Los Duques de Cambridge vuelven al Palacio de Buckingham por su aniversario de boda

por hola.com

Los Duques de Cambridge celebraron ayer su cuarto aniversario de bodas en una de las residencias reales más especiales sentimentalmente hablando para la pareja: el Palacio de Buckingham. En 2011, los recién casados saludaron a la nación desde el balcón de Palacio y compartieron su primer beso en público como marido y mujer, ante los miles de admiradores que abarrotaban la alameda The Mall, incluso más ante millones de espectadores que asistieron al enlace desde sus casas.

VER GALERÍA

Regresaron ayer por la mañana a la residencia de la reina Isabel. Fueron vistos a su llegada en coche a la icónica propiedad de Londres. No se sabe todavía cuál era el motivo de su visita, pero sí que se llevaron con ellos al príncipe George, el pequeño podría haber acudido a una de sus clases de natación en la piscina del palacio como nos tiene acostumbrados.

Se cree que la Duquesa de Cambridge, de soltera Kate Middleton, venció hace ya varios días la fecha en la que salía de cuentas, pero su nueva visita al Palacio de Buckingham ha llevado a pensar a los observadores reales que todavía no han prosperado las condiciones de parto.

La propia Duquesa, a punto de dar a luz a su segundo hijo, conducía el automóvil que les llevó hasta Palacio, en el que el príncipe Guillermo también viajaba. El martes fue vista otra vez sobre ruedas, llevando al príncipe George a darse un chapuzón a la piscina con su niñera española, María Teresa Turrión Borrallo. Al trío se unieron los oficiales de seguridad.

VER GALERÍA

El verano pasado la Duquesa de Cambridge reveló que el príncipe George, de 21 meses de edad, es un gran aficionado a la natación y que habitualmente lleva a su pequeño delfín a zambullirse en la piscina del Palacio de Buckingham. En esta ocasión, sin embargo, la nana María cuidaba del futuro rey en el agua. Hablando el año pasado con el antiguo campeón del mundo de natación James Hickman, se oyó a la Duquesa decir que su campeón "ama el agua y que disfruta salpicando".

El pequeño Príncipe de Cambridge está listo para convertirse en cualquier momento en un gran hermano, de otro príncipe o de una princesa. Los Duques han decidido que la cuestión del sexo de su segundo hijo sea una sorpresa, al igual que hicieran con George. Los admiradores de la pareja real, que se arremolinan desde hace ya varios días ante la maternidad del Hospital St. Mary y a los que los Duques alegraron la espera, adornan las inmediaciones hospitalarias con carteles que contemplan ambas posibilidades: "Es un príncipe" y "Es una princesa".

VER GALERÍA

Si bien la Duquesa dijo previamente que salía de cuentas a "mediados o finales de abril", bien puede pasar que el bebé real llegue al mundo a principios de mayo, por lo que se han ampliado las restricciones de aparcamiento en el hospital. El Ayuntamiento de Westminster ha extendido hasta el 5 de mayo cuando originalmente la prohibición sólo estaba en vigor hasta hoy 30 de abril.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie