El desconocido sobrino de la princesa Diana acaba de llevar al altar a su hermana Lady Kitty al altar… y levanta pasiones

Louis Spencer, el fabuloso primo de los príncipes Harry y Guillermo del que nadie habla

Estará al frente de una dinastía con quinientos años de historia y será el heredero del inmenso patrimonio familiar, aunque él tiene un sueño: convertirse en actor

Louis Frederick John Spencer

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La discreción es la máxima de Louis Spencer Frederick John, el futuro conde Spencer. Un heredero a la antigua usanza que levanta pasiones y se resiste a ser “descubierto”, aunque tras la fabulosa boda de su hermana, Kitty Spencer con el empresario Michael Lewis (32 años mayor), en Roma, su nombre haya vuelto a acaparar titulares.

No era su intención, pero la acompañó al altar en una de esas celebraciones que hacen historia y la imagen, atravesando uno de los arcos de la majestuosa Villa Aldobrandini, ha dado media vuelta al mundo.

HOLA 4018 Boda Kitty Spencer©ermini141

Louis, de 27 años, vive en Londres, parece una estrella de cine -alto, rubio-pelirrojo y ojos azules- y, tiene un sueño: convertirse en actor, aunque al igual que su primo, el príncipe Guillermo, llamado a ser Rey algún día, el destino también está escrito para él. Siguiendo una tradición de siglos, liderará una dinastía con más historia que la propia familia Windsor.

Louis Frederick John Spencer©GettyImages
 ©@althorphouse
Louis heredará Althorp House, donde vivió Diana desde 1969 hasta su boda con el príncipe Carlos en 1981, y también el lugar elegido (abajo) para su mausoleo, que situaron en la isla Oval –en la parte central del lago de los jardines.

Décimo conde Spencer y heredero de Althorp y una fortuna que se estima en 200 millones de euros

En el futuro, sucederá a su padre, Charles Spencer y será el décimo conde Spencer, décimo Vizconde Althorp y décimo Barón Spencer de Althorp. También heredará la mansión familiar en la que creció y está enterrada la princesa Diana (cuna de la familia desde 1508); el palacete Spencer del siglo XVIII, en Londres, entre otras propiedades; y los negocios familiares. Una fortuna que se estima en 200 millones de euros.

Y, por si había dudas -tiene tres hermanas mayores- Charles Spencer lo dejó bien claro en una entrevista que concedió a The Daily Telegraph. En ella explicó que, aunque los tiempos hayan cambiado para dar igualdad de derechos a hijas e hijos, en la Casa Spencer, el varón seguirá primando sobre la mujer y que, por lo tanto, dejará todo su patrimonio a su hijo. Así ha sido durante veinte generaciones, incluyendo la suya, ya que, aún siendo el más pequeño de sus hermanas, Sarah, Jane y la princesa Diana, él también fue designado heredero manteniendo la tradición de la primogenitura masculina.

Louis Frederick John Spencer©@elizavspencer
Louis Frederick John Spencer©GettyImages
Arriba, Louis Frederick John Spencer, Vizconde Althorp, con su madre, Victoria Lockwood y sus hermanas: Kitty (1990); las gemelas, Lady Eliza y Lady Katya (1992). Sobre estas líneas, de nuevo con su madre, con la que vivió en Sudáfrica hasta que empezó la universidad en Edimburgo.

Pasó gran parte de su vida en Sudáfrica

El vizconde Althorp nació el 14 de marzo de 1994, en el Hospital St. Mary‘s de Londres, al igual que sus primos, Guillermo y Harry, pero pasó gran parte de su vida en Sudáfrica con su madre, Victoria Lockwood. País al que la familia Spencer se mudó en 1995, en la época dorada de Diana, intentando alejarse de los medios y superar el matrimonio -se habían casado en 1989- sus problemas, aunque no fue posible.

En 1997, el mismo año en el que murió la princesa Diana, el Conde Spencer daba por finalizado su matrimonio instalándose de nuevo en Althorp, Inglaterra, tras llegar a un acuerdo con su ex mujer, en tratamiento por su adicción a las drogas y el alcoholismo: custodia compartida, dos millones de euros y disposición de la casa, Tarrystone, que habían compartido durante tres años más. Una espectacular finca situada en Constantia, con viñedo, cabañas para invitados, caballerizas, pista de tenis, y vistas al mar y las montañas, que el conde terminó vendiendo en el año 2000, después de que su ex mujer empezara una nueva vida -tuvo otro hijo, Samuel y volvió a casarse (y a divorciarse)- completamente rehabilitada y la familia encontrara un nuevo hogar.

Louis Frederick John Spencer©GettyImages
Louis Frederick John Spencer©GettyImages
Los padres de Louis, Charles Spencer y la entonces modelo, Victoria Lockwood, se casaron en 1989 y se divorciaron en 1997, el mismo año en el que murió la princesa Diana. El príncipe Harry (arriba) fue uno de los pajes

Durante esos años, Louis fue alumno del Diocesan College de Ciudad del Cabo -rompió la tradición al no asistir a Eton- alternando estancias entre Inglaterra y Sudáfrica, aunque con el tiempo, terminó volviendo a casa para ir a la universidad de Edimburgo -donde estudió también Guillermo y donde conoció a Kate-; y prepararse para el futuro retador que le espera.

Lo descubrimos en las bodas de sus primos, Guillermo y Harry

Muy alejado de la vida social de Londres, a Louis lo descubrimos el día que se casaron los duques de Cambridge con 17 años; y ya como un fabuloso vizconde en la boda de los duques de Sussex.

Louis Frederick John Spencer©GettyImages
El vizconde con su madre (del brazo) y dos de sus hermanas, en la boda de los duques de Sussex. Kitty, en la imagen llevando un vestido verde floral, acaba de contraer matrimonio.

Junto a sus hermanas, Lady Kitty (1990); las gemelas, Lady Eliza y Lady Katya (1992), daba un paso al frente, demostrando que el nexo siempre se ha mantenido firme entre las dos familias… Dos apariciones públicas de enorme relevancia a las que hay que unir los encuentros privados -como el que tuvieron el día de su 21º cumpleaños en Althorp-; o el gesto que han tenido con él Guillermo y Kate al ponerle su nombre a su hijo más pequeño, incluyéndolo también como tercero, en el bautismo de su primogénito: príncipe George Alexander Louis, otro futuro Rey.

Guillermo y Harry están acostumbrados a que se señale a sus primos importantes, los que están en el árbol genealógico de la reina de Inglaterra, pero en su corazón, no hacen distinciones y a los Spencer nunca les ha faltado su sitio y va a más. Sus tías siempre han estado cerca de ellos, Lady Sarah y Lady Jane, al igual que sus seis hijos (tres y tres), todos nacidos en los ochenta como Guillermo y Harry; y el conde Spencer, aunque más distante, también entra en la lista con sus siete hijos. Los cuatro mayores que tuvo con la ex modelo, Victoria Lockwood: Lady Kitty (1990); las gemelas, Lady Eliza y Lady Katya (1992), y nuestro protagonista, el heredero, Louis Frederick John Spencer, Vizconde Althorp. Una familia de cuatro, a los que suma los tres nacidos de dos matrimonios posteriores. Dos con Caroline Hutton: El Honorable Edmund Charles (2003) y Lady Lara Caroline (2006); y una última, Lady Charlotte Diana (2012) -comparte dos nombres con la hija de los duques de Cambridge-, en honor a sus antepasadas y, especialmente, a la princesa Diana-, nacida tras su boda con su actual mujer, Karen Villeneuve.

Louis Frederick John Spencer©GettyImages
Louis Spencer solo tenía tres años cuando murió su tía Diana. Meses antes de su accidente los había visitado en Sudáfrica, donde residían.

Los Spencer arrancaron su historia como criadores de ovejas Tudor y amasaron su fortuna con el comercio de lana

Sobre Luis recaerá, en el futuro, la responsabilidad de perpetuar un legado de 500 años dejando a la vez su huella personal en Althorp (Northamptonshire), a 150 kilómetros de Londres. Una espectacular residenciacon 90 habitaciones y una impresionante colección de arte, que incluye obras de Van Dyck, Velázquez, Murillo, Reynolds y Rubens.

Rodeada por más de 5.000 hectáreas, la finca abarca bosques, casas de campo, granjas de época, establos del siglo XVIII, y aldeas… Todo un mundo centrado en la silvicultura, agricultura, caza y alquiler de propiedades -incluida la mansión, donde la suite de Diana es la joya de la casa- para eventos y bodas.

Los Spencer arrancaron su historia como criadores de ovejas Tudor -todavía hoy corren por la finca 19.000 cabezas- y amasaron su fortuna con el comercio de lana convirtiéndose a principios del siglo XVII en la familia más rica de Inglaterra. Posición económica que engrosaron con títulos y distinciones, añadiendo a su árbol genealógico aristócratas en todos los grados, primeros ministros, como Winston Churchill, parlamentarios, embajadores, obispos, héroes y heroínas, y hasta “hadas” aunque, sin duda, la reina de la familia fue Diana.


Más sobre