Precioso jardín repleto de flores en el Palacio de Viana, Córdoba

DEL 3 AL 16 DE MAYO

De patio en patio por las floridas calles de Córdoba

Entre paredes encaladas y macetas rebosantes de flores se concentra la esencia del gran orgullo cordobés. Sus patios son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y una de las experiencias que nadie quiere perderse cuando visita la ciudad. La fiesta dedicada a ellos celebra 100 años de historia.

por CRISTINA FERNÁNDEZ

Llega el tan esperado mes de mayo y en Córdoba las calles explotan de color. La Fiesta de los Patios es su gran fiesta, la que lleva a sus vecinos a lucir sus cuidados patios con más esplendor que nunca. Con alrededor de 276 patios censados, muchos de ellos concentrados entre los barrios de la Judería, del Alcázar Viejo y de San Lorenzo, la ciudad de los omeyas, aquella por cuyo casco histórico brotan verdaderos tesoros patrimoniales, es un constante estímulo visual que podemos ir desvelando a lo largo de una ruta.

VER GALERÍA

UN TRES POR UNO EN MARTÍN DE ROA

Para empaparnos del alma de esta arraigada tradición ponemos rumbo al número 7 de Martín de Roa. Con solo atravesar la reja de entrada, su patio, clara herencia del pasado árabe de la ciudad –con las fachadas de sus casas orientadas hacia el interior–, nos trasladamos a un universo paralelo del que no querremos salir jamás. Para empezar, porque caeremos rendidos ante las miles de flores que decoran las más de 500 macetas y arriates que lucen junto a sus fuentes, lavaderos y pozos, elementos que son parte de esa fusión entre agua, luz y vegetación tan presentes en la época musulmana.

Conquistan también en este patio de vecinos del siglo XVIII sus tejados a varias alturas, una elegante escalera con baranda de hierro, e incluso su disposición en dos plantas, que hacen de él un auténtico museo y el lugar ideal para entender el modo de vida de sus cuidadores, entregados a su mantenimiento cada día del año.

VER GALERÍA

Compartiendo puerta de entrada y zaguán, nos asomamos a otro de los patios más venerados del corazón de Córdoba. Un corredor acodado lleva al número 9 de la calle Martín de Roa, otro universo multicolor en forma de flores de lo más diversas. Es uno de los patios más emblemáticos y tradicionales de Córdoba; de hecho, atesora numerosos premios. El suelo, decorado con los típicos chinos cordobeses que se repiten en la mayor parte de los patios, es de lo más peculiar, como también lo es la galería de vigas con baranda de madera que hay sobre la entrada principal.

Antes de seguir la ruta, ¡un momento!, porque en el número 2 de Martín de Roa está el popularmente conocido como Patio de la Muralla. Se trata de uno de los mejores ejemplos de integración arquitectónica entre pasado y presente. Al contemplar los imponentes restos de la muralla almohade del Alcázar Viejo escondidos en su interior, que datan del 1200, entenderemos las razones por la que es, sin duda alguna, un rincón tan especial.

No te lo pierdas: Dos días en Córdoba con un montón de ideas para vivir su esencia

UN VIAJE AL SIGLO XVI

Apenas un minuto de paseo nos lleva hasta el número 1 de la calle San Basilio, a dos pasos de las Caballerizas Reales de Córdoba. Aquí nos dejamos deslumbrar por su esplendorosa galería en arcos, por sus estancias comunitarias como la cocina o el lavadero –que aún conserva sus dos antiguas pilas–, y por sus más de 600 macetas de color rojo carruaje repletas de buganvillas, geranios y claveles.

Respiramos profundo ese aroma a primavera tan presente en Córdoba durante todo el año y con él nos trasladamos al pasado, pues este idílico patio de estilo barroco, en su origen una casa de vecinos, tiene sus raíces en el siglo XVI.

VER GALERÍA

De nuevo en la calle, quizás apetezca hacer una parada para probar la gastronomía tradicional. Frente por frente se encuentra la Posada del Caballo Andaluz (laposadadelcaballoandaluz.com), una típica casa cordobesa con cinco siglos de historia convertida en restaurante y con un detalle: tiene su propio patio cordobés. Así, rodeados de todo tipo de plantas y flores, descubriremos a qué sabe esta histórica ciudad gracias a exquisiteces como su salmorejo o su pisto cordobés, sus berenjenas fritas con miel de caña o su rabo de toro a la antigua.

No te lo pierdas: Los patios más bonitos de Córdoba, resumidos en el Palacio de Viana

GERANIOS, PALOMARES Y JULIO ROMERO DE TORRES

Avanzamos por Martín de Roa hasta su extremo opuesto, en dirección a la Puerta de Sevilla, en busca de rincones más inspiradores. Y lo encontramos pronto, en Duartas, 2.El cántico de los canarios y jilgueros que asoman tras las jaulas que decoran este patio de arquitectura moderna, nos invita a entrar en él. Atravesando el arco de medio punto que hay tras la puerta de entrada disfrutaremos de esa explosión de color que aquí, también, se hace dueña de la escena. Sin embargo, no solo sus flores y macetas convierten este lugar en un espacio único, también la decoración que la familia propietaria ha elegido para su zaguán, donde luce algún cuadro del gran Julio Romero de Torres. Más cordobés, imposible.

VER GALERÍA

En La Barrera, 1, a solo unos pasos, el azul es el color dominante, de él están pintadas las macetas que decoran las paredes de este patio del siglo XVII, utilizado en su día como cuadra. Una curiosidad heredada de siglos atrás, cuando se coloreaban las paredes de azul para espantar a los insectos.

Como recuerdo de aquel pasado en el que los vecinos cohabitaban con sus animales quedan detalles como un abrevadero, un palomar, e infinidad de utensilios y aparejos como herraduras o argollas utilizadas en las tareas de cuidado del ganado.

No te lo pierdas: ¿Por qué todo el mundo habla de Córdoba en mayo?

LA HISTORIA TRAS LOS PATIOS

Pero, lo que realmente hace especial visitar los patios cordobeses no es solo admirar la belleza que desprenden sus pintorescos rincones, también es conocer su historia. Y si es de la mano de sus dueños, mejor que mejor. Son muchos los propietarios y cuidadores que, orgullosos, gustan de charlar y comentar con el visitante todo aquello que se tercie sobre sus patios.

VER GALERÍA

En Postrera, 28, la charla es con Rafael Córdoba, que continúa cuidando de su pequeño pero espectacular patio con el mismo cariño que durante muchos años lo hizo su tía Adoración. Es este un ejemplo de que el mimo de cada detalle hace que todo brille aún con más fuerza. Se trata, no en vano, de uno de los patios más antiguos de los que participan en el certamen. Data del siglo XVI y aún conserva muchos de los elementos originales, como las vigas de madera del techo o el antiguo pozo, que muestra partes romanas y árabes. Aunque lo que no deja indiferente es la disposición de sus innumerables macetas, que ocupan casi todas las paredes de la fachada sin apenas dejar espacio entre ellas: una postal de lo más peculiar. Y un final más que merecido a nuestra particular ruta por los patios cordobeses.

MUY PRÁCTICO

¿Cuándo visitar los Patios de Córdoba?

La Fiesta de los Patios se celebra en 2021 del 3 al 16 de mayo. En la web: patios.cordoba.es y en turismodecordoba.org se puede encontrar toda la información y un mapa de todos ellos.

VER GALERÍA

¿Cómo visitar los Patios de Córdoba?

Para su visita no es necesario reservar entrada, el acceso es libre y gratuito, en horario de 11.30 a 14 y de 18 a 22 (viernes y sábado hasta las 21 horas). Se proponen 6 rutas por los patios participantes en el certamen que premia el mejor de 2021, además de otros fuera de concurso, que tienen horarios especiales. El Palacio de Viana es un buen resumen de los diferentes estilos que podemos encontrar. Durante la fiesta también se celebran conciertos y espectáculos en el Patio de las Campanas y en el Alcázar de los Reyes Cristianos.

VER GALERÍA

No te lo pierdas: La Mezquita Catedral, más bella a la caída de la noche

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie