Dani Rovira cumple 40

Un autorregalo y una importante reflexión, el 40 cumpleaños de Dani Rovira

El actor acaba de superar un cáncer linfático que le fue diagnosticado en marzo

por Belén Nava M.

El mes de noviembre comienza con buen pie para Dani Rovira. El actor cumple este domingo 40 años, una nueva vuelta al sol que afronta con optimismo, energía y, sobre todo, con muchas ganas de vivir y seguir sumando años. No en vano, sopla las velas por primera vez tras superar un cáncer linfático, y ese es, sin duda alguna, un motivo de peso por el que mirar al futuro con una enorme sonrisa. Así, ha comenzado esta década haciendo una de las cosas que más le gustan y que más ha echado de menos este tiempo atrás: montar en bici. El protagonista de títulos como Ocho apellidos vascos, Superlópez o 100 metros, entre otros, se ha autorregalado salir a dar una vuelta por la sierra de Madrid con su amigo Dani Solano -quien es junto a él y Clara Lago patrono de la fundación Ochotumbao-. "No se nos ocurre una manera mejor de celebrar que estamos vivos. La vida es maravillosa, amigos, no os la perdáis, ni se os ocurra", ha dicho en un simpático vídeo en el que ha dejado claro que está muy en forma puesto que ¡se ha atrevido a grabarlo en plena cuesta!

VER GALERÍA

Horas antes de estrenar oficialmente los 40, el actor malagueño, que tiene un premio Goya además de haber presentado la gala de estos galardones tres veces consecutivas, hacía una reflexión acerca de este cumpleaños tan significativo. "En unas horas podré decir que sobreviví́ a los 40", comenzaba a decir, lamentando no poder contar en su día con el abrazo de todas las personas a las que quiere debido a las restricciones sanitarias. “Toda la vida por delante. Y enamorado de todas las muescas, anhelos, colores, arrugas, amores, canciones, personas, sabores, paisajes, olores y cicatrices que se han ido adhiriendo a mi cuerpo, como una segunda piel", comentaba, haciendo referencia a todo lo que ha aprendido a valorar más que nunca durante el episodio más difícil que, afortunadamente, acaba de cerrar.

Tras superar el Linfoma de Hodking que le fue diagnosticado en marzo, Dani Rovira quiere comerse el mundo y parece estar dispuesto a cumplir su propósito. "Quiero más. No me conformo. Lo mejor está́ por venir. Agradecido a la vida por esta segunda oportunidad. No la pienso desaprovechar", ha dejado claro. Además, ahora que ha llegado a los cuarenta, echa la vista atrás para dar las gracias a todos los que se han cruzado en su camino. Aunque tradicionalmente los cumpleañeros reciben detalles, él ha indicado que el mejor regalo es hacer una donación a la fundación en la que está implicado para ayudar a los que más lo necesitan. Y para finalizar, da un valioso consejo a todos sus seguidores: "Sed felices y aprovechad cada grieta de felicidad que la vida os vaya regalando".

VER GALERÍA

Vuelta al trabajo y un aluvión de cariño

Nada más finalizar su tratamiento oncológico, Dani Rovira retomó su agenda profesional y ya está completamente inmerso en el trabajo. Acaba de rodar entre Grecia y España una película llamada Mediterráneo y la próxima semana se reencontrará con el público desde las tablas del Teatro Soho Caixabank, donde hará el monólogo Odio. Además, ahora trabaja con la tranquilidad de estar "sano como una pera" tal y como él mismo contaba recientemente después de acudir a una revisión médica. Un regalo adelantado de cumpleaños que ha alegrado mucho a sus seres queridos y a las personas que admiran y siguen su carrera, quienes también este domingo le han colmado de mensajes de cariño por sus recién estrenados 40. Javier Cámara, José Corbacho, Michelle Jenner, Fernando Tejero, Nuria Fergó, Aitana Sánchez Gijón, Silvia Abascal, Cayetana Guillén Cuervo o Lydia Bosch son solo algunos de los compañeros que le han trasladado sus mejores deseos.

Loading the player...

Clara Lago habla sobre la recuperación de Dani Rovira

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie