia y llevamos ya 70 programas. Estoy orgulloso e ilusionado”, nos cuenta.

—¿Has hablado con tu abogado?

—No. Lo que sé es por un periodista que me llamó para decirme que, supuestamente, me había demandado por no hacer un curso de parenting.

—¿Un curso para ser padre?

—La madre me denunció en la Corte por hablar mal de ella y el juez me reprendió por un par de cosas que dije en un momento de enfado. No me condenó, pero la madre, a través de sus abogados, pidió que hiciera un curso de parenting. Supuestamente, me ha demandado por no hacer el curso, pero sí lo he hecho.

—Si Paulina te demandara otra vez, ¿te sorprendería?

—Si me ha demandado ya más de cincuenta veces...

“Los únicos que ganan son los abogados. Aquí perdemos todos y el más perjudicado es nuestro hijo”, confiesa a ¡HOLA! desde Miami

—En verano fue la última vez.

—Sí, y mi hijo se quedó sin ver a su familia por la decisión del juez, que entiendo que no quiera que un niño viaje en plena pandemia bajo su responsabilidad, pero no entiendo a la madre, que impide que mi hijo viaje en agosto a un pueblo de España, de noventa y ocho habitantes y sin COVID, y se quede en Miami, con tantos casos.

—Esta situación te generará un desgaste emocional tremendo.

Llevo nueve años así, que es más del doble de tiempo que estuvimos casados, con más de cincuenta demandas. Hay más de seiscientos documentos de nuestro caso en la Corte. Claro que desgasta, es negativo para todos.

—¿Has necesitado ayuda terapéutica en este conflicto?

—Que te estén demandando todos los días… Solo voy a decir que soy humano. Y me atrevería a decirte que un buen humano.

Colate©GTres
“Claro que desgasta, es negativo para todos”, nos asegura.

—¿Cuántas causas siguen abiertas?

—Que yo sepa, ninguna, pero este caso es interminable. Estaremos así hasta que se le acabe el dinero o hasta que el niño tome sus propias decisiones. El noventa por ciento de las demandas son de ella: que si soy un mal padre, que si soy nocivo...En mi caso, solo he intentado cambiar las condiciones para que mi hijo pueda ver a su familia. Tengo la conciencia tranquila, soy un ‘superpadre’.

—De todas las causas, ¿qué proporción ha ganado Paulina o tú?

—Siempre digo que no gana nadie.

—Afirman que te has gastado una fortuna en esta guerra judicial.

—No llega al medio millón de dólares, pero no está lejos.

“Llevo nueve años así, que es más del doble de tiempo que estuvimos casados, con más de cincuenta demandas”

—¿Crees que recurre a esta vía, la económica, porque te hace más daño?

Me ataca por la económica y por la mediática, a través de periodistas en España, México y Estados Unidos. Todo este tema legal es público y yo solo doy mi opinión, porque nunca me he sentado en un plató o he dado una entrevista para contar cosas. Por ejemplo, hay veces que tengo que ir a la Corte para que mi hijo pueda ver a su familia en España porque ella no me quiere dar el pasaporte. La prensa se entera de todo porque la Corte es pública. Entonces, cuando el juez me dice que recoja el pasaporte tal día, los medios se enteran y luego me acusan a mí de llamarlos... Es un disparate.

—En algún momento, ¿tu hijo percibe esta situación entre sus padres?

—No voy a hablar de mi hijo.

—Paulina tiene otro niño —de Gerardo Bazúa, de quien se separó en dos mil diecinueve—, ¿has contactado con el padre?

—Alguna vez me lo encuentro en el colegio de mi hijo y por Miami.

Colate con su hijo©@colatenicolas
Con Andrea Nicolás, el hijo que tuvo con Paulina hace diez años. El matrimonio se separó en marzo de 2012.

—¿Habláis del tema?

—Tengo una relación cordial con él y tenemos un problema en común.

—¿En qué proyectos profesionales andas metido?

—Seguimos con el programa Lengüilargos, que repasa la crónica social con humor. Es un proyecto nacido en pandemia y llevamos ya setenta programas. Estoy orgulloso e ilusionado. Además, me estoy divirtiendo. A veces, me parece un poco incómodo hablar de la gente que no conozco, porque es lo que llevo sufriendo en mis carnes durante tantos años… Pero, bueno, es una experiencia especial.

—Pero puedes aportar la visión que no tiene un periodista.

—Yo no soy ni periodista ni reportero, pero gusta mi opinión, mi experiencia vital y, sobre todo, mi visión de estas cosas. Al final, he estado en todos los lados: he tenido mi agencia de medios, he sido personaje, he sido productor… Ahora me toca ser comentarista o, como me gusta definirlo, ‘opiniólogo’. Doy mi opinión sobre algunos asuntos, aunque, a veces, duela. El otro día opiné sobre Marjorie de Sousa, que es una actriz muy conocida en México y que está peleada con el padre de su hijo. El niño lleva cuatro años sin ver a su padre, porque ella ha conseguido que los tribunales le den la custodia y le quiten al padre todos los derechos. Por eso, dije que ella me parecía una mala persona. Una madre que pone tantos esfuerzos en evitar que su hijo vea al padre… Tras mis palabras, me han llegado miles de mensajes dándome la razón y eso que, debido a la campaña que he tenido en mi contra durante tantos años, no tengo una imagen y una credibilidad demasiado buena en algunas personas.

“En mi caso, solo he intentado cambiar las condiciones para que mi hijo pueda ver a su familia. Tengo la conciencia tranquila, soy un ‘superpadre’.”

—¿Tienes algún otro proyecto a la vista?

—Sí, pero como no puedo volver a España desde que empezó la pandemia… Antes trabajaba y generaba más en España y aquí me dedico más a cuidar de mi hijo.

—¿Cuándo esperas regresar a España?

—Puedo volver a España cuando quiera, pero me he puesto de condición viajar con mi hijo y me lo están poniendo tan difícil… Tengo muchas ganas de ver a mi madre, que llevo un año y pico sin ir a España y nunca había pasado tanto.

—¿Cuándo fue la última vez que estuviste?

—En marzo de 2020, en mi cumpleaños. Tenía organizada una fiesta familiar, pero lo cancelé todo. Cuando vi que cancelaron los vuelos de Italia, sabía que los siguientes iban a ser los de España y volví para estar con mi hijo. Me he puesto como objetivo volver con mi hijo y, hasta el momento, que lo he intentado un par de veces, no lo he conseguido.

—Tienes nueva novia –¡HOLA!, publicó las primeras imágenes con Estefanía, una abogada de Miami–. ¿Cómo te encuentras con ella?

—Estoy bien. Estoy bien en todo, menos en lo que hemos hablado.

Colate©@colatenicolas
“Puedo volver a España cuando quiera, pero me he puesto de condición viajar con mi hijo y me lo están poniendo tan difícil”.

Sobre Rocío Carrasco

—¿Estás viendo el documental de Rocío Carrasco y todo lo que se está hablando de la alienación parental? ¿Te sientes identificado con ella?

—En muchas cosas, aunque todavía no entiendo lo que está haciendo.

—¿En qué te identificas?

—No voy a hablar de esto. Me siento coartado de mi libertad de expresión, que es un derecho fundamental en este país. Con un buen abogado podría, pero no quiero seguir tirando el dinero, que, además, no tengo. Aquí los únicos que ganan son los abogados, porque perdemos todos y el más perjudicado es nuestro hijo. No tengo firmado ningún acuerdo de confidencialidad, pero, en nuestro acuerdo de divorcio, decidimos no hablar en los medios de nuestra relación con el niño. Y yo no lo hago. Nunca he hablado de nada que no sea público. Lo que no me parece normal es que todo el mundo pueda opinar sobre mí y yo no pueda hacerlo.

“Nunca he hablado de nada que no sea público”

—¿Te sientes amordazado?

—Miedo no tengo, pero he tenido problemas por haber ejercido mi libertad de expresión. Podría contar muchas cosas que he vivido con ella, que no afectan a la relación con mi hijo, y nunca lo he hecho. Y te aseguro que son mucho más morbosas que todo esto. Nunca me he sentado a hablar de ella, pero hay temas que se han hecho públicos y yo solo he opinado.

—¿Has intentado hablar con Paulina, cara a cara, sin abogados?

—Un millón de veces. El único conflicto que tengo en mi vida es con ella. El problema aquí no soy yo.


Fotos: Cecilia Bayonas/ @colatenicolas