Ana de Armas y Christopher Plummer

ha fallecido a los 91 años

Ana de Armas, Julie Andrews y otras estrellas se despiden de Christopher Plummer

La actriz hispanocubana ha compartido imágenes de su rodaje juntos en 'Puñales por la espalda'

por hola.com

Se ha ido una de las estrellas del Hollywood clásico que aún quedaban en activo, Christopher Plummer, que interpretó al Capitán von Trapp en Sonrisas y lágrimas, y que más recientemente triunfó en los cines del siglo XXI con Puñales por la espalda. El actor daba vida a Harlan Thrombey, el escritor cuya muerte guía la trama de esta película de 2019 que protagonizaba Ana de Armas. Para la intérprete hispanocubana, este filme fue su lanzamiento definitivo al estrellato, ya que fue nominada a un Globo de Oro por su trabajo. Por los buenos recuerdos que compartieron, la ex de Ben Affleck ha querido dedicarle una especial publicación al fallecido.

Ana de Armas, al trabajo con la mejor compañía tras su ruptura con Ben Affleck

VER GALERÍA

"Tengo el corazón roto. Mi querido Chris, siento tu pérdida muy dentro. Qué afortunada fui por haberte tenido al lado en la que ha sido una de las mejores experiencias de mi carrera. Gracias, siempre, por tu risa, tu calor, tu talento, tus historias sobre Marilyn, las vitaminas cuando me puse mala, tu paciencia, tu compañerismo y tu compañía", ha escrito Ana en una emocionante publicación en la que explica todas las maneras en las que Christopher Plummer fue una gran ayuda y un muy buen amigo. "Siempre pensaré en ti con amor y admiración, descansa en paz", ha finalizado, añadiendo una serie de fotografías que muestran el lado más espontáneo del actor.

Ana de Armas no ha sido la única que ha querido despedirse del actor, también lo ha hecho Julie Andrews, con quien compartió el protagonismo en Sonrisas y lágrimas y que aún le considera, más de 50 años después, como una gran amistad. "El mundo ha perdido a un actor consumado y yo he perdido a un amigo querido. Guardo los preciados recuerdos de nuestro trabajo juntos y todo el humor y diversión que hemos compartido con el paso de los años. Mi corazón y condolencias se las mando a su encantadora mujer Elaine y su hija Amanda", ha compartido la actriz de 85 años.

Cincuenta años después... Julie Andrews y Christopher Plummer se reúnen para celebrar las bodas de oro de 'Sonrisas y lágrimas'

VER GALERÍA

Otros de sus compañeros han hablado de Christopher Plummer como el icono en el que se convirtió después de más de sesenta años de trayectoria. "Qué increíble pérdida", ha escrito Chris Evans. "Pocas carreras tienen tal longevidad e impacto", ha insistido, haciendo referencia a que él fue precisamente el actor más mayor en ganar un Oscar en 2011. "Uno de mis recuerdos favoritos de Puñales por la espalda fue tocar el piano juntos en la casa de Thrombey, entre escena y escena. Era un hombre maravilloso y un talento legendario", ha finalizado el protagonista de Capitán América.

Antonio Banderas lo ha definido como "una verdadera leyenda de Hollywood", mientras que Joseph Gordon-Levitt lo ha calificado como "uno de los mejores". Otros como Daniel Dae Kim (Perdidos) o George Takei (Star Trek) han recordado ver a Plummer en Sonrisas y lágrimas, momentos de su infancia que siempre estarán unidos al fallecido actor. Su manager, con quien trabajó durante décadas y se había convertido en un gran amigo para él también ha querido despedirse: "Chris fue un hombre extraordinario que amaba profundamente y respetaba su profesión con una gran educación a la antigua, humor de lo más humilde y música en las palabras", ha compartido Lou Pitt en un comunicado que ha hecho llegar al medio estadounidense especializado Variety. "Era un tesoro nacional a quien le encantaba tener raíces canadienses. A través de su arte y humanidad tocó todos nuestros corazones y su vida legendaria vivirá durante generaciones. Siempre estará con nosotros", insistió.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie