Portugal: de mirador en mirador frente al Atlántico

La isla de Madeira parece diseñada para ser contemplada, vivir el ecoturismo y la aventura. Por eso cuenta con un gran abanico de miradores desde los que disfrutar de su costa acantilada. Sus frondosos bosques de laurisilva, Patrimonio Mundial, sus levadas o senderos para recorrer a pie o en bicicleta y sus hermosas poblaciones conquistan de inmediato. Una ruta desde Funchal, la capital, hasta Santana, recorre los rincones imprescindibles del ‘mejor destino insular de Europa’

Portugal HOLA VIAJES

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

En Madeira todo empieza en Funchal, la capital de esta preciosa isla a la que uno se va aproximando, si es de noche, con la sensación de aterrizar en medio de un belén, rodeada como está de un anfiteatro de verdes colinas salpicadas de luces y con sus barrios ascendiendo por las laderas desde el mar al interior. Funchal se empieza a descubrir de abajo arriba. A lo largo de la animada Avenida do Mar concentra su vida social y cultural. Aquí está la zona histórica y la Sé (la catedral), el Mercado dos Lavradores, la artística rua Santa Maria y los fuertes militares de São Tiago y Nossa Senhora da Conceição, que en otro tiempo defendían el puerto y hoy acogen restaurantes y centros de arte con vistas espectaculares al atardecer.

Portugal HOLA VIAJES©AWL Images
La pedregosa playa de Faial escoltada por altos acantilados.

También insuperable es la perspectiva que ofrece el teleférico que sube al barrio de Monte. Cuatro kilómetros disfrutando de una panorámica que va ganando en belleza y amplitud a medida que la cabina se aproxima a los jardines tropicales Monte Palace.

Si divertido es el ascenso a las alturas de Funchal, no lo es menos el descenso por sus calles en cuesta en unos típicos carros de cesto que se deslizan empujados por dos carreiros. Como entretenida resulta la experiencia de subirse a un catamarán en el puerto y salir a avistar delfines y ballenas en las aguas del Atlántico. Ya en coche, iniciaremos la ruta que irá desvelando el valioso mosaico vegetal y natural de Madeira. Un buen comienzo es el mirador de Eira do Serrado, en el cráter de un extinguido volcán y sobre la pedanía de Curral das Freiras. Luego será la carretera ER103, que cruza la isla de norte a sur por el montañoso macizo central, el hilo conductor del recorrido.

Portugal HOLA VIAJES©AWL Images
Contemplando el atardecer desde el pico del Arieiro, una de las cumbres más altas del archipiélago.

Dejando atrás la histórica Quinta Jardins do Imperador, la carretera empieza a culebrear antes de llegar al pico Alto, en el Parque Ecológico de Funchal. Un valioso espacio con bellas caminatas que discurren por esos antiguos canales (levadas) que hace siglos transportaban agua y hoy forman una red de senderos de 3000 kilómetros.

La ruta avanza y pronto surge el desvío hacia el pico del Arieiro, al que podemos llegar en coche para ver sus vistas, y luego, si apetece, seguir a pie por el sendero que sube al Ruivo, el techo de la isla. Entretenidos en un constante sube y baja alcanzaremos el Parque Natural do Ribeiro Frío, cubierto en buena parte por esos verdes paisajes de naturaleza primigenia que son los bosques de laurisilva, Patrimonio de la Humanidad. Para observarlos en toda su magnitud, ningún lugar mejor que el mirador dos Balcões, asomado al profundo valle de Ribeira da Metade.

Portugal HOLA VIAJES©Carlos R. Zapata
El punto de partida de la levada do Caldeirão Verde es el refugio de Queimadas, que mantiene las características arquitectónicas de las antiguas casas de Santana, con su tejado de paja.

La carretera se va aproximando al mar al llegar al pueblo de Faial, conocido por su fortín con cañones, la faja do Mar y sus miradouros do Guindaste o de Penha D’Aguia. Unos kilómetros más adelante está Santana, a la que muchos se acercan para descubrir sus tradicionales y coloridas cabañas triangulares con tejados de paja hasta el suelo, y otros tantos para caminar por la levada do Caldeirão Verde o coronar el pico Ruivo.

Portugal HOLA VIAJES©AWL Images
Portugal HOLA VIAJES©Carlos R. Zapata
De día o, más tranquilo, a la hora del crepúsculo, el paseo por las callejuelas empedradas del casco antiguo de Funchal pasa por la Sé (la catedral), de estilo manuelino y concluida hace más de cinco siglos; fue la primera iglesia construida fuera del continente europeo. Abajo, uno de los rincones de los jardines tropicales Monte Palace, buena muestra de ese vergel en medio del océano que es Madeira, y a los que se accede en teleférico desde el puerto.

A partir de Santana y hasta el final de la ruta, la abrupta costa es una sucesión de excepcionales balcones sobre el Atlántico: la Ponta do Clérigo, el mirador do Curtado, el de Rocha do Navio, también con un teleférico que deja a los pies de los acantilados tras un breve pero emocionante viaje entre bancales...

El recorrido llega a su fin en el punto más al norte de la isla, São Jorge, donde se ven antiguos molinos de azúcar de caña frente al mar, una de las mayores colecciones de rosales en la Quinta do Arco, viñedos de malvasía y, cómo no, muchos otros miradores de vistas infinitas sobre un océano azul cobalto.

Portugal HOLA VIAJES©AWL Images

No dejes de... Descubrir Porto Santo

La gran playa de arena de Madeira no está en la isla principal, sino en la más pequeña de las habitadas del archipiélago, a la que llegaremos desde Funchal en ferri o en avión. Además del magnífico arenal de nueve kilómetros y propiedades terapéuticas, en esta isla sostenible hay que descubrir la casa donde vivió Colón en Vila Valeria, asomarse ­a los miradores de Portela y de las Flores y hacer una ruta en kayak por los islotes cercanos.

Guía práctica

Portugal HOLA VIAJES©AWL Images
Cuándo ir

Gracias a sus temperaturas primaverales durante todo el año, cualquier momento es bueno para disfrutar de esta isla en medio del Atlántico.

Cómo llegar

Iberia y Tap Portugal vuelan desde diferentes ciudades españolas a Funchal vía Lisboa u Oporto; en momentos puntuales la primera también sin escalas. Gracias al programa Portugal stopover de la aerolínea local, se puede disfrutar de una parada (entre una y cinco noches) en una de estas dos ciudades a la ida o la vuelta sin costes aéreos adicionales. PORTUGAL TOURS (portugal-tours.com) organiza viajes a Madeira de cinco días a partir de 469 € y también a medida.

Cómo moverse

Durante la estancia, lo más recomendable es alquilar un coche para hacer la ruta con total libertad. También resulta cómodo contratar excursiones en todoterreno con empresas como MOUNTAIN EXPEDITIONS (mex.pt).

Dónde dormir

En Funchal, el elegante BELMOND REID’S PALACE (reidspalace.grandluxuryhotels.com) es toda una institución, el preferido por aristócratas y artistas desde hace más de un siglo. Rodeado de jardines y sobre un acantilado, cuenta con spa, el restaurante William, con estrella Michelin, y todo tipo de instalaciones deportivas. Ambiente refinado también el de QUINTA DAS MALVAS (quintasantaluzia.com), una casa histórica con seis habitaciones. Y de diseño contemporáneo, THE VINE HOTEL (hotelthevine.com), con restaurante fusión, piscina infinita y spa de vinoterapia. Y para aficionados al fútbol, PESTANA CR7 FUNCHAL (pestanacr7.com), el hotel de Cristiano Ronaldo. A cinco minutos de Santana está QUINTA DO FURÃO (quintadofurao.com), rodeado de viñedos.

Dónde comer

Por su condición portuguesa e insular, la cocina de Madeira es variada y de amplia riqueza pesquera. Célebres son los vinos –también la poncha, la bebida típica– y exquisitas sus frutas tropicales. En Funchal, el restaurante del DESIGN CENTRE NINI ANDRADE SILVA (ninidesigncentre.com/en), situado en el fuerte de Nossa Senhora de Conceição, es un lugar único por su arquitectura y sus vistas. También en la capital de la isla está O CALHAU, el restaurante del Sé Boutique Hotel (seboutiquehotel.com), y CASAL DA PENHA (casaldapenha.com), de cocina sencilla pero auténtica.

Más información

TURISMO DE MADEIRA, visitmadeira.pt





Más sobre