Pistas para una escapada sibarita a Basilea, una ciudad para caminarla

Pasear por el casco antiguo, probar sus dulces más tentadores, visitar el anfiteatro romano más grande de los Alpes, navegar en un barco de vapor por las orillas del Rin. Te desgranamos lo que no puedes perderte en esta ciudad suiza en la frontera con Francia y Alemania.

by hola.com

POR EL CASCO ANTIGUO
Los edificios del siglo XV de la ciudad suiza de Basilea pasan por ser de los mejores conservados de Europa. Basta un paseo por sus calles más antiguas para comprobarlo, donde al encanto de sus tiendas de libros se suman sus modernas boutiques de diseño.

VER GALERÍA

DULCES MEDIEVALES PARA GOLOSOS
El Läckerli Huus, fabricante estrella de productos reposteros suizos, tiene su sede en el casco antiguo de Basilea. En sus tiendas se pueden degustar las tradicionales pastas suizas de especias y miel o el popular pan de jengibre, que conservan la misma receta desde la Edad Media.

QUO VADIS?
Si te fascina la arqueología, hay que acercarse a las ruinas romanas Augusta Raurica, que se levantan como un museo al aire libre entre las localidades de Augst y Kaiseraugst. En su anfiteatro, el más grande de los Alpes, y a través de sus salas de exposición, la imaginación vuela hacia una de las civilizaciones antiguas más poderosas de la historia.

VER GALERÍA

ARTE SUIZO
Basilea concentra el mayor número de museos del país, 40 en total. Imprescindible no perderse el Museo de Arte de Basilea, de reputación internacional, conocido también como Colección Pública de Arte de Basilea. El pintor y escultor suizo Jean Tinguely, que nació y creció en Basilea, tiene su propio museo en la ciudad. En él se exponen sus famosas esculturas de hierro.

VER GALERÍA

MÚSICA CLÁSICA Y ESPECTÁCULOS
Tanto el arte como la música encuentran en Basilea una buena anfitriona. La ciudad es sede de la Orquesta Sinfónica y de la Orquesta de Cámara de Basilea. Las producciones internacionales se representan en el Musical Theater.

VER GALERÍA

A ORILLAS DEL RIN
Para excursionistas estrictos, o simples aficionados al paseo, no faltan jardines botánicos, parques y, por supuesto, los meandros del Rin. El río, que fue considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ofrece recorridos en barco de vapor a lo largo de pintorescos pueblos.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

RELIEVES SINUOSOS EN BASELBIET
A pocos pasos de la Selva Negra o los Vosgos, las suaves colinas del Baselbiet coronan un paisaje de impresionante belleza. Merece la pena visitarlo en primavera para ver sus cerezos en flor.

LOS CONSEJOS DE SAM KELLER
La Fundación Beyeler, propietaria de las colecciones de arte de Hildy y Ernst Beyeler, cuenta con unas espectaculares instalaciones acristaladas en las que organiza sus exposiciones. Su director, Sam Keller, recomienda, además, tres lugares únicos para disfrutar de Basilea. Como visita ineludible: el Wenkenhof, versión en miniatura del palacio de Versalles y dividido en dos villas barrocas, alrededor de las cuales se extienden un jardín inglés y el Wenkenpark suizo. También el Naturbad Riehen, un enclave natural con piscinas de madera construidas por los arquitectos suizos Herzog y de Meuron donde le gusta bañarse. Y para saciar el apetito, Keller recomienda Chez Donati. El restaurante abre sus puertas de martes a sábado en el Grand Hotel Les Trois Rois con lo más selecto de la cocina piamontesa.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

¿TE GUSTARÍA GANAR UN VIAJE INOLVIDABLE A DOS CIUDADES SUIZAS?

Aún estás a tiempo de participar. Turismo de Suiza te invita a participar en un concurso respondiendo a una sencilla pregunta. Puedes ganar un fin de semana largo para dos personas en dos ciudades suizas a tu elección. Para participar solo tienes que pinchar AQUÍ. ¡mucha suerte!

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie