Panorámica de Bocairent al anochecer, Valencia

Bocairent, el pueblo valenciano excavado en la roca

La potente panorámica de este pueblo, en el que las casas se amontonan y se asoman al vacío en una enorme mole rocosa en mitad del cañón del río Clariano, ya deja intuir la estrecha relación que tiene con la roca, con la piedra, pero la verdadera dimensión de ese vínculo se descubre recorriendo sus calles y su entorno, así que la mejor recomendación para comenzar la visita es traer un buen calzado.

por Óscar Checa

En la plaza del Ayuntamiento de Bocairent siempre es fiesta. O eso parece, a juzgar por las ristras de bombillas que la adornan, partiendo de forma radial desde lo alto del pedestal de la fuente central. Recuerdan a eso, a las fiestas de los pueblos, a las verbenas y las noches de verano al fresco. Pero bueno, normalmente son otros los elementos que primero llaman la atención cuando entramos a esta plaza: nos referimos a los edificios, a las casas, delgadas, estrechas e irregulares, con sus pequeñas ventanas que van marcando los pisos. Unos pisos que son diferentes en número según por qué lado de los edificios se mire, pues se construyeron amoldándose a la orografía del terreno y, así, por el lado de la plaza podemos contar seis o siete plantas mientras que por la otra fachada tal vez solo tengan dos o tres.

VER GALERÍA

No te lo pierdas: Excursiones imprescindibles a 1 hora de Valencia

Desde esta plaza suelen comenzar los recorridos por Bocairent por sus laberínticas calles, llenas de recovecos y callejones sin salida. Las subidas y bajadas tienen escaleras talladas en la roca en vez de rampas, pensadas no solo para facilitar el tránsito de sus habitantes humanos sino también de otros, los burros, de los que se han valido los bocairentinos desde siempre para todo tipo de tareas. La abundancia de manantiales en esta mole rocosa fue también decisiva para el asentamiento de la población, de ahí, la proliferación de fuentes en todo el casco urbano.

VER GALERÍA

El paseo por el casco antiguo es obligatorio, claro. Descubriremos antiguas tradiciones, como la de pintar los vanos de puertas y ventanas de azul añil (para alejar a las brujas y espíritus malignos), y edificios imponentes, como su iglesia parroquial, levantada sobre el antiguo castillo árabe, o la plaza de toros, peculiar como pocas por ser la más antigua de la Comunidad Valenciana y por estar construida, casi en su totalidad, tallada sobre la misma roca.

LES COVETES DELS MOROS Y LAS CUEVAS DE COLOMER

Pero al final todos los pasos conducirán hasta uno de los atractivos más potentes de Bocairent: les Covetes dels Moros (bocairent.org). Están a tan solo 300 metros del núcleo urbano, en una de las paredes del cañón que ha formado el río y son uno de los grupos de las llamadas cuevas-ventana que encontramos por toda la zona. Estas, eso sí, son las más complejas, mejor conservadas y más famosas. Se trata de cámaras excavadas para servir de almacén de víveres. Lo llamativo es que están abiertas al vacío a varias decenas de metros del suelo y que para acceder a ellas se usaban escalas de soga. Eso permitía mantenerlas alejadas de cualquier tipo de asedio o asalto. Todas las cámaras están interconectadas (aunque en principio fueron departamentos estancos) por lo que la visita se convierte en una apasionante mini ruta en la que hay que trepar, reptar y valerse de nuestra agilidad para ir avanzando. Actualmente el número de visitas está limitado y se realiza con guías para lo que es necesaria una reserva previa que se realiza en la caseta de información al comienzo del sendero que lleva a las cuevas.

VER GALERÍA

Quien no sea muy amigo de todo esto puede optar por acercarse hasta otro grupo de cuevas, las de Colomer, mucho más accesibles, de una sola cámara continua y donde se ha instalado un pequeño Centro de Interpretación. Están al lado del puente de Darrere la Vila, el más antiguo de Bocairent.

VER GALERÍA

No te lo pierdas: Lugares insospechados de Valencia, porque el interior también existe

LA CAVA DE SAN BLAI

Nuestro recorrido acaba con la visita de la Cava de San Blai, un antiguo nevero o pozo de nieve, que sirve para conocer otro aspecto del pasado de Bocairent: la industria relacionada con el comercio de la nieve y el hielo. En estos neveros se acumulaba la nieve del invierno que luego se vendía (transformada también en hielo) en Valencia y los pueblos y ciudades de alrededor, para usos terapéuticos, alimentarios y gastronómicos. La peculiaridad de este nevero de once metros de profundidad y casi ocho de diámetro es que está excavado directamente en la roca. Al contemplarlo desde dentro parece increíble que se hiciera a fuerza de pico y pala pero a estas alturas ya hemos comprendido que para Bocairent domeñar y domar la piedra ha sido siempre como coser y cantar…

VER GALERÍA

MUY PRÁCTICO

CÓMO LLEGAR

Está en el extremo sur de la provincia de Valencia, en la comarca del Valle de Albaida, entre Játiva, Alcoy y Villena. La distancia desde Valencia es de 95 kilómetros.

VISITAS

El caso antiguo tiene tantos rincones, recovecos e historias que lo mejor es visitarlo con un guía, en el recorrido además del casco histórico se visitan las cuevas.

VER GALERÍA

A MESA PUESTA

Perfecto para descubrir la gastronomía local tradicional el restaurante El Cancell (elcancell.com) con especialidad en arroces, gazpachos serranos, olletas, pericana (una receta de montaña, típica de la comarca de Alcoy, elaborada con pimientos y lomo de bacalao seco, ajo y aceite de oliva). También el restaurante del Hotel Boutique Ferrero con una propuesta gastronómica basada en platos regionales y productos de temporada. 

EL DESCANSO

L’Àgora Hotel, en el casco antiguo de la localidad, una casa señorial de inspiración modernista y con habitaciones tematizadas. También el Hotel Boutique Ferrero, en una exclusiva masía catalogada como una de las mejores de la Comunidad Valenciana. Todas las habitaciones son suites y cuenta con zona wellness y spa.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie