Ana Obregón nos cuenta cómo es su relación con Alessandro Lequio

El padre de su hijo entiende y comparte su dolor y se ha convertido en su mejor apoyo durante el difícil duelo que atraviesan

HOLA 3998 Siete Dias

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Muchas son las personas que están arropando a Ana Obregón desde que el pasado 13 de mayo su corazón se parara, al dar el último y desgarrador adiós a su hijo Aless, que fallecía con tan solo veintisiete años. Su familia y sus amigos se han volcado con ella y la acompañan en el más difícil de los duelos. Entre ellos no ha faltado Alessandro Lequio, del que hablaba esta semana en las páginas de ¡HOLA!, donde nos confesaba que hoy, el día de su sesenta y cinco cumpleaños, no iba a hacer ninguna celebración. Su corazón roto no se lo permite.

HOLA 3999 Ana Obregón©JESUS CORDERO

Alessandro más que nadie entiende y comparte el profundo dolor que atraviesa y no la ha dejado sola. “Se está portando fenomenal, se preocupa por mí, no me deja sola… Es un sol”, decía en las páginas de nuestra revista. Juntos hicieron frente a la enfermedad de su hijo y ahora aprenden a vivir con su ausencia, paso a paso, y en su difícil camino se mantienen unidos. Porque, aunque su historia de amor rompiera hace años, siempre tuvieron y tendrán para siempre en común su amor incondicional por Aless.

Hace unos días, la actriz contaba en sus redes sociales cuál era uno de los deseos que su hijo ansiaba, si finalmente no superaba su enfermedad, como desgraciadamente sucedió. “Al final de tu enfermedad, escribiste a tu mejor amigo haciéndole prometer que si algo te pasaba le pediría a tu padre que cuidara de mí. No te preocupes mi Aless. Tu padre es mi mayor apoyo. Entiende mi dolor porque es el mismo. Lloramos juntos en silencio porque nos une nuestro inmenso amor por ti, que nada separará. Ni tu partida. Estaremos unidos para siempre, como en tu foto favorita. Hasta en este atardecer, en el que el dolor a aprendido a morder”, escribía junto a una imagen en la que aparecen los tres, que tenía Aless en su mesita de noche.

Ahora Ana apenas sale de casa, vive centrada en la Fundación Aless Lequio, que creó para la investigación del cáncer, aunque el próximo lunes 22 acudirá a recibir un premio que le hace “especial ilusión”, el Yago de Honor 2021, que reconoce a los profesionales del cine “olvidados” por la Academia.