¿Con qué tiara se casará esta mañana Beatrice Borromeo?

by hola.com

A diferencia de las Casas Reales de Europa, no existe en la dinastía Grimaldi ni una cámara del tesoro, ni tampoco una "tiara nupcial" de referencia. La princesa Gracia no lució diadema el día de su boda, siguiendo sus pasos tampoco lo hicieron las princesas Carolina y Estefanía, y cuando le llegó el momento a Charlene también prescindió de este aderezo. Sin embargo, tanto Tatiana Santo Domingo -que no es princesa monegasca- como las tres hermanas de Beatrice Borromeo lucieron tiaras en sus celebraciones nupciales. Así que, ¿habrá elegido la prometida de Pierre Casiraghi una diadema para dar el "sí, quiero"?

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Beatrice Borromeo es el mejor ejemplo del nuevo 'glamour' de Mónaco, un concepto de elegancia, belleza y estilo del que la princesa Grace fue su máximo exponente. Tras su enlace civil el pasado 25 de julio, la periodista y condesa italiana celebra hoy su boda religiosa con Pierre Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco, en las Islas Borromeas, propiedad de su familia. Estas islas albergarán la gran celebración religiosa, momento en el cual Beatrice podría lucir una tiara o diadema. Escoger no una no habrá sido tarea fácil, puesto que hay varias espectaculares.

 © Archivo

Tatiana Santo Domingo para su boda religiosa, en febrero de 2014 en los Alpes suizos, con Andrea Casiraghi encontró en el Palacio Grimaldi una joya que le fue como anillo al dedo con su vestido de novia de Valentino, la pieza que la coronó como una reina de las nieves. Se trató de la tiara Fringe de brillantes que Carolina de Mónaco heredó de su abuela Carlota, duquesa de Valentinois, y es una pieza que causó sensación en las cortes europeas, por lo que está presente en muchos joyeros reales. Las tiaras fringe estuvieron inspiradas en la antigua Grecia cuando a los Reyes y a las autoridades de la iglesia les gustaba hacer uso del oro y de las piedras preciosas –con forma de rayos de sol o de filos de espadas- para demostrar su divinidad o su respeto a los planetas, pero, sobre todo, en el sencillo diseño del tocado de las campesinas rusas, las Fringe han hecho historia. Carolina la ha lucido esta pieza de su abuela en numerosas ocasiones como collar (hay que recordar que la mayoría de tiaras son versátiles y tienen varios usos), como en el último Baile de la Rosa o en una de las celebraciones por la entronización de su hermano Alberto de Mónaco. © Gtresonline / Archivo

 

La princesa Charlene siguió la tradición de las princesas monegascas y no hizo uso de tiara en día de su boda con Alberto de Mónaco el 2 de julio de 2011. En cambio si que apostó por una guirnalda de flores que le prestó Carolina de Mónaco. La joya, que se puede desmontar en varios trozos y lucirse también como broche, posiblemente perteneció también a Carlota de Mónaco, la madre de Raniero. Dado que la princesa Gracia no lució nunca las piezas de su suegra sólo existe un retrato suyo en palacio usando la firmada por Cartier—, se dice que esta las legó directamente a su nieta, la princesa Carolina, para que su nuera no tuviera acceso a ellas. © Gtresonline / Archivo

 

A lo largo de su vida y auqnue no suelan frecuentar bodas reales u otros eventos de la realeza que requieran del uso de tiara, la princesa Carolina ha demostrado que sus diademas favoritas fueron las dos que pertenecieron a su abuela y en numerosas ocasiones las ha lucido combinadas. Con la tiara Fringe como collar y con la que posiblemente le regaló el l Conde Pierre de Polignac a la Princesa Carlota de Mónaco con motivo de su boda y combina platino, oro blanco, diamantes y perlas.

 © Archivo

En la fiesta de las vísperas de la boda de la princesa Carolina con Phillipe Junot en 1978, la princesa Gracia lució la tiara Van Cleef & Arpels (imagen izquierda). A su lado, la joven Carolina con la diadema de las ondas. El príncipe Raniero se la regaló a Gracia cuando llegó al palacio Grimaldi, días antes de contraer matrimonio, y la princesa la llevó durante toda su vida. Se cree que Alberto se inspiró en este diseño de ondas para la pieza que le regaló a la princesa Charlene, una joya de 850 diamantes y 359 zafiros de tonalidades diferentes que representan la espuma del mar y que cuenta con 11 diamantes de cuatro quilates cada uno que simbolizan gotas de agua

 © Archivo

La princesa Gracia lleva tres creaciones de Cartier en un precioso retrato oficial de 1959: una tiara de diamantes y rubíes, un collar de diamantes con tres niveles y un brazalete de diamantes y rubíes. La tiara de platino con diamantes y tres excepcionales rubíes cabuchón, de aproximadamente 49 quilates, creada por Cartier París en 1955. Los tres diamantes y rubíes clips son extraíbles y se pueden usar como broches, piezas que muchas veces han adornado los vestidos de Carolina. A la derecha, la princesa monegasca luce su tiara de zafiros, se cree que pudo ser un regalo de sus padres, ya que la princesa la ha llevado en numerosas ocasiones -la mayoría de ellas como collar- desde su juventud © Cordon press / Archivo

 

Las tres hermanas de Beatrice Borromeo se han "coronado" con tiaras en el día de su boda. Si bien es cierto que Matilde lució una tiara que pertenece a la familia de su marido, Antonius von Fürstenberg, Lavinia (izquierda) e Isabella (derecha) -tal y como se ve en estas imágenes- llevaron la misma diadema en el día de boda, por lo que bien podría tratarse de una pieza de la familia Borromeo, descendientes del nobilísimo linaje de San Carlos Borromeo

 © Archivo

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie