Así vivió el príncipe Guillermo el nacimiento de su hermano Harry

Echamos la vista atrás para recordar aquel día en el que conoció al que se ha convertido en su compañero de vida y su apoyo en los buenos y los malos momentos

por hola.com

El 15 de septiembre de 1984 vino al mundo el segundo hijo de los príncipes de Gales, ocupando la tercera posición en la línea de sucesión al Trono. El niño, al que pusieron el nombre de Henry Charles Albert David, conocido como príncipe Harry, nació después de nueve horas de parto a última hora de la tarde en el hospital St. Mary, en Paddington (Londres), el mismo en el que la recordada Diana dio a luz a su primogénito, el príncipe Guillermo, el 21 de junio de 1982.

VER GALERÍA

Al día siguiente de su nacimiento, el primogénito de Carlos y Diana fue a conocer al pequeño Harry acompañado de su padre. "Wills, cariño, acércate", le dijo Diana a un tímido Guillermo, que se quedó en la puerta de la habitación esperando a que su mamá le llevara a conocer al nuevo miembro de la familia.

Después de quince minutos, el príncipe, feliz y emocionado, abandonó el hospital, esta vez cogido de la mano de su niñera, Barbara Barnes. Fue entonces cuando este precioso niño con el pelo rubio platino con blusa blanca con cuello bebé, bordado en nido de abeja, jaretas y ribeteado en rojo, a juego con sus pantalones cortos, acaparó todas las miradas y embelesó a periodistas y fotógrafos, que se quedaron encandilados con su ternura.

VER GALERÍA

Convertirse en hermano mayor fue para Guillermo una maravillosa experiencia que vivió con mucha ilusión. Según las palabras de su propio padre, estaba "como pez en el agua" y se desenvolvía con mucha soltura, cuidándole y siempre siendo consciente del ejemplo que tenía que darle. "Es impagable ver cómo disfruta de él. Está todo el rato asomándose a su cuna", añadió.

El abuelo materno de los niños, Earl Spencer, ya predijo que iban a estar siempre muy unidos. "Va ser genial para Guillermo tener un compañero de juegos y alguien con quien luchar". "Estoy seguro de que va a ser un gran chico", añadió.

VER GALERÍA

Ninguno se equivocaba porque así ha sido. Desde el principio, ambos hermanos demostraron tener un vínculo muy especial y se convirtieron no sólo en los mejores compañeros, sino también en confidentes tanto en los buenos como en los malos momentos. Su relación también tuvo un punto de inflexión el 31 de agosto de 1997 tras el triste fallecimiento de su madre, que les unió aún más y les hizo darse cuenta de que siempre, pasara lo que pasara, estarían ahí el uno para el otro.

VER GALERÍA

Es precisamente esa estrecha relación de cariño incondicional y admiración, la que el príncipe Guillermo quiere que su primogénito, el príncipe George, tenga con su hermano recién nacido. De hecho, probablemente estas imágenes vuelvan a repetirse dentro de unos días y podamos ver al pequeño acudiendo al hospital St. Mary para conocer al bebé. Sin duda, serán unas instantáneas mágicas y llenas de ternura que quedarán para el recuerdo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie