Huesca: enamorarse del Pirineo aragonés

Los amantes de los paisajes de montaña tienen una cita ineludible en el valle del río Ara. Resulta un disfrute para los sentidos remontar su curso y el del Arazas, su afluente, para descubrir a su paso pueblos medievales, bosques frondosos y cascadas espectaculares. El itinerario finaliza a lo grande bajo las cumbres que rodean los valles glaciares de Bujaruelo y Ordesa

Huesca
Por Enrique del Rivero

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

En el alto Aragón, al norte de Huesca y a los pies del Viñamala, una de las principales cumbres pirenaicas, tiene sus fuentes el río Ara. En sus 70 kilómetros de recorrido atraviesa una de las zonas de montaña más bellas y con mayor biodiversidad del sur del continente europeo. Además, en su cabecera recibe las aguas del Arazas, el río que vertebra el valle de Ordesa, principal protagonista del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Por si todo esto no fuese suficiente, la zona posee los más prestigiosos títulos de protección de la Unesco: Reserva de la Biosfera, Geoparque Mundial y Patrimonio de la Humanidad.

Huesca©GettyImages
El espectacular paisaje del valle de Ordesa desde uno de los miradores de su parte alta.

No hay mejor lugar para comenzar este recorrido por el valle del Ara que junto a su desembocadura en el Cinca. Por algo aquí se fundó Aínsa, la capital del legendario reino de Sobrarbe. Pasear por las estrechas calles de esta villa medieval y asomarse a su triangular y porticada plaza Mayor es retroceder varios siglos en el tiempo. También hay que visitar la iglesia románica de Santa María y disfrutar de las vistas desde su imponente fortaleza.

La carretera N-260, que remonta el serpenteante valle del Ara, nos acerca hasta Boltaña, otra antigua población que ha sabido conservar el sabor medieval. Su extenso caserío, que confluye en una también llamativa plaza Mayor, está cuajado de nobles casonas y presidido por los restos de una fortaleza de origen musulmán. Si el viaje es en verano, nada mejor que descender hasta el río Ara para darnos un baño en la espectacular poza natural de La Gorga. También es buena idea subir por una pintoresca carretera de montaña hasta el aislado pueblo de Morillo de Sampietro, que conserva un buen ejemplo del románico rural de la comarca.

Huesca©GettyImages
Iglesia de San Salvador de Torla, con el majestuoso macizo de Mondarruego a sus espaldas.

Al ir ganando altura, el valle se estrecha y la carretera se abre paso por el boscoso y apretado congosto de Jánovas. Esta garganta lleva el nombre de un pueblo en ruinas convertido en símbolo de la lucha frente a la construcción de un embalse que inundaría la zona. Por suerte, la obra no se consumó y podemos seguir disfrutando de una naturaleza que cada vez se hace más esplendorosa en los numerosos barrancos, cubiertos por frondosos robledales y hayedos, que se abren en las márgenes del valle del Ara. Existe la opción de practicar rafting en las aguas bravas del único río salvaje del Pirineo.

La mayoría de los pueblos ribereños del Ara conservan buenas muestras de la arquitectura popular del Alto Aragón, pero las más señaladas las encontraremos en Fiscal, con su famoso batán de Lacort, y en Asín de Broto, con su esconjuradero. Merecen un alto en el camino Sarvisé, por sus bosques; Broto, por su caserío y el acceso a la cascada de Sorrosal, y Oto, por su torre defensiva y las vistas.

Huesca©Gonzalo Azumendi
La imponente cascada Cola de Caballo, de 54 metros de altura, es la meta de la excursión más clásica por el valle de Ordesa, que acompaña al río Arazas.

Pero, aunque parezca sorprendente, lo que hemos visto hasta ahora es solo un aperitivo de Iglesia de San Salvador de Torla, con el majestuoso macizo de Mondarruego a sus espaldas. A la izquierda, el espectacular paisaje del valle de Ordesa desde uno de los miradores de su parte alta. lo que nos espera al llegar a Torla. Desde esta localidad, puerta de entrada al corazón del Pirineo aragonés, nos encaminamos a dos de los valles más bellos e impactantes del continente europeo. El primero, al que se llega por la desviación que parte del puente de los Navarros, es el de Bujaruelo, por el que el río Ara desciende impetuoso desde su nacimiento. Una pista de montaña permite internarse en este valle de origen glaciar, cubierto por bosques, que tiene como telón de fondo las cumbres, con más de 3000 metros, del macizo del Viñamala, paraíso para la fauna pirenaica. Sorprende que por estos solitarios parajes de montaña pegados a Francia discurra un antiguo ramal del Camino de Santiago.

Para entrar en el valle de Ordesa, que desde hace más de 100 años es parque nacional, hay que regresar hasta el puente de los Navarros para remontar el curso del río Arazas. Es imposible resumir en pocas palabras todos los alicientes paisajísticos y naturales que encierra este famoso rincón del Pirineo aragonés. Además de por sus impactantes relieves glaciares, sus bosques infinitos y su rica biodiversidad, destaca por su rosario de cascadas y su red de senderos. El más conocido y apto para cualquier caminante es el que recorre todo el valle hasta la cascada Cola de Caballo y el circo de Soaso, presidido por el mítico Monte Perdido.

Huesca©Gonzalo Azumendi

No dejes de...

Recorrer el Valle de Vió. Antes de llegar al cañón de Añisclo (en la imagen), rincón imprescindible del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, hay que pasar por el bosque de la Pardina del Señor, uno de los más bellos de Europa por el contraste otoñal de sus variados árboles caducifolios, y por el pueblo de Fanlo y sus casas torreadas. Para completar el recorrido y regresar hasta Aínsa solo queda seguir el curso del río Cinca parando en Laspuña, en cuyo Museo de las Navatas y de la Madera conocerás de primera mano la historia de los navateros, que con sus rústicas embarcaciones transportaban por el río la madera de los bosques pirenaicos.

Guía práctica

Guía práctica

Huesca©Gonzalo Azumendi
Cómo llegar

Aínsa se encuentra a 100 kilómetros de Huesca. Desde esta localidad y remontando el curso del río Ara, la N-260 ejerce de eje pirenaico.

Qué ver

Aínsa. En esta localidad que ha sabido conservar todo el encanto de villa medieval, no hay que perderse su porticada plaza Mayor y la iglesia románica de Santa María. Visitas guiadas en: villadeainsa.com/visitas-guiadas. Boltaña. Posee un bien conservado casco antiguo, en el que visitar la colegiata de San Pedro y las ruinas de su castillo. En los alrededores podemos conocer el pueblo de Morillo de Sampietro, bañarnos en la poza de La Gorga y cruzar el medieval puente de Moscarales. Jánovas. A este despoblado pueblo se accede por un monumental puente colgante de 1881. Rafting. Aguas Blancas (aguasblancas.com) y Agua y Nieve (aguaynieve.com) organizan esta actividad en las bravas aguas del río Ara, de abril a julio. Arquitectura popular. Buenas muestras en Fiscal, donde se conserva la portada románica de Jánovas y un batán (conjunto hidráulico) procedente de Lacort. En Broto sobresale la torre de la Cárcel y la Casa del Valle; en Oto, la casona de Don Jorge, y Asín de Oto posee el único esconjuradero del valle, construcción tradicional destinada a rituales. Torla. Es la puerta de acceso a los valles de Bujaruelo y Ordesa. Por el primero se puede llegar hasta las fuentes del río Ara y disfrutar del encanto jacobeo de San Nicolás de Bujaruelo. El valle de Ordesa está repleto de alicientes: cascadas de Arripas, La Cueva y Cola de Caballo, faja de Palay, circo de Soaso y, para los más montañeros, la ascensión al Monte Perdido.

Dónde dormir

Barceló Monasterio de Boltaña (Boltaña, barcelo.com). Ocupa un antiguo monasterio del siglo XII rodeado de un magnífico paisaje. Silken Ordesa (Torla, hoteles-silken.com). Construcción típica de montaña con spa, a 500 metros de la entrada al parque nacional. Edelweiss (Torla, edelweisshotelordesa.es). Hotel de ambiente montañero y familiar desde el que se disfruta de muy buenas panorámicas de las montañas.

Dónde comer

Callizo (Aínsa, restaurantecallizo.es). Acaba de entrar en el universo Michelin. Su propuesta: una cocina técnica y emocional de montaña donde priman los productos locales. Casa Coronel (Boltaña, restaurantecasacoronel.com). Menús con un toque creativo. El Duende (Torla, restauranteelduende.com). Carta basada en los productos de la comarca.

Más información

Turismo de Aragón, turismodearagon.com


Más sobre