Máxima de Holanda, carisma titánico

Derrochó simpatía en la inauguración de un canal que lleva su nombre en la localidad de 's Hertogenbosch

por hola.com

Que el día está apagado, va Máxima de Holanda y lo enciende. Ayer sin ir más lejos lo hizo durante la inauguración de un canal que lleva su nombre en la localidad de 's Hertogenbosch. Amaneció gris, pero salió la sonrisa de la Reina holandesa, que iluminó a los escolares, a la fanfarria Exempel y a toda la banda de carnaval De Likkebaerden que fueron a recibirla. Testigos privilegiados de su charme.

VER GALERÍA


La soberana, acompañada en la ceremonia por la ministra de Infraestructuras y Medio Ambiente, Melanie Schultz, volvió a imprimir carácter con un atuendo máximum: un vestido de línea años 50 con estampado de pinceladas en blanco y negro, que adornó con todo detalle como habitúa con complementos de color beis (un sombrero XXL, una capa, unos guantes largos y un bolso tipo cartera) y que coronó con un conjunto de pendientes y collar de perlas australianas.

Derroche regio para inaugurar el Canal Máxima, de nueve kilómetros de longitud y situado al oeste de 's Hertogenbosch, que une el río Mosa con otro canal, el Zuid-Willemsvaart. El nuevo canal permite la navegación de barcos de mayor calado lo que repercutirá de forma positiva en la economía de la zona.

Después de la ceremonia de inauguración, la Reina hizo un paseo en barco por el canal, concretamente desde la esclusa de Empel hasta la de Hintham. Máxima de Holanda fue sorprendida tras su travesía por cientos de niños de la escuela 't Wikveld de la localidad de Empel con barquitos de papel. Los pequeños le dedicaron una canción a la soberana, que la recibió con grandes sonrisas y comentarios de aprobación al Alcalde de Den Bosch, Tom Rombouts. A su término, la reina Máxima se acercó a saludar a los niños. Y otra vez relució su carisma titánico.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie