Así es la nueva casa de Meghan y Harry

La pareja, que contraerá matrimonio el próximo 19 de mayo, cambiará su modesta 'cabaña' de Nottingham Cottage por una residencia a la medida de su título

by hola.com

Nada más instalarse en Londres,  Meghan Markle se mudó a la casa de su novio, el príncipe Harry. Nottingham Cottage se convirtió en el refugio secreto de la pareja durante su noviazgo y en su residencia oficial tras el anuncio de su compromiso, el pasado mes de noviembre. Durante todo este tiempo, Meghan ha acondicionado y adaptado la vivienda a sus necesidades y a las de sus dos perros, Guy y Bogart, que ya viven con la pareja. Situada en el complejo del Palacio de Kensington, Nottingham Cottage es, desde el año 2012, la residencia del príncipe Harry. También el lugar en el que los dos han iniciado su vida en común, aunque la continuarán en otra que tendrá los mismos vecinos ilustres.

El príncipe Carlos anuncia el compromiso de su hijo Harry con la actriz Meghan Markle

VER GALERÍA

Al igual que sucedió con los Duques de Cambridge, Meghan y Harry se mudarán, tras su boda, a una casa más grande en la que iniciarán su vida como marido y mujer. Los trabajos de construcción de su nueva vivienda, el grandioso apartamento 1, comenzaron el año pasado. Por lo que muy pronto podrán instalarse allí sus nuevos inquilinos. Meghan y Harry cambiarán su modesta 'cabaña' de 130 metros cuadrados -repartidos en dos habitaciones diseñadas por Sir Christopher Wren, hall, salón, baño, cocina y un pequeño jardín con hamaca para las siestas del príncipe Harry- por una residencia de 21 dormitorios y un amplio comedor. El futuro matrimonio vivirá puerta con puerta con los Duques de Cambridge. Tanto es así que ambas casas están conectadas entre sí, por lo que sus habitantes pueden visitarse sin ser vistos. La de los Duques, sin embargo, dispone de una habitación más y de un pequeño jardín privado.  

VER GALERÍA

Será la primera mudanza que realizarán Meghan y Harry ya como casados. Se instalarán en el lugar que han ocupado durante cinco décadas el príncipe Richard -primo hermano de la reina Isabel II- y su esposa Brigitte, duques de Gloucester. Seguirán de este modo los pasos de los Duques de Cambridge, pues ellos también vivieron en Nottingham Cottage y, cuando comenzaron a formar su propia familia, decidieron trasladarse primero a la casa de campo de Anmer Hall y, posteriormente, al apartamento 1A del Palacio de Kensington, un lugar mucho más espacioso y amplio en el que residen desde 2011 junto a sus tres hijos y a Lupo, el cocker de la familia que, a buen seguro, se convertirá en el compañero de juegos más fiel de Guy y Bogart.

VER GALERÍA

Tras los Duques de Cambridge, fue Harry el que habitó Nottingham Cottage. Corría el año 2012. Acababa de acometerse una reforma en el inmueble y el hijo del príncipe Carlos vio el momento oportuno para dejar Clarence House, lugar en el que residía hasta ese momento con su padre y con la duquesa de Cornualles. Por ello se mudó a la vivienda del siglo XVII que se ha convertido en el primer hogar que comparte con su pareja y futura esposa.

VER GALERÍA

Cambian de casa, pero no de vecinos

La pareja tiene a su alrededor a ilustres vecinos que también ocupan el Palacio de Kensington. Además de los Duques de Cambridge, instalados en el 1A, también es vecina de Harry y Meghan la protagonista de la otra boda real británica del año, Eugenia de York. La segunda hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson se comprometió el pasado mes de enero con su novio desde 2010, Jack Brooksbank, con el que se casará en octubre en el mismo lugar que su primo: la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. La Princesa se mudó recientemente desde el Palacio de St. James hasta Ivy Cottage, una vivienda que dispone de tres habitaciones. Además del hermano de Harry y su familia y de la princesa de York, la real pareja comparte espacio con los príncipes de Kent y los duques de Kent.

La princesa Eugenia y su prometido confirman la fecha de su próxima boda

VER GALERÍA

Un palacio lleno de historia

A lo largo de los siglos, el Palacio de Kensington también ha sido residencia de otros miembros de la Familia Real británica como la reina Victoria, la princesa Margarita o Diana de Gales - en los jardines del Palacio de Kensington se encuentra White Garden, un espacio decorado con las flores blancas favoritas de la madre de Harry y que en la actualidad es todo un monumento en su memoria-. Nottigham Cottage, por su parte, ha acogido a distinguidos familiares y trabajadores de los Windsor. Así, una de las hermanas de Diana de Gales, el secretario privado de Felipe de Edimburgo, y los propios Duques de Cambridge llegaron a residir en distintos momentos en esa pequeña vivienda que por un tiempo seguirá sirviendo de hogar a Meghan y Harry y que constituye una de las viviendas más pequeñas de todas las que conforman el complejo del Palacio de Kensington.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie