Myanmar: la ciudad de los sueños imperiales

Visitar la que fuera capital de Birmania antes de la invasión británica supone un viaje al pasado más imperial del país. Por sus alrededores esperan otras antiguas ciudades históricas, pero también paisajes casi oníricos: coloridos mercados, campos de arroz, aldeas escondidas, templos dorados y tesoros con récord, como el puente de teca más antiguo del mundo

Myanmar
Por Olga Moya

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Mandalay, la segunda ciudad más grande del país, supone el punto de partida de esta ruta cuyos meandros abrazan antiguas construcciones, cautivadoras comunidades y paisajes casi oníricos. La que fuera capital del Imperio birmano antes de la invasión británica emerge de una gran llanura fragmentada en dos por el río Ayeyarwady. Para hacerse una idea de la ciudad, conviene ascender los 1729 escalones hasta Mandalay Hill, la colina a 240 metros de altura convertida en un importante lugar de peregrinaje budista, desde hace más de dos siglos, gracias a las reliquias de tres huesos de Buda. Su silueta cubierta de pagodas, con el Palacio Real y el impresionante foso a sus pies, evoca imágenes de épocas pasadas.

Myanmar©GettyImages
Pagodas en Mandalay Hill, con vistas espectaculares.

Además del Palacio Real, trasladado desde Amarapura hasta su enclave actual, la pagoda de Kuthodaw merece una visita. En sus explanadas, 729 monolitos se levantan como enormes tirabuzones de nata que, a su vez, albergan otras tantas lápidas de mármol con el canon budista grabado. Es el libro más grande del mundo escrito en piedra.

La cercana Amarapura, a 15 kilómetros al sur, fue en su día sede de reyes y hoy lo es de los mejores artesanos de Myanmar, que trabajan allí bordando tapices, fundiendo bronce, tejiendo seda o tallando teca. A las afueras de la ciudad, el puente U Bein, una singular estructura de 1850, con 1,2 kilómetros de longitud, es el puente de teca más antiguo del mundo y, en su momento, llegó a ser también el más largo.

Myanmar©Danita Delimont
Myanmar©Marco Bottigelli
Arriba, Atardecer en el puente U Bein, sobre el lago Taungthaman. Sobre estas líneas, una mujer mira la pagoda incompleta de Pahtodawgyi, en Amarapura.

Próxima a Amarapura queda Sagaing, cuyo período como capital regia fue de solo cuatro años, pero su importancia radica en que se erigió como centro intelectual de las tradiciones budistas. Dominada por cerros llenos de estupas blancas y doradas, resulta aconsejable visitar el monasterio-cueva de Tilawkaguru, decorado con algunas de las pinturas rupestres mejor conservadas del país.

Inwa, otra de las antiguas capitales del Imperio birmano y ubicada en una isla entre los ríos Ayeyarwady y Myitnge, cuenta con diversos lugares de interés, empezando por sus monasterios de Bagaya y de Maha Aungmye Bonzan, o estupas como la de Yadana Hsemee, con un gran buda en posición de loto.

Myanmar©Boisvieux Christophe
Monje budista tocando la campana del templo inacabado de Mingun, considerada como la campana colgante de bronce más grande del mundo.

Un corto viaje en barco río arriba desde Mandalay, a través del hábitat de delfines Ayeyarwady, en peligro de extinción, lleva a Mingun y a su enorme templo inacabado del siglo xviii. Si se hubiera completado, habría sido el más grande del mundo. Aquellos que buscan escapar del calor de las llanuras centrales, a 70 kilómetros al este de Mandalay encontrarán Pyin Oo Lwin, la que fue la capital estival británica, en la que se ven cabañas de época colonial y podemos alquilar un carruaje de caballos para visitar el Jardín Botánico Nacional Kandawgyi.

Y para una inmersión en la colorida vida de las etnias del país, 140 kilómetros más allá espera Hsipaw, corazón del estado de la minoría étnica shan, donde visitar el palacio Shan o hacer una excursión por las tierras que discurren entre campos de arroz, plantaciones de té, cascadas e incluso paseos en bote por el río.

Myanmar©Aliaksandr Mazurkevich
Una imagen del impresionante viaducto Gokteik.

No dejes de...

Recorrer el impresionante viaducto Gokteik. Cuando los ingleses lo construyeron en 1903, era el segundo más alto del mundo. Toma el tren de Pyin Oo Lwin a Hsipaw (o viceversa) y vive una experiencia inolvidable a través de la jungla birmana: paradas en lugares estratégicos, vendedores ambulantes, aldeanos y niños que salen al encuentro del tren blandiendo la mejor de sus sonrisas. Los vagones se mecen de lado a lado con un vaivén más propio de un barco que de un tren. Para obtener las mejores vistas sobre el viaducto, de 689 metros, conviene sentarse al lado derecho si se viaja de Hsipaw a Pyin Oo Lwin.

Guía práctica

Guía práctica

Myanmar©GettyImages
Cuándo ir

La mejor época para viajar a Myanmar es de diciembre a abril, no llueve y el calor no es excesivo. Una festividad muy colorida en la región de Sagaing es el Naga New Year Festival, la bienvenida al año nuevo, que tiene lugar en el mes de enero.

Cómo llegar

Mandalay dispone de aeropuerto propio, pero son pocos los vuelos internacionales que operan rutas con destino a esta ciudad. Lo más recomendable es volar a Yangon con Qatar Airways y enlazar desde la capital a Mandalay con los vuelos operados por Air Bagan, Air Mandalay o Myanmar Airways. Tarannà (taranna.com) ofrece itinerarios privados que además de esta ruta incluyen Bagan y el lago Inle, dos must del país.

Cómo moverse

Salvo para el tramo en tren entre Hsipaw y Pyin Oo Lwin, es conveniente alquilar un coche con conductor que agilizará los desplazamientos alrededor de Mandalay. En cualquier hotel podrán reservarnos este servicio en caso de que no se viaje con el circuito contratado de antemano.

Dónde dormir

Debido a las décadas de aislamiento del país, los alojamientos en Myanmar suelen ser algo más modestos que los de sus países vecinos. En Mandalay está Mercure Mandalay Hill Resort (all.accor.com), con exuberantes jardines al pie de Mandalay Hill y hermosas vistas. Aquellos que prefieran el concepto boutique, encontrarán en el hotel Red Canal (hotelredcanal.com) su particular oasis de paz. En Hsipaw, Mr Charles River View Lodge (mrcharleshotel.com), con una ubicación privilegiada frente al río, brinda la oportunidad de experimentar el día a día de las aldeas shan tradicionales.

Dónde comer

Con influencias chinas, indias y tailandesas, la gastronomía birmana es una amalgama de sabrosos condimentos para paladares fuertes. En Pyin Oo Lwin la mejor opción es el entorno elegante pero informal de Lake Front Feel (feelrestaurants.com). En Hsipaw, Kumudra Hill Mountain View (kumudrahill.com) dispone de un apacible restaurante en la azotea ideal para tomar un cóctel o disfrutar de una interesante selección de recetas orientales y occidentales.

Más información

Turismo de Myanmar, tourismmyanmar.org


Más sobre