BURGOS

Una ruta en coche para descubrir el burgalés valle de Mena

Entre prados siempre verdes y crestas calizas, el corazón de este valle atesora, como si fuera un pequeño joyero, dos iglesias románicas de excepción, el nacedero de un río y hasta una calzada romana secreta. Muchos atractivos para emprender un recorrido por este pequeño rincón de la comarca de Las Merindades

Por Javier Prieto Gallego

A unos 20 kilómetros en línea recta de la costa cántabra, y a 40 por carretera de la localidad de Castro Urdiales, el valle de Mena forma un profundo cuenco natural hundido entre poderosas crestas montañosas. La configuración orográfica de la zona ya fue vista, incluso desde época romana, como un corredor natural por el que transitan quienes viajan desde la costa hacia el interior de la meseta.

VER GALERÍA

UNA CALZADA ROMANA SECRETA

De los romanos, maestros en encontrar los mejores pasos para construir unas autopistas que han resistido en muchos puntos de la Península más de 2.000 años de vicisitudes, quedan los hermosos restos, casi escondidos y secretos de la Calzada de Mena, en los alrededores de la localidad de Irús, una de las mejor conservadas de toda la provincia de Burgos.

Ruta por los lugares más asombrosos del norte de Burgos

Para disfrutar de ella hay que dirigirse a la iglesia de este pueblo y buscar el camino que, justo por detrás, comunica esta población con la de Arceo, a unos escasos 5 km. No hace falta caminar mucho para descubrir que bajo el polvo de este sencillo camino vecinal lo que se oculta es, en realidad, el empedrado desgastado, pero firme y sólido, de una calzada por la que transitó la historia, hasta que la carretera vino a dejarla en el baúl de los rincones olvidados.

ROMÁNICO BURGALÉS

Mucho más a mano y a la vista están las joyas que más deslumbran: las iglesias románicas de Santa María, en Siones, y San Lorenzo, en Vallejo. Muy cercanas entre sí, comparten el encanto de unas hechuras que las hacen destacar como dos de los edificios más singulares del románico burgalés.

VER GALERÍA

En San Lorenzo destaca la enigmática galería de arcos abierta sobre la portada sur que se relaciona con el paso de peregrinos hacia Santiago por este ramal secundario del Camino del Norte. La puerta septentrional de este templo recibe el nombre de Puerta del Perdón porque, como sucede en otros pocos templos del camino hacia Santiago, quien llegaba a través de ella y acosado por la enfermedad veía imposible continuar la peregrinación recibía aquí el privilegio de ganar el jubileo.

Muy cerca, a 1 km de Siones, el tímpano románico que luce su pequeña iglesia muestra la insólita representación de Jesús con la cruz a cuestas rodeado de soldados, mientras en la orla exterior se ha tallado el sepulcro vacío, guardianes dormidos, un ángel y las tres Marías. Dos sencillas escenografías llenas de emoción y expresividad.

VER GALERÍA

Puentedey, el nuevo pueblo más bonito de España

EL NACEDERO DEL RÍO CADAGUA

También muy cerca, pero en dirección opuesta, el Valle de Mena alberga otro de los rincones que merecen atención: el nacimiento del Cadagua, uno de los afluentes más importantes del río Nervión. Este río, con cerca de 70 kilómetros de recorrido y desembocadura en Baracaldo, brota de forma estruendosa por las bravas en un despeñadero umbrío, recóndito y tan privado de sol que las piedras combaten el frío y la humedad con una capa gruesa de musgo.

Cascadas como rascacielos en el norte de Álava

El paseo, que conviene dejar para cuando la época de lluvias hayan recargado los acuíferos, se inicia en el camino que parte por detrás de la iglesia y enseguida comienza a descender. La visita a este nacedero puede ser una buena oportunidad para recorrer un pequeño tramo del sendero GR-85 que atraviesa el valle y que lleva, en un par de horas desde las nacientes hasta la iglesia de Siones, para regresar de nuevo, si se quiere hacer circular, por la carretera que une ambas localidades.

VER GALERÍA

SANTUARIO DE CANTONAD

A 8 km de Villasana de Mena, capital del valle, hay que visitar el lugar donde se rinde culto a la patrona de todo el valle, el santuario de Cantonad. Y si la frecuente nubosidad no lo impide, gozar de unas espléndidas panorámicas. Con la ayuda de un mapa es posible identificar algunos de los lugares más significativos de este rincón burgalés.

VER GALERÍA

Santa María de Rioseco, el monasterio burgalés que salvaron los vecinos

MUY PRÁCTICO

¿Cómo llegar?

El valle de Mena se encuentra al norte de la provincia de Burgos. Su capital, Villasana de Mena, está a 111 km de Burgos y 42 km de Castro Urdiales, ya en la coata cántabra, o 44 km de Bilbao.

VER GALERÍA

Diez excursiones magníficas a menos de una hora de Burgos

¿Cuál es la mejor época para visitar el valle de Mena?

La primavera y el otoño son momentos estupendos para recorrer el valle. Cada uno con su colorido, bien distinto. Si se quiere explorar el curso del Cadagua o disfrutar de la cascada de Peñaladros es mejor esperar a la época de lluvias.

VER GALERÍA

Frías, el pueblo burgalés que merece un viaje

¿Dónde dormir?

En Villasana de Mena, Don Pablo (grupodonpablo.com), moderno y bien situado para recorrer el valle. A 15 kilómetros de esta localidad, en Balmaseda, el Convento San Roque (hhotelsanroque.es), ubicado en el edificio del antiguo monasterio de Santa Clara fundado en 1666. Las estancias corresponden a las antiguas celdas, todas ellas exteriores.

¿Y para comer?

Vanguardia y tradición se unen en el restaurante del Convento San Roque, especializado en cocina vasca tradicional y carnes a la brasa. También recomendable el restaurante del hotel Don Pablo, un mesón castellano con amplia barra de pinchos y cazuelas y variada oferta de productos de la tierra.