La duquesa Catherine y su hijo, una dulce tarde sólo para dos

La Princesa y su hijo estuvieron en una cafetería y tienda de productos ecológicos, donde la duquesa Catherine le compró un merengue al pequeño

por hola.com

Ahora es un pequeño príncipe destronado, pero no porque haya perdido el cariño de sus padres sino porque lo tiene que compartir con su hermana. Aún es un poco pequeño quizá para sentir celos, pero de todas maneras sus padres hacen lo posible para que esto no ocurra. Y es que los niños, aunque sean de la realeza, son niños al fin y al cabo. El príncipe George posaba encantado con su hermana Charlotte en brazos en las primeras imágenes oficiales de la pequeña, que tomó su propia madre, la duquesa Catherine.

VER GALERÍA

Sin duda los dos jugarán mucho juntos, pero de momento Charlotte es aún muy pequeña así que George todavía no conoce las ventajas de tenerla en casa. Sus padres se reparten su tiempo para estar con sus dos hijos, de hecho no es la primera vez que la Duquesa sale sola para estar un rato con su niño. Durante esta tarde madre e hijo, Catherine visitó una cafetería y tienda ecológica en la ciudad de Holt, en Norfolk, que no está lejos de la residencia familiar de Anmer Hall, donde ha estado viviendo el matrimonio desde que la recién nacida tenía solo unos días de vida.

VER GALERÍA

Para merendar, la Princesa le compró un merengue y, según los testigos que la vieron, se comportó de una manera muy cariñosa. “Si no supieras quién es, nunca lo dirías. Es muy cercana, amable y educada” dijeron algunos testigos a People. La Duquesa es una cliente habitual del establecimiento, que vende carne y vegetales orgánicos que cultivan ellos mismos.

Las primeras fotografías oficiales de la princesa Charlotte en brazos de su hermano George

Charlotte de Cambridge, dos de dos a favor de la moda española

No es esta la primera vez que se la ve pasando algo de tiempo con su hijo George, que va a cumplir dos años en julio. Ya se pudo captar una tarde de juegos con George en Holland Park, en Londres, hace apenas unas semanas, en la que la Duquesa imitaba a un monstruo y perseguía al pequeño, que no dejaba de reírse, por los jardines.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie