Charlene de Mónaco vuelve a la vida oficial y la 'sutil elegancia' vuelve a las galas del Principado

por hola.com

Charlene de Mónaco ha vuelto definitivamente a la vida oficial. La doble maternidad ha hecho que las apariciones de la Princesa se midieran hasta ahora con cuentagotas para poder dedicarse en exclusividad al cuidado de sus mellizos, los príncipes Jacques y Gabriella, que han cumplido el medio año. En estos meses de atrás puso su agenda a entera disposición de los bebés advirtiendo que ellos eran “los jefes”. Pero ya lleva varias semanas, con sus varios actos oficiales, plenamente en activo y con su vuelta -en abril- la apretada agenda principesca se viste de nuevo de sutil elegancia. Anoche la princesa Charlene brilló junto a una constelación de estrellas de la pequeña pantalla en la 55ª edición del Festival de televisión de Montecarlo.

VER GALERÍA

Charlene de Mónaco, tan blanca y radiante como una novia con un sensacional vestido largo de seda con cuerpo de blusa y falda evasé, tan enamorada como una flamante recién casada -lo evidenciaban la infinidad de miradas que se cruzaban, de manos que se entrelazaban, de abrazos que se escapaban de la pareja-, se convirtió en la gran atracción de la recepción en el Palacio del Príncipe a actores de series de televisión de éxito como Chicago P.D., Vikingos, Hijos de la anarquía, Brooklyn 9-9 y Texas Rising.

Ha sido su última aparición estelar, pero abundan en días pasados. A principios de la semana, la princesa Charlene hizo entrega del trofeo Ninfa de Cristal a la oscarizada actriz Patricia Arquette durante la inauguración del festival, en reconocimiento por su trabajo en populares series como Medium, Boardwalk Empire y, más recientemente, CSI: Cyber; el fin de semana la bella sirena de Mónaco se zambulló en la 33ª Reunión Internacional de Natación junto al príncipe Alberto, y hace quince días, rezando sobre un reclinatorio en la galería de Palacio como es tradición, celebró la Fiesta de Dios.




Se apiñan en el calendario de la Familia Principesca los grandes acontecimientos desde que Alberto y Charlene de Mónaco se convirtieran en diciembre de 2014 en padres de mellizos. La última vez que aparecieron en público con sus bebés fue a principios de mayo, cuando el clan se reunió al completo para arropar a los príncipes Jacques y Gabriella en su Bautizo Real.

La siguiente cita de celebración será el 11 de julio con ocasión de los fastos del décimo aniversario en el trono de Alberto de Mónaco y después los Grimaldi tienen
aún otras dos fechas más señaladas en rojo por la boda de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, Condesa y periodista aguerrida de investigación. Los jóvenes enamorados se darán el sí con dos ceremonias: a finales de julio el palacio Grimaldi abrirá sus salones para el matrimonio civil y el 1 de agosto, en el lago Maggiore, donde la familia Borromeo posee tres islas, se oficiará el enlace religioso. Y en esos días el glamour de Mónaco volverá.


Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie