Harry y Meghan en su entrevista con Oprah Winfrey

En su entrevista con Oprah Winfrey

Las razones por las que los duques de Sussex quisieron salir de la Familia Real

Harry y Meghan han confesado que existió una 'falta de apoyo' por parte de Buckingham

por Raquel Barahona

Los duques de Sussex han generado un gran revuelo con su última entrevista para Oprah Winfrey, retransmitida este domingo 7 de marzo en Estados Unidos y que este lunes se emite en el Reino Unido. Los ataques a la Casa Real y al comportamiento que, según los Duques, han tenido algunos miembros de la familia hacia ellos han sido los temas más destacados de la conversación en la que Harry ha asegurado que "estaba atrapado" por la institución y que conocer a Meghan y compartir sus vidas fue maravilloso. Pero, ¿qué les empujó realmente a desvincularse de la Casa Real? A pesar de que en un principio quisieron seguir con sus obligaciones institucionales como miembros de los Windsor, la Reina recientemente emitió un comunicado en el que aclaraba que no podrían "continuar con las responsabilidades y deberes que conlleva una vida al servicio público", desvinculándolos por completo de las actividades del Palacio de Buckingham.

Falta de libertad

Meghan empezó la charla con Oprah explicándole los motivos por los cuales no pudo concederle una entrevista en 2018, antes de su boda con Harry: "No me estaba permitido tener esa conversación contigo", aseguraba. "Es realmente liberador tener el derecho y el privilegio, en cierto modo, de decir 'sí, estoy preparada para hablar' y poder tomar una decisión y hablar por mí misma", explicaba la Duquesa haciendo alusión a que en muchas ocasiones fue silenciada por la Casa Real y que eso le impidió tener autonomía para tomar sus propias decisiones. "Siempre he trabajado y he valorado la independencia, he estado muy involucrada y muy abierta en cuanto a los derechos de las mujeres para que usen su voz y entonces fui silenciada", añadía. En una pausa de la entrevista en la que los Duques aparecen en una granja rodeados de gallinas junto a Oprah, la mujer del príncipe Harry compara su situación con la Sirenita de Disney: "Ella se enamora del Príncipe y tiene que perder la voz por él, pero al final la recupera". También explicaba que durante su estancia en el Palacio de Kensignton pudo salir tan solo en dos ocasiones durante un período de cuatro meses. Un miembro de la Familia Real le sugirió que "se mantuviera oculta por un tiempo" porque "estaba en todas partes", refiriéndose a que la prensa solo hablaba de ella. "Estoy en todas partes pero en ningún lugar", respondió Meghan, asegurando que siempre se habla de lo que se ve pero nunca de lo que se siente. "No podría haberme sentido más sola en un momento tan complicado como aquel", aseguraba la Duquesa, que llega a comparar lo que vivió con el confinamiento que hemos sufrido ante la crisis sanitaria: "Ahora la gente lo puede entender mejor".

VER GALERÍA

No recibieron ayuda de la Familia Real

En sus declaraciones sobre como llegó a sentirse durante su estancia en el Palacio de Kensington, hay elementos que recuerdan a lo que vivió Diana de Gales y por los cuales llegó a tener pensamientos muy negativos sobre su propia vida. "Sabía que si no lo decía, lo habría hecho. No quería seguir viva, era un pensamiento claro, constante y aterrador", explica la Duquesa. "Fui a la Institución y les comenté que necesitaba ver a alguien para recibir ayuda y me dijeron que no podía porque no sería bueno para ellos", finalizaba Meghan, haciendo alusión a que este sería uno de los principales motivos por los cuales se independizaron de la Familia Real y de la vida pública, puesto que Harry temía que "volviera a pasar lo mismo" que con su madre. Ante esta situación, el hijo del príncipe Carlos ha asegurado a Oprah que estaba "desesperado"."Fui a todos los sitios que pensé que tenía que ir para encontrar ayuda, lo hicimos por separado y conjuntamente", añadió. Ante la pregunta de Oprah de: "Entonces, ¿os fuistéis porque pedistéis ayuda y no la recibistéis?", el Duque afirma: "Sí, básicamente". Aunque finalmente admiten que nunca tomaron la decisión de abandonar definitivamente a la Familia Real, sino de apartarse de la presión mediática a la que estaban expuestos. "Podemos dar un paso atrás, ir a vivir a un país de la Commonwealth y tomar un respiro", explicaba Meghan que pensaron sobre la decisión de alejarse de la vida pública. 

La decisión correcta

Durante la charla con Oprah, Harry habla abiertamente sobre como vivió el sufrimiento de Meghan y sobre las posibilidades de que la Casa Real les ayudara: "Cuando ves que está sucediendo de la misma manera, cualquiera pediría ayuda y especialmente cuando sabes que existe una relación en la que puedes llamar a los médicos cuando quieras". "Supe que esto siempre es así y no íbamos a pasar de nuevo por lo mismo", añadía. También reconoció que cuando empezó a salir con Meghan, sabía que el hecho de tener una pareja iba a transformarse en algo grande pero "nunca esperé que se convirtiera en una guerra". Aun así, el nieto de Isabel II tomó la decisión de separarse de la Familia Real ya que se sentía en la obligación de hacer algo por la salud mental de Meghan, la suya y también por la de Archie, quien sufriría las consecuencias tarde o temprano. Harry explicaba que el principal motivo por el cual tomaron la decisión fue el cúmulo de todo lo ocurrido y, además, "la falta de apoyo y de comprensión" por parte de la prensa británica pero también de The Firm (manera en la que se habla de la Familia Real británica). Ante la pregunta de Oprah de si seguirían formando parte de la Casa Real británica si hubieran recibido el apoyo necesario, ambos responden: "Sin ninguna duda"

VER GALERÍA

¿Cuál será la reacción de Buckingham a la entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle?

Los Sussex contra 'The Firm': su ataque a la Casa Real británica

Les quitaron la seguridad

A finales de 2019, la pareja decidió mudarse a Canadá, un país que forma parte de la Commonwealth, con intención de seguir sirviendo a la Reina. En la entrevista aseguraban que, tras su marcha de Inglaterra, la seguridad que normalmente proporciona la Casa Real a sus miembros les fue denegada. "Nuestra principal preocupación fue que nosotros estábamos viviendo en Canadá, en la casa de otra persona, cuando nos dijeron que nos iban a quitar la seguridad. En ese momento todo el mundo conocía nuestra localización exacta", afirmaba Harry, y que fue entonces cuando se dio cuenta de que no era seguro, debía salir de allí y decidieron mudarse a Los Ángeles, donde residen actualmente compartiendo barrio con la conductora de la entrevista, Oprah Winfrey. Harry y Meghan confesaban también que ellos querían tener libertad, trabajar para algunos proyectos externos a la Familia Real. La necesidad de financiar un servicio de seguridad hizo que algunos amigos les propusieran ideas de colaboración como las que están desarrollando con Spotify o Netflix. "Lo único que necesitaba era dinero suficiente para pagar la seguridad  y proteger a mi familia", aclaraba Harry. Además de cumplir con sus nuevas obligaciones, querían seguir sirviendo a la Familia Real para mostrar su apoyo y respeto a la Institución. A pesar de no haber podido realizar los planes que tenían en mente, la pareja se encuentra feliz a la espera del nacimiento de su hija, que llegará este verano. "Harry tomó una decisión que me salvó la vida y nos salvó a todos", declaraba Meghan haciendo referencia a su marcha del Reino Unido, la cual les devolvió la libertad que tanto ansiaban.

Loading the player...

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie