El lago Maggiore, el escondite italiano de Beatrice Borromeo

Un recorrido por el entorno de este lago, en cuyas aguas se sumergen las islas Borromeas, algunas propiedad de la aristocrática familia a la que pertenece la protagonista de una de las bodas más glamourosas del año.

by hola.com

Las islas Borromeas han sido desde hace siglos el lugar de vacaciones favorito de las grandes familias nobiliarias de Lombardía, Italia, sobre todo de los Borromeo y los Visconti, que venían aquí a pasar sus vacaciones construyendo suntuosos palacios. De la primera forma parte Beatrice Borromeo, la joven condesa italiana que el próximo 20 de abril, después de seis años de relación, contraerá matrimonio con Pierre Casiraghi, el hijo pequeño de la princesa Carolina de Mónaco.

Más fotogénico no puede ser el segundo lago más grande de Italia, rodeado como está bosques, imponentes montañas y verdes colinas entre Lombardía, Piamonte y Suiza. Así se entiende que muchos hayan cantado sus alabanzas, desde Hemingway a la Familia Real Inglesa y el poeta francés Montesquieu, que lo llegó a definir como “el lugar más bello del mundo”. Pero, ¿qué tiene este archipiélago que lleva el apellido de la joven prometida para merecer tanto honor?

ISLA BELLA
Para empezar, la familia Borromeo es, todavía hoy, propietaria de dos de sus islas, la Isla Bella y la Isla Madre –llamadas las hermanas y situadas frente a la localidad de Stresa-, y los dos escollos conocidos como castillos de Cannero. En la primera se levanta su palacio del siglo XVII en forma de barco. Está abierto al público y parece creado para extasiar a sus visitantes con sus estancias nobles, sus grutas recubiertas de piedras y conchas, sus jardines y sus terrazas sobrepuestas. Y, por supuesto, su historia, que relata que hasta el mismo Napoleón Bonaparte y Mussolini lo habitaron.

ISLA MADRE
Después hay que saltar a la Isla Madre o Superior para admirar su magnífico jardín romántico de estilo inglés. Está considerado uno de los mejores ejemplos de arte de jardinería y también alberga numerosas especies orientales de fauna y flora, con pavos albinos, faisanes dorados y papagayos, además de la primera camelia del lago y un imponente ciprés de Cachemira.

ISLA DE LOS PESCADORES
El archipiélago tiene además otra pequeña isla, la pintoresca de los Pescadores. Es la única habitada y, también frente a Stresa, a ella hay que acercarse para conocer sus bonitos rincones y comprar artesanía en su típico mercadillo, y si coincide con la festividad de la Virgen en agosto, presenciar la procesión de las barcas de pescadores iluminadas que llevan la estatua de la Asunción alrededor de la isla. Frente al municipio de Pallanza, perteneciente a Verbania, también está el islote de San Juan, aunque no es visitable, y el escollo de Marghera.

GUÍA PRÁCTICA

LA RUTA
El recorrido se puede iniciar en Stresa, es el pueblo de la costa de Piamonte que mejor ha conservado el ambiente belle époque de los que se asoman al lago Maggiore, un verdadero museo bajo el cielo. Después continuar a Verbania, la encantadora ciudad del Piamonte que hospeda algunas de las villas más hermosas del lago. Villa Giulia, Villa San Remigio y Villa Taranto, con sus veinte mil variedades de plantas. Y llegar hasta el medieval pueblo de Cannobio, cercano a la frontera con Suiza, con su plaza flanqueada de casas de color pastel y el hotel Pironi, que ocupa un antiguo monasterio del siglo XV.

CÓMO LLEGAR
Stressa está a 89 kilómetros (una hora y cuarto) de la ciudad de Milán, conectada con los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

DÓNDE DORMIR
En la Villa & Palazzo Aminta Stresa (villa-aminta.it), en Stresa, un verdadero palacio a orillas del lago con estancias decoradas con frescos y lámparas de cristal de Murano, restaurante gourmet, un lujoso centro de bienestar, playa privada y vistas a las islas Borromeas.

NO DEJES DE…
A una treintena de kilómetros todavía es posible seguir una ruta que pasa por Varese, una próspera ciudad al sur de los montes de Campo dei Fiori donde los nobles milaneses construyeron palacios de recreo desde el siglo XVII, como el palazzo Estense, terminado en 1771, que aunque está cerrado al público, se puede pasear por sus extensos jardines. Y más allá, el lago Como, con el que George Clooney vive una historia de amor.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie