República Checa: lección de arquitectura

Fortalezas medievales, viviendas de estilo Bauhaus, cascos urbanos monumentales, travesías en barco por ríos subterráneos y los cañones del Karst de Moravia aguardan en esta ruta en coche desde Brno hasta Olomouc. Uno de los recorridos más originales y auténticos de Europa Central

República Checa
Por David Granda

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Una ciudad como Brno, que se encuentra en plena ruta que conecta las capitales históricas de Praga, Viena y Budapest, tiene poco margen para brillar. Y sin embargo lo hace. Se puede parar en la capital morava solo para seguir la pista a dos de los mejores escritores del siglo xx, Milan Kundera y Bohumil Hrabal, que nacieron aquí (el primero, en el barrio de Královo Pole, y Hrabal, en Židenice). O para visitar la Villa Tugendhat, una de las viviendas más sofisticadas de la historia de la arquitectura, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El arquitecto alemán Mies van der Rohe, fiel representante de la escuela Bauhaus, la construyó en 1927 para la familia de industriales textiles Fritz y Grete Tugendhat, y, restaurada hace una década, está abierta al público. En la pendiente de la colina Petrov, desde su amplio ventanal acristalado se distingue el perfil medieval de la fortaleza de Špilberk, el castillo que defendió a la ciudad de las invasiones húngaras, suecas y prusianas; o la colosal catedral de San Pedro y San Pablo, levantada sobre una vieja iglesia románica.

República Checa©Libor Svacek
A cinco kilómetros de Moravia, la ciudad está el complejo de peregrinación de la colina Svatý Kopeček.

Desde Brno podemos seguir un itinerario en coche al interior de Moravia. Al norte, en menos de una hora, llegaremos al Karst de Moravia, una región calcárea de paisajes subterráneos únicos, las catacumbas naturales de Europa Central. Su sistema de grutas y cavidades esconde más de mil cavernas y forma una reserva natural protegida para explorar. Las cuevas más populares son las de Punkevní jeskyně, en las que el río subterráneo Punkva se navega en barco y la travesía conduce al accidente geográfico más importante de la República Checa, el abismo de Macocha, un cañón de 138 metros de profundidad.

De nuevo en la superficie, a hora y media por carretera se halla la ciudad universitaria de Olomouc, que tiene una población de 20.000 estudiantes (dos de cada diez habitantes son universitarios), 300 bares y el segundo casco histórico monumental del país, tras el de la capital de la República Checa. Olomouc es la antigua capital de la región, y se puede pasar la tarde en un cineclub que programa películas independientes como el Metropol, o en el Palacio Arzobispal, aún hoy residencia de los obispos, donde el joven archiduque Francisco José fue proclamado emperador en 1848. Eran tiempos convulsos. En un balcón de la primera planta del palacio había abdicado poco antes Fernando I de Austria.

República Checa©Libor Svacek
Olomouc fue el principal centro religioso de Moravia, del que dan testimonio numerosos monumentos, como la imponente columna barroca de la Santísima Trinidad, tan grande que hasta acoge en ella una capilla.

Otro residente ocasional en Olomouc fue Mozart, que en 1767 llegó con su madre y su hermana huyendo de una epidemia de viruela que asolaba Viena. Tenía once años y no perdió el tiempo: en su breve estancia compuso la Sexta Sinfonía. En sus paseos por el casco viejo vería el monumento más importante de Olomouc, la columna de la Santísima Trinidad del arquitecto Václav Render, inaugurada solo unos años antes, en 1754, en la plaza Alta. Se trata del conjunto de esculturas barrocas más grande de Europa Central. En la misma plaza, la columna mariana comparte protagonismo con el reloj astronómico situado en la fachada norte del ayuntamiento.

República Checa©Michele Falzone
Sobre la colina de Petrov, en el centro de la ciudad de Brno, se levanta la colosal catedral de San Pedro y San Pablo, sobre una vieja iglesia románica y con sus dos torres de 84 metros de altura.

La última parada del viaje es Kroměříž, a 50 kilómetros de Olomouc, una pequeña ciudad de 30.000 habitantes bendecida por el barroco, de gran importancia histórica. Fundada en el siglo xiii como residencia de verano de los arzobispos de Olomouc, la ciudad vieja fue destruida en el siglo xviii, durante la guerra de los Treinta Años, momento en el que los príncipes-obispos de Olomouc decidieron reconstruirla a lo grande. Los arquitectos italianos acabaron con lo poco que quedaba en pie del Medievo, pero construyeron un palacio barroco majestuoso. Además del Palacio Arzobispal, también son Patrimonio Mundial de la Unesco los jardines versallescos que se extienden hasta el río Morava.

República Checa©GettyImages
República Checa©Libor Svacek
Por su impresionante arquitectura y belleza, el monumental Palacio Arzobispal de Kroměříž y los preciosos jardines que se extienden a su alrededor son Patrimonio Mundial de la Unesco. A ellos se suma un pintoresco centro histórico con casas burguesas abovedadas, que hacen de esta ciudad una de las más bonitas de la República Checa.

No dejes de...

Llegar a Mikulov. En la frontera con Austria, a 60 kilómetros de Brno y entre paisajes de viñedos, se distingue la silueta imponente de su palacio barroco, en lo alto de una roca. Esta pequeña ciudad medieval que floreció en torno a su elegante fortaleza, hoy lo hace gracias a sus numerosas bodegas. En el palacio, donde estuvo alojado Napoleón, además de una biblioteca centenaria y un jardín aristocrático se exhibe una exposición permanente dedicada… al vino.

Guía práctica

Guía práctica

República Checa©Alamy Stock Photo
Una de las cuevas del Karst de Moravia, la región calcárea en la que se localiza el abismo de Macocha.
Cuándo ir

Entre mayo y octubre son los meses más adecuados para recorrer Moravia, cuando los días son largos, hay mayor número de horas de luz y el tiempo es más agradable. El resto del año, Olomouc exhibe en toda su plenitud su animada vida universitaria.

Cómo llegar

No hay vuelos directos al aeropuerto de BrnoTuřany desde España, Ryanair lo hace con escala. Otra buena opción es volar a la capital checa (a 200 kilómetros de Brno) con Iberia y una vez allí cubrir el trayecto en coche. Logitravel (logitravel.com) ofrece viajes de ocho días a tu aire por Moravia del Sur, con vuelos y coche de alquiler, desde 1400 €. También Travelkids (travelkids.es), touroperador especializado en viajes en familia.

Cómo moverse

La opción más útil es alquilar un coche en los aeropuertos de Praga y Brno. Para circular en las autopistas de la República Checa es necesario una viñeta o tasa (se compra en edalnice.cz) que cuesta unos 11 €, válida para diez días, en caso de que no la incluya el seguro del coche alquilado.

Dónde dormir

En la capital morava, la opción más distinguida es el Grandezza Hotel Luxury Palace (grandezzahotel.com), en pleno centro histórico y un símbolo de Brno. En Olomouc, el Hotel Alley (hotel-alley.com) se halla junto al parque Bezručovy y el jardín botánico. Sin salir del centro, el Long Story Short (longstoryshort.cz) es una alternativa con una atmósfera más artística. Por su diseño y trabajo en equipo con los productores locales es uno de los espacios más originales de la ciudad.

Dónde comer

En Brno, Jakoby (restauracejakoby.cz), con una amplia terraza y un ambiente moderno y elegante, es un restaurante o restaurace con un menú especializado en productos de temporada, frescos y de proximidad, y una buena carta de vinos moravos. En una de las plazas principales del casco viejo de Olomouc, Hanácká Hospoda (hanackahospoda. com) ofrece un menú clásico moravo, sobre todo caza. Por supuesto, cuando se viaja a Moravia hay que visitar una cervecería tradicional, como Pivovar Chomout (pivochomout.cz), que es joven y no se encuentra dentro de Olomouc, pero es, sin duda, con sus diferentes cervezas de elaboración artesanal, una de las mejores. En Kroměříž hay que disfrutar de la cocina tradicional y del menú cervecero de Radniční Sklípek (rs-kromeriz.cz).

Más información

Turismo República Checa, czechtourism.com


Más sobre