Siete playas (más o menos) secretas e insólitas que te sorprenderán

El Charco Azul, en la isla de El Hierro; la cala de Enmedio, en el Parque Natural del Cabo de Gata; las asturianas de Cuevas del Mar y Gulpiyuri, la salvaje de Barrika, en la costa vasca; la mallorquina de Sa Calobra y la infinita de Cofete, en Fuerteventura. Siete arenales muy singulares de España que merecen ser desvelados (aunque no a voces).

by hola.com

Tal vez conozcas alguna o te suenen todas. Unas son curiosas por su entorno, por su ubicación; las hay que están tierra adentro y custodiadas por acantilados. El caso es que todas las que te mostramos las hemos elegido por su singularidad para componer esta galería de fotos fresquitas que apetece ver este caluroso verano.

CHARCO AZUL (EL HIERRO)
Situado en El Golfo, este enclave virgen representa como pocos los caprichos deliciosos de los volcanes. No lo diseñó César Manrique, pero su autor lo ha superado. Es una de las zonas de baño más espectaculares de la menor de las Canarias, un compendio de las múltiples formas que dejó la lava y que regala placenteros baños en sus aguas turquesas protegidas por un roquete del imponente océano.

GULPIYURI (ASTURIAS)
¿Una playa a 100 metros del mar? Sí, en la costa de Llanes se descubre esta playa declarada Monumento Natural que causa perplejidad por su alejamiento del mar, pero también por su tamaño, su característica forma (una especie de semicírculo cerrado por detrás al mar y abierto por delante a los verdes campos) y el hecho de que no sea fácilmente accesible.

BARRIKA (VIZCAYA)
A 25 kilómetros de Bilbao y rodeada de espectaculares acantilados, la playa de Barrika, en el municipio del mismo nombre, es una playa curiosa, y lo es porque desaparece con la marea, lo que exige estar muy atento. Compuesta de arena y piedras, unas escaleras facilitan el acceso a este precioso arenal que se encuentra abierto al mar y es muy frecuentado por surfistas y amantes de la escalada, así como por aficionados al nudismo.

CUEVAS DEL MAR (ASTURIAS)
Las numerosas cavidades talladas a capricho por el oleaje en las paredes rocosas de los acantilados que la rodean definen esta pequeña playa asturiana situada en la desembocadura del río Nueva. Un arenal de cine que sirvió de escenario para el rodaje de la película You´re the one, protagonizada por Lydia Bosch.

COFETE (FUERTEVENTURA)
impresiona tanto por sus dimensiones como por la naturaleza salvaje que la rodea. Son 12 kilómetros de longitud protegidos por el macizo de Jandía, con las montañas más altas de la isla, y que lleva a descubrir, hacia el norte, El Islote, una isla unida a la playa, y hacia el sur, el impresionante Roque del Moro.

CALA DE ENMEDIO (ALMERÍA)
Para llegar a esta cala del Cabo de Gata hay que andar media hora desde Agua Amarga por una senda sencilla, bordada de tomillos, lirios y siemprevivas, que conduce sin pérdida posible hasta la playa perfecta: 130 metros de arena brillante, flanqueados por acantilados cóncavos y extensas plataformas de calizas arrecifales, tan blancos que podrían parecer de hielo si no fuera porque es la esquina más árida y ardiente de la península ibérica.

SA CALOBRA (MALLORCA)
Después de una carretera de 14 kilómetros de curvas y sortear la más famosa de ellas, el Nus de sa Corbata (Nudo de la corbata), se llega, tras cruzar un túnel peatonal, a esta playa de arena, grava y cantos rodados bordeada por acantilados verticales y agrestes donde desemboca el Torrent de Pareis, que atraviesa la sierra Tramontana y ha sido desde siempre fuente de inspiración de numerosos artistas.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie