luis-alfonso-gtres

Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, junto con familiares y amigos, acuden a la incineración de Carmen Franco

El duque de Anjou ha acudido junto con su mujer a dar el último adiós a su abuela a la que estaba muy unido

por hola.com

Son unos días muy difíciles para la familia de Carmen Franco, fallecida este viernes, 29 de diciembre, a los 91 años, después de que este verano le fuera diagnosticado un cáncer terminal. Un día después de su fallecimiento sus seres queridos han querido despedirla en una misa funeral, que se ha celebrado en el tanatorio Sur de Madrid, tras la cual se incineraron sus restos mortales.  En este homenaje tan emotivo no ha faltado Luis Alfonso de Borbón y su esposa, Margarita Vargas que acudieron de riguroso negro y con semblante muy serio. La pareja siempre ha estado muy unida a Carmen Franco ya que para el duque de Anjou su abuela era como una segunda madre con la que vivió desde los 14 hasta los 29 años. 

VER GALERÍA

El matrimonio llegó en un vehículo que conducía Luis Alfonso y tras estacionarlo se dirijieron andando, cogidos de la mano, hasta el lugar donde se iba a celebrar la misa. Margarita acudió con gafas de sol y sus rostros, cabizbajos, eran el reflejo del momento tan delicado por el que están pasando. 

- La emotiva despedida de Luis Alfonso de Borbón a su abuela

- Su padre, el amor, sus hijos... Las últimas reflexiones de Carmen Franco

- Álbum fotográfico de Carmen Franco

Además de Luis Alfonso y Margarita también se han visto a otros familiares y amigos como Jaime y Cristobal Martínez Bordíu hijos de la fallecida, además de sus nietos y la baronesa de Alaquas, muy unida a la familia y que quiso acompañarles en estos duros momentos. Desde que se conoció el empeoramiento en su estado de salud, Carmen Franco ha estado arropada por los suyos que quisieron estar junto a ella en su casa hasta el último momento. También les hemos visto muy unidos en el tanatorio Sur de Madrid donde también acudieron otros miembros de su familia como Pocholo Martínez- Bordíu, hijo de los barones de Gotor y sobrino de Cristobal Martínez-Bordíu, marqués de Villaverde, marido de Carmen Franco. Paloma Cuevas, acudió a dar el pésame a sus seres queridos acompañada de su padre Victoriano Valencia, Paloma Segrelles, acudió junto a sus padres, Antonio Tejero, Cuqui Fierro, Morante de la Puebla, Isabel Preysler, Beatriz de Orleans, Nuria March o Luis Miguel Rodríguez, expareja de Carmen Martínez-Bordíu, fueron algunos de los rostros conocidos que se acercaron a despedir a la única hija de Francisco Franco. 

VER GALERÍA

Las palabras de cariño del duque de Anjou a su abuela

Precisamente fue Luis Alfonso de Borbón el que comunicó la triste noticia a través de las redes sociales y quiso dedicarle unas emotivas palabras a su abuela. "Dios se ha llevado a Man (D.E.P.), pero ella no se ha ido: la tendré siempre en mi corazón. Pasó de puntillas durante 91 años, dejando un recuerdo fabuloso a todos los que la conocieron y a mí un vacío enorme. Querida Man, siempre serás mi super abuela, mi segunda madre, uno de mis pilares, y mi ejemplo a seguir", escribía. Luis Alfonso tenía devoción por ella, un cariño que también sentía su mujer. "La quiero muchísimo, la he admirado siempre. Le doy gracias a Dios por haber podido disfrutar de ella durante estos 13 años de matrimonio. Es una persona maravillosa. Ojalá Dios nos la regale un poquito más de tiempo. Conmigo siempre ha sido una mujer excepcional", dijo entre lágrimas a finales de noviembre. Los restos mortales de Carmen Franco descansarán en la cripta que la familia tiene en la Catedral de La Almudena de Madrid, donde está previsto que el domingo, 31 de diciembre a las 10:30 horas la familia le de su último adiós. 

VER GALERÍA

El pasado 18 de noviembre salían a la luz unas declaraciones de Carmen Franco, realizadas a La Otra Crónica en la que desvelaba su grave enfermedad: un cáncer terminal. "Todo ha sido este verano, he estado 15 días de médicos y dicen que debe ser de hace tiempo, pero bueno, lo he asumido y no pasa nada. No tengo tratamiento, no hace falta, pero bien". Un revés que afrontó con gran entereza y semblanza tal y como confesó a Nieves Herrero, autora de sus memorias. "Aquí estoy, dispuesta a recibir aquello que venga, sin lágrimas, no tengo miedo a nada ni tan siquiera a la muerte, la he visto de cerca muchas veces y la conozco perfectamente". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie