Jacques es más Wittstock, mientras que Gabriella recuerda más a los Grimaldi

A sus cuatro meses de vida, los mellizos de Mónaco no sólo tienen personalidades diferentes, sus rasgos faciales también son muy distintos

por hola.com

Los monegascos (y no monegascos) esperaban con impaciencia el bautizo de los mellizos Jacques y Gabriella, pues era la primera oportunidad de ver a los pequeños desde el pasado 7 de enero cuando los soberanos presentaron a sus hijos en el Principado. En esa ocasión los bebés no tenían ni un mes de vida y estuvieron durmiendo durante el tiempo en el que sus padres los mostraron desde el balcón de honor. Así que la celebración religiosa -en el mismo día que cumplen los cuatro meses de vida- ha sido la primera vez que se han dejado ver y lo ha hecho estando muy despiertos ¿A quién se parecen los bebés Mónaco?

VER GALERÍA

Ambos tienen grandes ojos azules y se han portado fenomenal durante toda la ceremonia, sin embargo, los mellizos –además de tener personalidades diferentes, como adelantó la princesa Charlene- ya tienen rasgos faciales muy distintos. Se podría decir que Jacques es más Wittstock, mientras Gabriella es más Grimaldi.

Aunque los bebés cambian mucho y de forma muy rápida, de momento el Príncipe Heredero tiene una expresión en los ojos que recuerda a la de su madre cuando era pequeña. Viendo las fotos de la infancia de la ex nadadora de origen sudafricano se puede comprobar que Jacques ha sacado su mirada y tiene una forma de la frente similar a la de su madre.

VER GALERÍA

No es necesario fijarse en el monograma bordado en el faldón de cristianar o en si el chupete es azul o rosa para diferencial al marqués de Baux de su hermana melliza, ya que la princesa Gabriella tiene una carita y una expresión en la mirada totalmente distinta.

- El doble Bautizo Real de Jacques y Gabriella de Mónaco

- Los otros bautizos reales de los Grimaldi

- Así contó ¡HOLA! el bautizo de Alberto de Mónaco

Con la frente más pequeña, los carrillos más rellenitos y los ojos más rasgados, la condesa de Carladés tiene un aire al príncipe Alberto cuando era bebé y dormía plácidamente en los brazos de su madre o cuando se asomaba al balcón del Palacio en el Día Nacional. Sin embargo, en su caso el parecido no es tan claro y habrá que esperar un poco a que la pequeña crezca para comprobar si en ella están verdaderamente presentes los rasgos de su padre o de su abuela, la princesa Grace.

VER GALERÍA

Lo que está claro es que igual que sus padres, los mellizos tendrán una mirada de un azul intenso y el pelo muy rubio, casi blanco, exactamente igual al que tenían a su edad el príncipe Alberto y la princesa Charlene.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie