El detalle de Achraf Hakimi en el campo que ha enamorado a Hiba Abouk

El detalle de Achraf Hakimi al marcar un gol que ha enamorado a Hiba Abouk

El futbolista ha rendido además homenaje a un compañero fallecido esta semana

por Belén Nava M

Este verano Hiba Abouk contaba en un excepcional reportaje de ¡HOLA! que está atravesando la etapa más bonita de su vida y según pasa el tiempo parece que va teniendo cada vez más motivos para ser plenamente feliz. La actriz, que acaba de cumplir 34 años, está encantada con la familia que ha formado al lado de Achraf Hakimi, quien este fin de semana la ha sorprendido con un romántico gesto. En el partido que jugó la tarde del sábado marcó dos de los tres goles que dieron la victoria a su equipo, el Inter de Milán, logros que dedicó a la protagonista de títulos como El príncipe, Malek, Con el culo al aire o El corazón del océano. El defensa se dirigió a las cámaras del estadio para hacer frente a ellas una H con las manos. "Enhorabuena por tu partidazo", escribía ella junto a la imagen del momento y las iniciales de ambos unidas con un emoticono de corazón. "Eres muy grande, a seguir así", ponía poco después sin poder ocultar el orgullo.

VER GALERÍA

PULSA AQUÍ PARA VER LA FOTOGALERÍA COMPLETA

Hiba definía en nuestra revista al hombre con el que comparte su vida como alguien "enormemente generoso que se preocupa mucho por los demás". Una cualidad que ha quedado patente en el citado partido, donde tuvo un precioso detalle con Mohamed Abarhoun, el jugador del Rizespor que falleció esta misma semana -concretamente el 2 de diciembre- con 31 años a causa de un cáncer que le fue diagnosticado diez meses atrás. "Feliz por la victoria y por los dos goles. Va por ti, Mohamed Abarhoun", escribía Hakimi, quien debajo de la camiseta de su equipo llevaba una blanca con el nombre de su compañero. Este bonito homenaje ha sido muy aplaudido por deportistas como Luca Zidane, Zouhair Feddal, Borja Mayoral, Dino Radončić, Fran García y también por la Selección Nacional de Marruecos, de la que ambos formaron parte.

Un año inolvidable y lleno de buenos momentos

Ahora que se ha puesto en marcha la cuenta atrás para despedir el 2020, toca hacer balance de este año que, a pesar de ser complicado a nivel global, para Hiba y Achraf ha sido positivo. No en vano, en febrero sus vidas daban un giro radical con el nacimiento de su primer hijo, Amin, cuyo nombre significa noble o leal en árabe. Desde que vieron la carita de su bebé, ambos están completamente volcados en el niño, que forma parte de todos los planes y escapadas que hacen. Además, tras pasar el confinamiento en Alemania, con el inicio de curso iniciaban una nueva etapa en Italia, un lugar que a la actriz le encanta y en el que se ha adaptado a la perfección. Eso sí, vivirá a caballo entre Milán y España para poder seguir adelante con su carrera profesional, que inició después de completar sus estudios en Filología Árabe y Arte Dramático.

VER GALERÍA

-Hiba Abouk y su hijo disfrutan de una relajante siesta en un lugar inesperado

-El maquillaje natural de Hiba Abouk que querrás copiar cuando llevas mascarilla

Poco antes del nacimiento del pequeño Amin, quien dice Hiba que físicamente es una copia del papá, dieron otro importante paso al convertirse en marido y mujer. Una boda completamente íntima y secreta que querían celebrar este verano con todos sus familiares y amigos en una gran fiesta que finalmente han tenido que posponer por la crisis sanitaria. Ahora su idea es llevarla a cabo en unos años, cuando su primogénito crezca un poco para que pueda participar activamente, bailar con ellos y tener un papel destacado. Además, en sus planes de futuro está también repetir experiencia como padres, y es que tienen claro que el niño no será hijo único.

Loading the player...

Entre peluches, bailando, dormido... Hiba Abouk felicita a Achraf Hakimi con estas divertidas imágenes

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie