George Clooney

George Clooney tuvo que ser hospitalizado de urgencia por una pancreatitis

El actor, de 59 años, se sometió a una estricta dieta en la que debía perder mucho peso en poco tiempo para su película 'Cielo de medianoche', lo que perjudicó gravemente su salud

por Paloma Anaya

Son muchos los cambios a los que se somete un actor a lo largo de su carrera cinematográfica. Muchos han sido los intérpretes que han realizado arriesgadas alteraciones en su físico para realizar ciertos papeles como Renée Zellweger en Bridget Jones, Christian Bale en El maquinista, o Charlize Theron en Monster o Tully. Ahora ha sido George Clooney el que ha revelado cómo su última y extrema caracterización le ha pasado factura. El actor, de 59 años, ha contado que tuvo que ser hospitalizado de urgencia después de someterse a una estricta dieta para perder mucho peso en poco tiempo, lo que perjudicó gravemente su salud. El oscarizado intérprete permaneció varios días ingresado con fuertes dolores abdominales después de perder más de 11 kilos para interpretar al superviviente de una catástrofe global en la película Cielo de medianoche, cuyo título original es The Midnight Sky.

VER GALERÍA

Cuatro días antes de que comenzara el rodaje del filme, George fue diagnosticado con pancreatitis, una grave dolencia que pudo llegar a poner en peligro su vida, pero de la que afortundamente pudo recuperarse en cuestión de días. "Me llevó algunas semanas mejorar y, como director, no es tan fácil porque necesitas energía", confesó Clooney a The Daily Mirror.  "Creo que me esforcé demasiado para perder peso rápidamente y probablemente no me estaba cuidando", admitió. Clooney da vida en el filme al científico retirado atrapado en el Ártico que busca advertir a un equipo de astronautas sobre la misteriosa catástrofe que asoló a la Tierra. Un drama que, además de protagonizar, también dirige después de su último filme como director Suburbicón. 

La pérdida de peso no fue la única alteración física a la que se sometió. "Me dejé una barba grande y fea y a mi hijo le encantó porque escondía cosas en ella de las que yo no me daba cuenta hasta que llegaba al trabajo y yo decía,' Oh, hay un palito de helado atascado en mi barba", bromeaba. "Mi esposa y mi hija estaban muy felices cuando me la quite porque era muy difícil encontrar una cara debajo de todo ese lío". Clooney, felizmente casado con su esposa Amal desde 2014, es padre de los mellizos Ella y Alexander, que el pasado mes de junio cumplieron tres años.  

-

-George Clooney dice que Amal le cambió la vida y habla de la paternidad como algo 'increíble'

VER GALERÍA

El rodaje de Cielo de medianoche fue extremo. El actor y director habla de temperaturas de 40 grados bajo cero con vientos de 70 kilómetros por hora. "Cada vez que gritaba '¡corten!' tenían que darme con un secador en los párpados porque los tenía sellados por el frío", ha llegado a contar Clooney, que rodó el filme en un glaciar en Filandia. "Rodamos con un equipo mínimo de muy pocas personas, y fue un rodaje muy, muy difícil", ha señalado. El filme se basa en la novela Good Morning, Midnight de Lily Brooks-Dalton y también está protagonizado por Felicity Jones y David Oyelowo. La película se basa en la historia del científico atrapado en el Ártico que trata de contactar con una nave espacial que intenta regresar a la Tierra. Augustine Lofthouse (Clooney) quiere impedir que Sully (Felicity Jones) y sus compañeros astronautas regresen a su hogar, donde se ha producido una misteriosa catástrofe global.  El lanzamiento está previsto para el 23 de diciembre en Netflix. 

Haz click para ver el documental de George Clooney, su capítulo monográfico de la serie Stars. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie