leonor-2020

Este viernes se celebra la 39ª edición de los Premios Princesa de Asturias

Leonor regresa al lugar donde comenzó un año clave (e inesperado) en su formación

Hace un año la Princesa daba un paso más en su trayectoria como heredera, sin embargo, nada hacía presagiar que así arrancaba para ella una 'agenda' institucional sin precedentes

por S. Acosta

Han pasado doce meses desde ese histórico y emotivo momento en el que todos los focos estaban puestos en la princesa Leonor que daba su primer discurso en público y asumía una nueva responsabilidad como heredera a la Corona. Igual que hizo su padre con trece años, en 1981, Leonor selló su compromiso con los Premios Princesa de Asturias en la última edición de los prestigiosos galardones. Comenzaba una nueva era para los Premios, a la vez que se transmitía el mensaje de que la hija de los Reyes estaba lista para asumir nuevos compromisos. Sin embargo, nada hacía presagiar que así arrancaba también un año atípico e inesperado que marcaría un antes y un después en la formación de la princesa de Asturias.

Dos semanas después de su debut en Teatro Campoamor de Oviedo y con los 14 años ya cumplidos, Leonor se enfrentó al mayor desafió hasta el pasado otoño. En un momento convulso y de disturbios en las calles catalanas, tras la sentencia del Procés, la heredera cumplió con los Premios Princesa de Girona, que además celebraban su décimo aniversario. El escenario era complicado, sin embargo, los nervios no la traicionaron y dio un discurso de tres minutos en cuatro idiomas (español, inglés, catalán y árabe) que fue muy aplaudido.

Después su estreno en estos dos escenarios tan disparares y significativos, el 2020 arrancaba con la idea de que Leonor iba a ir afianzando el papel institucional que le corresponde como futura Reina de España. Comenzó el año estrenando su primer retrato oficial junto a su hermana la infanta Sofía y el 3 de febrero asistió en las Cortes Generales a la apertura solemne de la XIV Legislatura, sin embargo, dos semanas después, España se precipitaba a un escenario sin precedentes. El país entero se confinaba y se abría un tiempo de lucha con un enemigo desconocido hasta ahora, el COVID 19.  

VER GALERÍA

Tras seis semanas de confinamiento en el Palacio de la Zarzuela, la princesa Leonor y la infanta Sofía lanzaban un mensaje en vídeo a otros jóvenes para sumarse a la ola de solidaridad y agradecer el trabajo de los que estaban (y están) en primera línea de batalla. Esta aparición sería la primera de un tiempo en el que la pandemia lo marcaría todo, la vida en general y la agenda oficial en particular. Con el fin del confinamiento y de un curso escolar (completado en la distancia con excelentes notas) se abrió para ella un verano de formación. Mañanas de despacho, minutos de silencio, misa por las víctimas y la primera ceremonia civil de Estado de la democracia.

Don Felipe y doña Letizia se propusieron recorrer todas las comunidades autónomas y tomar un pulso al país que todavía no había recuperado el aliento ante el episodio más trágico de su historia reciente. Así comenzó un verano sin vacaciones y sin campamentos para Leonor y Sofía, que continuaron poniendo práctica todo lo que habían aprendido en Palacio y se sumaron a algunas las salidas que hicieron los Reyes con el fin de reactivar la economía y agradecer a los sectores que habían multiplicado sus esfuerzos durante este tiempo.

Durante este verano por primera vez las hijas de los Reyes visitaron, al menos en público, una organización que cubre alguna de las necesidades de los jóvenes menos visibles de la isla de Mallorca. En el transcurso de esta visita Leonor encajó también algunas preguntas espontáneas como la de una niña que quiso saber qué quería ser de mayor. No habían crecido siendo ajenas a las distintas realidades del país en el que viven, pero en este 2020 lo han comprobado de primera mano. Eso sin olvidar que, de forma paralela, el rey Juan Carlos se trasladaba de forma temporal fuera de España.

VER GALERÍA

El regreso al curso escolar, en un verano marcado para todos por la renuncia a la vida como la habíamos conocido hasta la fecha, tampoco ha estado exento de sobresaltos. Nada más volverá a las aulas del colegio Santa María de los Rosales, donde estudia el último curso de la Educación Secundaria Obligatoria, se daba un caso positivo en la clase de la princesa Leonor, por lo que esta regresaba a casa para cumplir con dos semanas de cuarentena.

Ahora, a punto de cumplir los quince años, la princesa Leonor regresa a Oviedo en el que será su segundo año en los Premios Princesa de Asturias. Todo ha cambiado. Los gestos de cariño están marcados por la distancia y el calor de un teatro en el que se daban cita 1.300 personas ha sido sustituido por un salón del Hotel de la Reconquista al que acudirán el número mínimo e imprescindible de personas, entre autoridades y galardonados. Las ovaciones no serán las mismas ni tampoco la emoción que trasmite el escenario en el que comenzó todo hace 39 años.

¿Por qué este compromiso es ahora más importante que nunca?

En este momento, el compromiso con los valores del ser humano que son los galardones que llevan el nombre de la heredera a la Corona de España parece más necesario que nunca, como lo es revisar las teorías Dani Rodrik, uno de los mayores expertos a nivel mundial de economía política y Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales.  Eso sin olvidar que las técnicas del procesamiento matemático de datos y señales (por el que han sido premiados en la categoría de investigación científica y técnica Yves Meyer, Ingrid Daubechies, Terence Tao y Emmanuel Candès) son la base de la era digital, de la imagen y el diagnostico médicos y de la ingeniera y la investigación científica.

En esa línea, es de justicia otorgar el Premio Princesa de Asturias de la Concordia a los sanitarios españoles y conviene no olvidar que, mientras algunos países vivimos pendientes de la creación de una vacuna para la COVID-19, Gavi, the Vaccine Alliance, es quien proporciona vacunas de enfermedades infecciosas (difteria, el tétanos, la hepatitis B, rotavirus, neumococo, meningococo, cólera, tifus, sarampión, rubeola, fiebre amarilla y polio) a más de 760 millones de niños en los países menos desarrollados. Un proyecto creado a partir del impulso de la Fundación Bill y Melinda Gates (Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2006), con el apoyo de Unicef (Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2006).

Por otro lado, en estos momentos inciertos y a ratos oscuros, qué sería del día a día sin cine, sin música, sin poesía o sin deporte. Las míticas melodías de El bueno, el feo y el malo, Cinema Paradiso, Indiana Jones, Tiburónla música de Ennio Morricone y John Williams es reconocible y está en la cabeza de varias generaciones. Y si de imaginario colectivo se refiere, ¿quién no reconoce la frase: “Carlos, por dios, trata de arrancarlo"? El piloto madrileño Carlos Sainz es desde 1980 uno de los mejores pilotos de rally del panorama internacional, varias veces campeón del mundo y el primer español en ganar el Dakar (tres veces y la última con 57 años) en la categoría de coches.

VER GALERÍA

En Oviedo también se reconocerá la poesía que escribe (o persigue) Anne Carson. “Si supiera qué es la poesía no tendría necesidad de escribir. Es algo que busco a tientas en la oscuridad”, ha llegado a decir quien está considerada una de las escritoras más eruditas de la literatura contemporánea. Libros y más libros que compiten en un mercado que también tiene su reflejo en los Premios Princesa de Asturias de este 2020, ya que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), la cita más destacada a nivel mundial en el mundo de habla hispana, se alza este año con el Premios Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Un galardón compartido con el Hay Festival of Literature & Arts, un encuentro literario fundado en 1988 en la localidad galesa de Hay-on-Wye, el gran número de librerías que alberga para una población de 1.800 habitantes. 

Haz click para escuchar el primer discurso de la princesa Leonor en los Premios Princesa de Asturias 2019. La hija de los reyes don Felipe y doña Letizia se dirigió al público del Teatro Campoamor de Oviedo, donde además pronunció unas palabras en inglés para agradecer a los galardonados su presencia.Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie