Carolina de Mónaco y Carlota Casiraghi

Carolina de Mónaco: 'Recibí una educación que, de alguna manera, fue un vestigio del siglo XIX'

Celosa de su intimidad como pocas, la princesa de Hannover protagoniza con su hija Carlota una entrevista en la que hablan de su vida, del feminismo, de cómo fueron educadas y de sus pasiones

por Beatriz Castrillo

Su belleza, su magnetismo y su misterio es inherente a ellas. Carolina de Mónaco, princesa de Hannover, y Carlota Casiraghi son dos de las mujeres más perseguidas y admiradas del mundo y, también, son muy celosas de su intimidad, que ahora han roto con una entrevista concedida a la revista francesa Madame Le Figaro donde hablan, en una charla madre e hija, como nunca de su vida, de cómo fueron educadas -de manera muy diferente- ,de Grace Kelly, de feminismo, de las dificultades a las que se han enfrentado por ser mujeres en el Principado y hasta de filosofía y literatura, dos de las grandes pasiones de la hermana de Andrea y Pierre y que también fascinan a su madre. Unas impresiones que nos dan a conocer una imagen más allá del glamour que ambas destellan y que se aleja de las alfombras rojas, los Bailes de la Rosa, de los Palacios y la moda, un mundo al que están muy ligadas.

VER GALERÍA

Carlota, que es toda una experta en filosofía (ha publicado un libro y ha participado en festivales sobre la materia), asegura que no sabe cómo empezó a gustarle esta disciplina, pero sí que recuerda que “siempre me han gustado los libros, incluso antes de que pudiera leer”, algo que suscribe la princesa de Hannover. “A mí me sucedió lo mismo. Cuando era niña quería leer libros de adultos. Creo que es algo inherente a las niñas. Cogía los libros de la biblioteca de mis padres que leía sin entender nada”, cuenta en el semanario francés.

La hermana del príncipe Alberto, de 63 años, recuerda en esta conversación con su hija el tipo de educación que recibió, muy distinta a la que ella proporcionó a Carlota, Andrea y Pierre. “Recibí una educación que, de alguna manera, fue un vestigio del siglo XIX. No veíamos mucho a nuestros padres, tenía una niñea inglesa y un ama de llaves francesa (...) . La educación de mis hijos, obviamente, no tiene nada que von con la educación que recibí”, rememora la Princesa. Carolina de Mónaco les  otorgó “mucha libertad” y confianza para que fueran ellos los que se valiesen por sí mismos. De hecho, ninguno de los tres hermanos Casiraghi tuvo instiutrices y acudieron a escuelas públicas en el campo.

VER GALERÍA

- Casi logran pasar desapercibidos: Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam reaparecen en París

- La princesa Carolina recupera las joyas de Grace Kelly junto a un tocado de tendencia

Para la hija del príncipe Raniero, el arte también es una parte muy importante de su vida, aunque reconoce que  “no soy muy cinéfila y mi cultura cinematográfica acaba en los años ochenta: he visto, principalmente, las películas antiguas. Mi gusto por la cultura viene por otro lado, no de mis padres, que no eran grandes lectores, a diferencia de mis abuelos. También se lo debo a los maravillosos profesores que tuve de niña y luego a la universidad. Además, mi abuela sabía tocar el violonchelo”. Desde luego que la relación de Carlota con el cine sí que es mucho más intensa. El año pasado, se casó con el productor cinematográfico Dimitri Rassam, hijo de Carole Bouquet, con el que tiene un hijo, Balthazar, que ya tiene dos años.

En lo que las dos coinciden es en que están muy orgullosas de ser monegascas y consideran una ventaja pertenecer a un país tan pequeño que les ha dado una gran cercanía con el resto de ciudadanos. La limitación geográfica hace que la vida en Mónaco sea sencilla y fácil “somos un lugar de acogida”, asegura Carlota. Pese a pertenecer a un lugar tan pequeño son conscientes de que despiertan un gran interés mediático y Carolina considera que hay que “tener la piel curtida ante las intrusiones” aunque reconoce que no suele leer nada, “ni siquiera los elogios” y ataca, igual que hizo hace ya unas semanas Meghan Markle a las redes sociales a las que considera “como una mano invisible”.

VER GALERÍA

Carolina y Carlota no dejaron por alto ningún tema en su entrevista con Madame Le Figaro y a la princesa de Hannover, le preocupa mucho los feminicidios y los malos tratos. “Estamos en un momento de transición que puede parecer desconcertante. Sin embargo, conozco a muchos hombres que se sienten muy preocupados por el tema".  Al respecto, la todavía mujer de Ernesto de Hannover asegura que su madre le decía que “no necesitaba ir al colegio, lo decía de buena fe y también recuerdo un profesor en la universidad que me dijo que estaba ocupando el puesto de un alumno, pero yo siempre quise superar los obstáculos”. Para la esposa de Dimitri Rassam “ser mujer y expresar tu singularidad es una lucha, sea cual sea tu posición. Es una lucha, no una guerra, pero no es algo fácil".

Haz click para ver el documental de Carolina de Mónaco, su capítulo monográfico de la serie Royals. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie