Marina, de 'Gran Hermano 1', habla de los cuatro 'bypass' que le cambiaron la vida

Pasó 57 días confinada en el 'reality' que ahora celebra su 20 aniversario

Por Gtresonline

Marina Díez fue una de las elegidas que, sin saberlo, iba a participar en uno de los grandes cambios del entretenimiento en televisión. Era el año 2000 y Telecinco apostó por un programa conocido como Gran Hermano, adaptando la fórmula holandesa de Big Brother. 14 concursantes se metieron en una casa (no era la ya archiconocida casa de Guadalix de la Sierra) con la intención de aguantar más de tres meses de convivencia y así llevarse un gran premio, que finalmente acabó en las manos de Ismael Beiro. Esta madrileña tenía 23 años y trabajaba de teleoperadora, aguantó la friolera de 57 días concursando, más de la mitad del programa. Aunque ha pasado la mayoría de estos 20 años alejada de la televisión, Marina ha roto su silencio para celebrar el aniversario del espacio, además de intentar concienciar a la población sobre cómo aguantar este confinamiento provocado por la crisis sanitaria de la COVID 19.  Pero, además, ha confesado que sus problemas de salud derivaron en una operación de cuatro bypass.

VER GALERÍA

-Ismael Beiro, así es su vida veinte años después de ganar la primera edición de 'Gran Hermano'

-El asombroso cambio físico de Iñigo, concursante de 'Gran Hermano 1'

"La vida es maravillosa, no sirve de nada los nervios ni el estrés", ha asegurado en su charla con la audiencia, alentando a la gente a que la tranquilidad es el mejor camino en el confinamiento. "Hace un año me operaron de cuatro bypass coronarios y desde entonces la vida la veo de otra manera muy diferente: ¡vivir es maravilloso!". Un canto a la vida que no había hecho público con anterioridad, pero que quiere que sirva como precedente: "Tenemos que pensar en lo afortunados que somos".

Al igual que otros concursantes de Gran Hermano, Marina Díez pasó por una etapa de confinamiento dura, puesto que su concurso incluye la convivencia con desconocidos. Por ello, el público ha valorado sus consejos: "Aprovechad para hacer ejercicio, pintar, leer libros, haced esas cosas que antes no podías hacer, aférrate a eso". Un discurso motivacional que también ha tenido espacio para todo el sufrimiento provocado por la situación. "Muchas familias están sufriendo", ha dicho, visiblemente afectada.

VER GALERÍA

A diferencia de otros compañeros como Ismael Beiro (ganador del concurso) o Ania Iglesias, Marina no continuó en la esfera mediática tras Gran Hermano. En la casa mantuvo una fuerte amistad con Jorge Berrocal. Entró casada, pero nada más salir se separó. Cambió su Madrid natal para mudarse a Benidorm y la crisis económica se cebó con ella. En el 2012 rompió su silencio concediendo una entrevista a Qué tiempo tan feliz, donde aseguró estar arruinada y que no había encontrado trabajo en cuatro años. Actualmente, con un tono de pelo entre moreno y pelirrojo ha pasado la peor etapa de su vida y su único objetivo es disfrutar de la vida.