Ana María Aldón, Rocío Flores y Albert Barranco en 'Supervivientes'

Ana María, Rocío y Barranco caen en la tentación y sus compañeros estallan contra ellos

los tres supervivientes lo han tenido claro a la hora de elegir entre conseguir los materiales básicos para poder sobrevivir en Honduras y una deliciosa comida

por Gtresonline

Con la recta final de Supervivientes a la vuelta de la esquina, los concursantes siguen tratando de llevar lo mejor posible los retos a los que se enfrentan día a día en los Cayos Cochinos. Con una estancia y convivencia no exenta de dificultades y la continua falta de recursos y de alimentos, los robinsones se muestran cada vez más dispuestos a hacer cualquier cosa por conseguir algo de comida aunque ello suponga poner en su contra al resto de compañeros. Algo que parece no preocupar a Rocío Flores, Ana María Aldón y Albert Barranco, quienes fueron escogidos para llevar a cabo la misión del Pirata Morgan que les daba a elegir entre recoger leña y almendras, o degustar una deliciosa pizza barbacoa. Tras llegar a un rápido consenso, los tres supervivientes han terminado cayendo en la tentación dándole prioridad a su ganas de comer antes que a los materiales que tanta falta les hacen en Cayo Paloma. 

VER GALERÍA

El último pergamino del Pirata Morgan ha provocado un cisma entre los supervivientes, quienes tuvieron que elegir entre todos ellos a tres representantes 'por los que pondrían la mano en el fuego'. Unas palabras que pronto provocaron discrepancias entre el grupo ya que no lograban ponerse de acuerdo sobre quién debía hacer la misión. Finalmente, fueron Rocío Flores, Ana María y Barranco los elegidos para realizar la prueba, no sin provocar la indignación de Hugo Sierra, ya que ninguno de sus compañeros votó por él. "¿Nadie confía en mí?", le reprochaba al grupo. Pero Barranco le contestaba rápido. "Por esa regla de tres tú tampoco confías en el resto porque solo has votado por Rocío", le respondía.

VER GALERÍA

Al llegar a Playa Uva para averiguar qué proponía el Pirata Morgan, los tres supervivientes se toparon con otro pergamino que les daba a elegir entre recoger toda la leña y las almendras posibles en 15 minutos, o disfrutar de una suculenta pizza barbacoa tamaño familiar. Poco tardaron en estar de acuerdo en que el delicioso manjar era la mejor opción, ya que en Cayo Paloma tenían almendras más que suficientes y Barranco se veía capaz de hacer fuego en cualquier momento, a pesar de las múltiples ocasiones a las que han tenido que hacer frente a la escasez de recursos de la isla. "Tampoco voy a ser tonto. Si nos hubieran dicho que era llevarles la pizza o comérnosla, se la hubiera llevado", decía Barranco a sus compañeras mientras degustaba su plato favorito. 

VER GALERÍA

Mientras que los tres concursantes disfrutaban del banquete creyendo que habían obrado bien para beneficio de todos, en Cayo Paloma la realidad era otra. Elena comentaba con Jorge el deseo de que sus compañeros llevasen leña puesto que escasea en esa playa. Tras caer en la tentación y llegar a la isla, los supervivientes implicados llegaban al encuentro de sus compañeros con la noticia poco alentadora. "Siendo realistas, nos hemos comido la pizza", han comenzado diciendo. Jorge, Elena y Hugo, que no daban crédito a la decisión tomada, no dudaron en reprocharles su actitud. "La leña es más importante que un pedazo de pizza, yo siempre respeto la decisión de la gente", les espetaba el uruguayo. "Creímos oportuno tomarnos la pizza", aseguraron los tres supervivientes. "Leña hay a punta pala ahí, y hoy por hoy es vital", ha insistido Elena mientras que Hugo les atacaba diciendo: "para mí sois tres egoístas". La respuesta de la mujer de José Ortega Cano no ha tardado en llegar y, haciendo acopio de la ironía, se ha referido a ellos como 'hugoístas'.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie