Jesulín de Ubrique y Humberto Janeiro

Jesulín de Ubrique recuerda a su padre seis meses después de su muerte: 'Era un fenómeno'

El torero ha repasado con Bertín Osborne algunos momentos de su infancia, el comienzo de su carrera o su matrimonio

por hola.com

En una visita a Canal Sur, Jesulín de Ubrique se ha sincerado sobre su carrera, que comenzó siendo apenas un niño. A pesar de que en 2020 se cumplieron 30 años de su alternativa, y él no pudo celebrarlo como le hubiera gustado, al torero no le ha faltado excusa para recordar algunos de sus mejores momentos a lo largo de su vida. Le ha contado a Bertín Osborne detalles de cómo conoció a su mujer, cómo era la relación con su padre o el papel que jugó Rocío Jurado, sin ella ser consciente, en sus comienzos en el mundo del toro. Las conversaciones han sido de lo más emotivas y en los últimos minutos del programa el marido de María José Campanario no ha podido contener las lágrimas al escuchar cantar el tema Que no daría yo, de la mencionada cantante, en la voz de Laura Gallego.

En ¡HOLA!: la profunda tristeza de Jesulín en el último adiós a su padre

VER GALERÍA

Jesulín perdió a su padre hace seis meses y, tal y como él mismo ha asegurado, solo tiene buenas palabras para él. "Con sus virtudes y sus defectos", Humberto Janeiro ha sido para él todo un fenómeno. "Un padre es un padre y mi padre siempre ha estado", ha admitido, a la vez que Bertín señalaba que el fallecido había podido presenciar los mejores momentos de la vida de su hijo, desde su faceta como torero hasta su retirada o su familia: "Mi padre lo disfrutó, un máquina", ha añadido el marido de María José Campanario ligeramente emocionado. "En gloria esté", ha finalizado.

Exclusiva en ¡HOLA!: Jesulín, memorias y reflexiones

También le hemos visto en su faceta de enamorado al observar una imagen de su primer año de casado con María José Campanario. "Yo la conocí estando en un restaurante. Ella venía con una amiga que era la hija del dueño del restaurante", ha explicado Jesulín, que dice estaba con sus padres y que tras el encuentro las invitó a que fueran a su casa. "En un momento que la vi más distraída le digo: 'De esta cara nunca más te vas a olvidar'", ha recordado el torero, que cumple dos décadas de matrimonio con la odontóloga, y con quien ha atravesado todo tipo de dificultades.

Su carrera y el efecto Rocío Jurado

"Yo la primera vez que toreo fue en una plaza de retama. Yo fui ahí con mi padre y nos echan una becerrita y yo lo hice muy bien", ha recordado el diestro con humor y emoción tras la muerte de Humberto Janeiro el pasado verano. Fue gracias a eso cuando ganó su primer sueldo en la profesión a la que después dedicaría su vida, pero "el trampolín" se lo puso la cantante de Como una ola.

VER GALERÍA

Toñi Moreno echa la vista atrás y comparte su pasado en común con Jesulín de Ubrique

Jesulín le ha explicado a Bertín que como su padre era empresario y trabajaba con artistas, organizaba por ejemplo la feria de Ubrique a donde traía a todo tipo de músicos. En una ocasión contrató a Rocío Jurado y tenía las esperanzas puestas en ella, pensando que con su participación conseguiría "salvar" el festejo. Sin embargo no fue bien. "Me acuerdo que Rocío Jurado le dijo a mi padre: 'Humberto, yo sé que a usted la feria no le ha ido bien pero yo tengo un equipo, tengo que... usted no se preocupe que esto lo solucionaremos'. Pero había que pagarle a la mujer y no teníamos dinero", ha contado el torero. Entonces, su padre quiso vender el campo que poseía donde la futura estrella de la tauromaquia pasaba sus mejores momentos a la salida del colegio. En ese momento, el diestro se propuso sacar adelante a la familia y decidió dedicarse a los toros mientras su familia se hipotecaba para pagar el caché de Rocío Jurado. Así que el primer dinero que ganó después de este encuentro fue, precisamente, para saldar esa deuda que había contraído la familia. 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie