Iker Casillas y Sara Carbonero

¿Ha comprado Iker Casillas el coche fantástico de David Hasselhoff?

El nuevo miembro de la Fundación Real Madrid ha compartido una foto del mítico vehículo y algunos seguidores han querido saber si se trataba del auténtico Pontiac Firebird Trans Am de 1982

por hola.com

Tras el susto por el ingreso hospitalario de Sara Carbonero, la felicidad ha vuelto a la familia, sobre todo, tras saber que la periodista ha pasado la ITV con éxito, según dijo al recibir el alta. Sara ha vuelto al trabajo con más fuerza que nunca y su marido, Iker Casillas, ha recuperado la sonrisa y las ganas de bromear con todos sus seguidores. Anoche, el que fuera portero de la Selección española compartía esta foto y sus fans alucinaban. "Aquellas series con las que crecimos. Llegaron los 80 y, tanto El equipo A como El coche fantástico, eran series seguidas por miles y miles de españoles. ¿Quién no hay dicho la famosa frase cogiendo muñeca en vilo y hablando al reloj: 'Kitt, te necesito!'? Michael Knight era un adelantado a su tiempo, ya tenía este reloj tan moderno que te informa de los pasos que haces al día", publicaba mientras sonreía a cámara dentro del coche fantástico. 

VER GALERÍA

Los seguidores del nuevo miembro de la Fundación Real Madrid han comentado la publicación con una de las letras más divertidas de Ladilla Rusa, Kitt y los coches del pasado. "Casillas es un enamorado de los coches del pasado", han escrito. "Kitt, Kitt, un bote de Brummel", han añadido entre risas. Otros, en cambio, han querido saber si el coche es de Casillas y si se lo ha comprado al mismísimo David Hasselhoff, ya que el actor que dio vida al inolvidable Michael Knight decidió subastar a principios de año el icónico vehículo a través de LiveAuctioneers. Incluso se comprometió a entregarlo el mismo

VER GALERÍA

La puja se cerró el pasado 23 de enero y, tal como refleja la página de subastas online, el coche, un Pontiac Firebird Trans Am de 1982, se vendió por 300.000 dólares, unos 247.370 euros al cambio. Pero parece que Casillas no se ha subido al coche de David Hasselhoff, sino a una réplica, a juzgar por el comentario de un fan muy observador. "El volante de Kitt no era redondo, fallo", ha señalado entre risas. 

VER GALERÍA

Iker, que nació el 20 de mayo de 1981 en Móstoles, Madrid, es un apasionado de esta década y suele compartir imágenes que le transporten a estos años. Y aunque ahora le veamos subido al coche fantástico, cuando debutó con el Real Madrid su coche fantástico era muy distinto. Se trataba de un Renault 19, seguramente el coche familiar con el que empezó a acudir a los entrenamientos. ¿Y qué os parece aquella salida de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid? ¡Esto sí que es un documento histórico! Año 2000", publicó junto a esta foto. 

VER GALERÍA

Con el paso de los años Casillas ha conducido más coches, como todos los Audi que recibía cada temporada por su contrato con el Real Madrid o el Mercedes con el que llevó a Sara a casa tras su ingreso hospitalario. 

VER GALERÍA

Once años juntos, una boda y dos hijos

Iker Casillas y Sara Carbonero siguen tan unidos como el primer día, demostrando que los rumores sobre una posible separación no tienen ningún fundamento. Comenzaron su relación a principios de 2010 y dentro de poco cumplirán cinco años de casados. La pareja se dio el 'sí, quiero' el 20 de marzo de 2016 en Boadilla del Monte, Madrid, con el pequeño Martín como único invitado. "Fue un momento muy muy bonito. Yo lo disfruté mucho, es de esos días que quedan para siempre en el recuerdo", declaró la periodista tiempo después. Casillas, por su parte, aseguró que se sentía "igual" tras el enlace. "Es como cuando cambias de edad y te tienes que acostumbrar a decir que tienes 26 en vez de 25, pues ahora me tengo que acostumbrar a llamar a Sara mi mujer en vez de mi novia", explicó. 

Loading the player...

Sara Carbonero sale del hospital

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie