La Gomera, la última escala de Cristóbal Colón

Esta isla parece un continente en miniatura, presidido por la belleza jurásica del Parque Nacional de Garajonay, que en 2021 cumple 40 años desde su constitución. El lugar en el que el navegante arribó antes de descubrir América está poblado por crestas, barrancos, bosques de laurisilva y playas de arena negra. Un recorrido por su orografía abre los ojos a los tesoros de este territorio tan rico como diverso

La Gomera
Por Noelia Ferreiro

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Fue el arte de la necesidad el que llevó a los habitantes de La Gomera a crear un sistema de comunicación único en el mundo. Un lenguaje a base de silbidos, con el que se han transmitido avisos, recados o mensajes de amor salvando las largas distancias del terreno quebrado. Hoy el silbo gomero, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, no solo es una herencia ancestral que hasta los niños estudian como materia escolar, también es la manera de entender la aspereza de esta isla pequeña y redondita, orillada contra Tenerife. Una isla que debe a su singular orografía sus señas de identidad. Para entender su perfil, imaginemos que es como un exprimidor de naranjas, arañado por cientos de barrancos. Arriba, sobre la meseta central, estaría el Alto de Garajonay que, con sus 1475 metros, es el punto más elevado. Hacia abajo lo que queda son acantilados, roques y degolladas, valles donde crecen los plátanos e insólitos bosques milenarios sumidos en la niebla y la leyenda.

La Gomera©Saul Santos
El bosque de cuento de El Cedro, con sus árboles recubiertos de musgo y líquenes y el continuo f luir del agua acompañando el paseo por él.

La visita a La Gomera, que fue la última escala de Cristóbal Colón antes de cruzar el Atlántico, comienza en San Sebastián, la capital, donde el descubridor se aprovisionó del agua con la que, meses después, bautizaría a América. Una villa (como la llaman los gomeros) con un cuidado casco histórico de sabor colonial, en el que seguir el rastro colombino. Pero en esta isla, que es toda ella Reserva de la Biosfera, la naturaleza es el más portentoso monumento. Garajonay es la joya de la corona, y este año cumple cuatro décadas desde su constitución como parque nacional. Una impresionante reserva de laurisilva, la más extensa y mejor conservada que se conoce, cuyo nombre hace honor a una romántica leyenda: dos amantes, Gara y Jonay, cuyas familias obligan a romper su unión, deciden morir en estos pagos atravesándose con una estaca.

Musgos, líquenes, helechos, aceviños…, y así hasta cuarenta especies alfombran los fondos del bosque de Garajonay, que se remonta al Terciario, hace millones de años, y que está atravesado por una extensa red de caminos, incluida la subida al Alto, donde las vistas son fabulosas.

La Gomera©Saul Santos
La singular Montaña El Cepo, conocida popularmente como Montaña Roja, a pocos kilómetros de Agulo.

Más modesto, pero no menos valioso, es el Parque Natural de Majona, al noreste, con su bonito bosque de tabaibas, y la Reserva Natural de Benchijigua, en el interior, con un fotogénico gigante, el Roque de Agando, al que solo los más osados se atreven a escalar. La ruta ha de continuar por el valle de Hermigua, considerado por los científicos como el lugar con el mejor clima del mundo. En esta tierra fértil, repleta de plátanos y regada por las aguas del paraje de El Cedro, se esconde Agulo, el pueblo más pintoresco de la isla, asentado sobre un anfiteatro rocoso por el que fluyen las cascadas. El paseo por su casco urbano resulta muy agradecido, aunque más aún es acercarse hasta el mirador de Abrante, el más impactante del archipiélago, bajo el que se despliega un laberinto de barrancos y laderas tapizadas de laurisilva. Al fondo aparece Tenerife con el Teide como un centinela.

La Gomera©Saul Santos
Un corto paseo con vistas a las montañas y al océano conducen hasta la arena volcánica de la playa del Inglés, en Valle Gran Rey, la favorita de los hippies desde los años setenta del pasado siglo.

Queda entonces adentrarse por Valle Gran Rey, en el oeste, para entregarse al turismo de playa. Aquí encontramos una costa tranquila, con íntimas calas de arena negra, como el Charco del Conde, o amplias playas, como La Puntilla y La Calera, flanqueadas por un paseo marítimo con restaurantes, o la más salvaje Vueltas, recogida bajo las faldas de una montaña. Así llegamos a los dos bucólicos pueblos del extremo sur: Alajeró y Playa de Santiago. Por el camino, siempre entre quebradas vertiginosas, no faltarán las palmeras, de cuyo guarapo (o sabia) se extrae una insólita miel.

La Gomera©AWL Images
La Gomera©Saul Santos
En medio de un gran parque de San Sebastián de La Gomera, la Torre del Conde no solo es una de las pocas fortificaciones medievales del archipiélago, también el edificio más antiguo de la isla.

No dejes de...

Descubrir el Acantilado de los Órganos. Situado en la costa norte del municipio de Vallehermoso, emula, como indica su nombre, a un órgano de catedral. Es una impresionante formación basáltica de 200 metros de ancho por 80 de alto, trazada por tubos de lava que descienden hasta las aguas. Accesible solo por mar, esta joya declarada monumento natural sorprende por su belleza y por cómo retumba en ella con empeño musical el estruendo de las olas.

Guía práctica

Guía práctica

La Gomera©Saul Santos
Cómo llegar

La puerta de entrada a La Gomera suele ser a través de Tenerife. Una vez aquí, los transbordadores de Fred Olsen y Naviera Armas cubren el trayecto (una hora) entre el puerto de Los Cristianos y San Sebastián de La Gomera. Aún más corto (media hora) es el trayecto en avión, que se puede hacer con Binter desde Tenerife y otras islas canarias. B The Travel Brand (bthetravelbrand. com) ofrece viajes a la isla de vuelo más hotel, cinco días y cuatro noches, a partir de 475 €.

Qué ver

San Sebastián de la Gomera. En la capital se puede seguir el rastro de Cristóbal Colón en la Torre del Conde, donde se cuenta que el navegante tuvo un idilio con Beatriz de Bobadilla. Y después seguir por la Casa de la Aguada (plaza de la Constitución, 1), de cuyo pozo abasteció a sus carabelas. Ambas abren de lunes a viernes (museos.lagomera.es). La ruta continúa en la iglesia de la Asunción (Real, 24), donde rezó antes de zarpar al Nuevo Mundo. Parque Nacional de Garajonay. Para visitar el gran tesoro de la isla conviene pasar por el Centro de Interpretación Juego de Bolas (gobiernodecanarias.org/parquesnacionales), situado en La Palmita, Agulo, para recabar información sobre la red de senderos. Mirador de Abrante. En la carretera del Mirador, Agulo, se accede a través del restaurante.

Dónde dormir

Hotel Jardín Tecina (Playa de Santiago, jardin-tecina.com). Recrea una especie de pueblo blanco emplazado sobre un acantilado y en medio de un jardín botánico. Sus habitaciones tienen terrazas con vistas al mar. Parador de La Gomera (San Sebastián, parador.es). Edificio de arquitectura canaria con unos frondosos jardines y la mejor panorámica del Teide. Hotel Ibo Alfaro (Hermigua, hotel-gomera.com). Antigua casa señorial con vistas al Atlántico.

Dónde comer

Torre del Conde (San Sebastián, hoteltorredelconde.es). Menú típico de la isla en este restaurante de hotel. Laguna Grande (Parque Nacional de Garajonay). En el corazón del parque, en el área recreativa del mismo nombre, donde recobrar fuerzas con un rico plato de cuchara. En Tasca Enyesque (Playa de Santiago, tel. 822 14 98 21). Su chef Iván González reinterpreta la gastronomía canaria. La Montaña-Casa Efigenia (Las Hayas, efigenialagomera.com). En su mesa triunfan los platos de siempre, como el puchero y el almogrote (paté de queso ligeramente picante).

Más información

Turismo de La Gomera, lagomera.travel


Más sobre