Robert Redford recuerda el día que quiso (y no pudo) conocer a Grace en su encuentro con Alberto y Charlene de Mónaco

por hola.com

Robert Redford se codeaba este sábado noche con Alberto y Charlene de Mónaco en los glamorosos Premios Princesa Grace en Montecarlo, pero la leyenda viva del cine admitió que no siempre había sido tan bien recibido por la Familia Real monegasca. Robert, de 79 años, recordó entre risas sus intentos fallidos de conocer a la recordada madre del príncipe Alberto, la princesa Grace de Mónaco, allá por 1956, cuando viajaba por Europa como un estudiante de arte.

"Yo nunca la conocí. Lo intenté una vez, pero fallé", explicó Robert, que estuvo acompañado en la velada por su esposa Sibylle Szaggars Redford. "Estaba haciendo autostop desde París a Florencia. No tenía dinero. Llegué a Cannes y luego decidí que iba a Mónaco y que iba a conocer a la princesa Grace". La estrella dijo que llegó a palacio y le pidió a un hombre que tomara fotos de él acercándose a la entrada: "Me acerco a la puerta principal, miro hacia atrás, y los guardias de la puerta dicen: '¡Fuera de aquí!'. Me doy la vuelta y volví... Ese fue mi intento de conocer a la princesa Grace". Y agregó: "Creo que ella era una actriz maravillosa. Tenía un gran sentido del humor y maravilloso ingenio, ella era obviamente atractiva, pero también era muy, muy inteligente".

VER GALERÍA

Los Premios Princesa Grace premian los talentos emergentes en el teatro, la danza y el cine a través de becas, pasantías y cursos de formación. La ceremonia, que se celebró en honor del legado teatral y real de la princesa, distribuye alrededor de 820.000 euros a los artistas para ayudarles a perseguir sus metas. Robert fue galardonado con el Premio Príncipe Rainiero III de 2015, que reconoce a una personalidad en las artes cuyos logros incluyen también servicios sociales a la comunidad. Su esposa era también destinataria.

Los anfitriones, los príncipes Alberto y Charlene, que parecían estar de muy buen humor durante toda la noche, presentaron a la pareja en la entrega de su galardón. La Princesa deslumbró con un vestido de la firma patrocinadora del evento Christian Dior Couture de color negro estampado con detalles en rojo, a tono con sus labios. "Se podría decir realmente lo importante que la fundación es para la pareja real, y que ellos verdaderamentedisfrutaban de un gran momento", dijo un testigo presente. "Estaban muy cariñosos toda la noche, riendo, charlando con todos los invitados a su alrededor y abrazados en el escenario después de presentar el Premio Príncipe Rainiero III de Robert Redford. Se puede realmente decir lo orgulloso que está de que su esposa continuara el gran legado de su madre, sobre todo en su propia casa", sentenció el espectador.

VER GALERÍA

Esta vez Charlene de Mónaco no ha tenido que enfrentarse al dilema de dejar o no en casa a los mellizos los príncipes Jacques y Gabriella para poder apoyar de nuevo un año más la anual cena de gala de la Fundación Princesa Grace-EE.UU. Después de tres décadas celebrándose en Estados Unidos, la ceremonia de los premios de la Fundación ha cambiado de escenario y por primera vez festejado en el Principado por iniciativa de la Princesa: "Es un placer para el soberano y para mí que el Palacio del Príncipe sea sede de esta gala. En los últimos tres años, hemos recordado simbólicamente el viaje de la princesa Grace en la organización de esta gala. De Nueva York a Los Ángeles y ahora a Mónaco".

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie