Christopher Plummer

Fallece a los 91 Christopher Plummer, el capitán Von Trapp de 'Sonrisas y lágrimas'

El actor ha muerto en su casa de Connecticut

por Adrián López

Christopher Plummer, protagonista del mítico musical Sonrisas y lágrimas junto a Julie Andrews, ha fallecido este viernes a los 91 años en su casa de Connecticut, al norte de Nueva York (Estados Unidos), según ha confirmado su familia. Aunque las causas de la muerte del actor todavía no se han revelado, sus más allegados han explicado que su mujer, Elaine Taylor, de 77 años (su tercer matrimonio) estuvo acompañándolo hasta su último minuto. Al igual que hizo su única hija, la también actriz Amanda Plummer. "Chris era un hombre extraordinario que amaba y respetaba profundamente su profesión con excelentes modales a la antigua, un humor crítico y musicalidad en sus palabras. Era un tesoro nacional profundamente orgulloso de sus raíces canadienses. A través de su arte y humanidad, ha llegado a todos nuestros corazones y su legendaria vida perdurará durante todas las generaciones venideras. Él estará siempre con nosotros", ha relatado su amigo y representante Lou Pitt en Variety.

VER GALERÍA

Cincuenta años después... Julie Andrews y Christopher Plummer se reúnen para celebrar las bodas de oro de 'Sonrisas y lágrimas'

Conocido por su papel en uno de los musicales más internacionales, Sonrisas y lágrimas, donde interpretó al capitán Von Trapp, Plummer estuvo casado tres veces. La primera de ellas con la actriz Tammy Grimes en 1956, y aunque su matrimonio duró solo cuatro años, tuvieron una hija en común, Amanda. Después conoció a Patricia Lewis, columnista del mundo del espectáculo en Londres, y su relación se vio interrumpida por un accidente de coche por el que ella estuvo en coma. Tras su recuperación, se casaron en 1962, pero poco después, solo cinco años, la pareja decidió divorciarse. Tras las grabaciones del musical Lock Up Your Daughters en 1969, conoció a Elaine Taylor, su ahora viuda, con quien se casó tan solo un año más tarde. 

Plummer había debutado en el cine en 1954 y deja tras de sí un puñado de apariciones gloriosas que van desde El dilema Una mente maravillosa, pasando por La última estación (donde interpretó a Tolstói) o Beginners, en 2010, por la que se llevó el Oscar al Mejor actor de reparto, lo que le convirtió en el galardonado más longevo en llevarse este premio. Después de medio siglo de carrera le pudimos ver en Puñales por la espalda, a las órdenes de Rian Johnson, donde coincidió con Ana de Armas. Entre sus curiosidades, siempre se arrepintió de haber rechazado el papel de Gandalf en El señor de los anillos. 

VER GALERÍA

Considerado una de las leyendas de Hollywood, Christopher nació en Toronto en 1929, aunque creció en Quebec y era bisnieto de John Abbott, el tercer primer ministro de Canadá. Cuando era jovén se unió al Montreal Repertory Theatre y tras un breve período en Broadway logró su primer papel principal como Hal en Henry V en el festival Stratford de 1956 en Ontario. Tras este papel llegaron muchos otros, tanto en Stratford como en Broadway e incluso llegó a estar nominado al Tony en 1959 como mejor intérprete en J.B., obra de Archibald MacLeish. Posteriormete ganaría dos de estos galardones, por Cyrano y por Barrymore. Su primer papel importante en una película fue en La caída del Imperio Romano, interpretando al emperador Cómodo, trabajo que lo llevó a ser elegido como el protagonista masculino de Sonrisas y Lágrimas. El intérprete también participó en filmes tan importantes como Doce monos, de Terry Gilliam; Malcom X, de Spike Lee o incluso en Star Trek VI: Aquel país desconocido. Toda una pérdida para el mundo del cine. 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie