Harald de Noruega

Harald de Noruega, ingresado de nuevo para ser operado del corazón

Se le sustituirá una válvula biológica por una artificial que le permitirá respirar mejor

por Beatriz Castrillo

Harald de Noruega no gana para sustos. El soberano se encuentra en un centro sanitario para someterse este viernes a una operación donde se le reemplazará una válvula cardíaca. Este es el segundo ingreso hospitalario al que se somete en menos de quince días después de que el pasado 25 de septiembre acudiera de urgencia aquejado de dificultad respiratoria. Tras hacerle la prueba del coronavirus -que dio negativo- el Rey escandinavo permaneció tres días en observación y fue dado de alta aunque durante este tiempo ha continuado alejado de la agenda institucional y recuperándose en casa. El centro en el que se le intervendrá será el Rikshospitalet de Oslo, el mismo en el que permaneció durante su última convalecencia. 

VER GALERÍA

La Casa Real ha informado de la cirugía del monarca a través de un detallado comunicado en el que explica que la intervención consisitirá en sustituir la válvula aórtica, que actualmente es de material biológico y que se le colocó en el año 2005 por una artificial. Estas válvulas biológicas tienen una vida útil de entre 10 y 15 años. Pasado ese tiempo toca cambiarlas. Además, los médicos esperan que tras la sustitución pueda respirar mejor, uno de los problemas a los que se ha tenido que enfrentar en los últimos tiempos. La operación no será a corazón abierto y el Rey estará despierto mientras se le practica el reemplazo. Se usará anestesia local y la técnica se hará a través de la ingle. 

VER GALERÍA

Palacio también ha informado que el equipo estará dirigido por el médico del Rey, el doctor Bjorn Bendz, jefe médico del servicio Cardiovascular y Pulmonar del Hospital Rikshospitalet,  "Su Majestad el Rey ha acudido a revisiones periódicas, y el informe que hemos realizado recientemente ha demostrado que esta intervención es necesaria para mejorar la respiración del Rey. Esta cirugía se realiza varios cientos de veces al año en el Rikshospitalet y los cirujanos noruegos tienen una gran experiencia", ha dicho Bendz. 

VER GALERÍA

Aunque estaba previsto que el soberano se incorporase a sus deberes institucionales, su baja en casa tras sus últimos problemas de salud y esta intervención quirúrgica han hecho que el príncipe heredero, Haakon, le sustituya ya que, además de ser el primero en la línea de sucesión al trono ejerce como regente, con las funciones constitucionales correspondientes. La Reina ha cancelado un viaje que tenía pendiente a la ciudad noruega de Trondheim por el ingreso de su marido. 

- Primeras imágenes de Sonia de Noruega tras el ingreso del rey Harald: 'Pronto estará en pie'

- Harald y Sonia de Noruega, en cuarentena tras su viaje a Jordania

Los problemas de salud y las entradas y salidas del hospital han sido una constante en los últimos doce meses. A principios de año ingresó por unos mareos que le obligaron a estar en el hospital durante una semana. Durante su recuperación fue el príncipe Haakon el que le sustituyó en sus funciones. Antes, a finales de 2019 sufrió una infección vírica que le impidió, entre otras cosas, presidir el Consejo de Estado. Aunque en ninguna ocasión ha estado gravemente enfermo, lo cierto es que el rey Harald ha tenido varios achaques de salud. El más importante tuvo lugar cuando le diagnosticaron un cáncer de vejiga durante diciembre de 2003, que le fue extirpado antes de que se propagase, según informa la prensa del país. En la primavera de 2005 se sometió a la operación de válvula cardiáca -que ahora le van a reemplazar- en la que también se hizo un bypass. Aunque la operación fue un éxito, tuvo que ponerse a los pocos días en manos de los cirujanos para remover una acumulación de líquido que tenía cerca del corazón. En noviembre de 2017 fue ingresado en el Rikshospitalet por una infección, antes de que se informara que estaba enfermo un año después porque tenía una sobrecarga y un dolor en un pie. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie