Planes por todo lo alto, para los que buscan nuevas perspectivas

Desde dormir en el hotel más alto del mundo a desafiar el vértigo en una pasarela de cristal colgada a casi 1.500 m de altura, volar en globo sobre el onírico paisaje de la Capadocia turca o relajarte en un spa observando Madrid a vista de pájaro. Ahí van un puñado de experiencias como mandan los nuevos tiempos, empeñados en que pongamos nuestra mirada muy arriba.

by hola.com

DORMIR EN EL HOTEL MÁS ALTO DEL MUNDO
Tiene 355 m., 72 plantas y 1.608 habitaciones. Estas son las hechuras del JW Marriott Marquis, las que le convierten en el hotel más alto del mundo. Se encuentra, cómo no, en Dubai, en el distrito financiero de Sheikh Zayed Road, y es un hito en el futurista skyline de la capital del exceso planetario. Todo un complejo de torres gemelas que sobrepasa a otros gigantes como el emblemático Burj Al Arab, con 321 m. y el Rose Rayhaan by Rotana, de 333 m.

VER GALERÍA

CAMINAR POR UNA PASARELA DE CRISTAL SOBRE EL ACANTILADO
Está en el monte chino Tianmen, algo así como la montaña de la puerta celestial. Y es que subirse a esta plataforma de vidrio anclada a la roca que pasa por ser una de las más altas del mundo, colgada como está a 1.430 m., es casi como rozar el cielo. Caminar por sus largos 60 metros de longitud se hace eterno y está reservado a los que buscan soltar adrenalina mientras se admirar las formas geológicas del Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie.

VER GALERÍA

UNA CENA EN LAS ALTURAS
También en Dubai, y en el edificio Burj Khalifa que, con sus 828 metros de altura y 163 pisos, es el rascacielos más alto del mundo, está At.mosphere, el restaurante más alto del mundo. Aquí todo es de nivel, desde su decoración a su propuesta gastronómica, además de su precio, no apto para todos los bolsillos. Pero, sobre todo, su emplazamiento, a 422 metros del suelo una cena adquiere otra dimensión.

VER GALERÍA

SOBREVOLAR EL EVEREST
Una ascensión en una aeronave permite a un puñado de privilegiados sobrevolar el Everest, el techo del mundo, y admirar desde la ventana la colección inacabable de montañas de picos blancos y puntiagudos que forman la cordillera del Himalaya. El espectáculo resulta poderoso a 7.376 m. de altura. Lo organiza la agencia Vista Travels & Tours (vistatravels.com.np).

ESQUIAR EN LA ESTACIÓN TOP
Se llama Gulmarg y se encuentra en el Himalaya, en la India, a 4.000 metros. Inaugurada en 1927, cuenta con el telesilla más alto del mundo, situado a 3.949 metros de altitud. Aunque solo dispone de 5,2 kilómetros de pistas esquiables, su orografía es perfecta para los que quieran experimentar una pendiente casi vertical.

VER GALERÍA

DIVISAR EL SALTO DE AGUA MÁS ALTO DEL MUNDO
El Parque Nacional de Canaima, en Venezuela, es un espectacular edén, pero si por algo es mundialmente famoso es por guardar en sus entrañas el salto Ángel, la catarata más alta del mundo, con cerca de un kilómetro de caída libre, que se derrama atronadora sobre esta porción de la selva venezolana sembrada de 'tepuyes', esas -mesetas elevadas de cima chata y paredes verticales que caracterizan este privilegiado espacio de la selva amazónica declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

VER GALERÍA

RELAJARTE EN UN SPA A 120 METROS DEL SUELO
En el piso 29 de la torre PwC, uno de los cuatro rascacielos que forman el último símbolo arquitectónico, urbanístico y empresarial de Madrid, el Cuatro Torres Business Area, se encuentra este oasis urbano y exclusivo que alberga el lujoso hotel Eurostars Madrid Tower. Si para dejarse mimar son sus masajes, rituales y tratamientos, para quedarse con la boca abierta las vistas, estando como está a 120 metros sobre el suelo.

VER GALERÍA

NADAR EN LA PISCINA MÁS ALTA DEL MUNDO
Si quieres broncearte en esta piscina, te tiene que gustar la altura, porque hay que subir al piso 55 del hotel Marina Bay Sands, en la ciudad de Singapur. Nadar en el borde no es tan arriesgado como parece, porque el agua que se desborda es recogida por una especie de canal, donde es bombeada de nuevo a la piscina. Tiene 150 metros de largo, el tamaño de tres piscinas olímpicas y se apoya sobre las tres torres del hotel más caro del mundo, formando una especie de navío.

VER GALERÍA

UN TOUR EN GLOBO POR CAPADOCIA
Si volar en globo es una experiencia que no hay que dejar de probar, mucho más en este rincón de Turquía, uno de los mejores lugares del mundo para quedarse con este recuerdo imborrrable por su singular paisaje, fruto de un largo proceso de erosión a lo largo de millones de años. Como regalo, la de acercarse volando a la silueta del volcán Erciyes [3.916 m.], la montaña más alta de Asia Menor, un volcán actualmente dormido que es el origen de este paisaje torturado y hermoso de aspecto onírico.

VER GALERÍA

SUBIR A LA TORRE EIFFEL
Más allá de admirar su icónica silueta desde todas las perspectivas, subir a la Torre Eiffel es una de esas cosas imprescindibles que no se pueden dejar de hacer en París. Los 324 metros de su cumbre permiten admirar panorámicas de 360º sobre la ciudad de la luz, pero en el ascenso un montón de alicientes para detenerse, desde deambular a 57 m del suelo por una planta acristalada con la sensación única de caminar por encima del vacío a almorzar, picar o cenar con estilo en alguno de sus restaurantes, cuyas mesas desafían a la gravedad.

MONTARSE EN UNA NORIA GIGANTE
No es la más alta, la superan la High Roller de Las Vegas, que con sus 167 metros de altura ocupa el número 1 en altitud, y también la Singapore Flyer de Singapur, que mide 165. Pero la London Eye es tal vez una de las más conocidas. A los pies del embarcadero, la galáctica noria de Londres asciende hasta 135 metros; un auténtico mirador desde el que se abarcan las descomunales hechuras de la ciudad.

VER GALERÍA

SUBIR EN TELEFÉRICO
El de Mérida, en Venezuela, no solo es el más largo del mundo, también es el más alto. En él se recorren 12,5 kilómetros a una altura de 4.765 m sobre el nivel del mar. Desde allí se tiene la mejor vista para apreciar la ciudad y ver el "gigante dormido", una montaña que tiene forma de la cara de un gigante acostado mirando hacia arriba.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie