anecdota-cr

El gesto espontáneo del Rey y la maña de doña Letizia con las fabes, anécdotas de la visita a Moal

Don Felipe y la Reina, que han entregado este sábado por la mañana el premio al 'pueblo ejemplar', han podido conocer de cerca algunas de las costumbres de este municipio asturiano

por hola.com

La visita, este sábado, de los reyes Felipe y Letizia al 'pueblo ejemplar' de Moal ha estado marcada por la cercanía, la espontaneidad y los pequeños detalles que no han pasado desapercibidos. El recorrido por las calles de este municipio de apenas 101 habitantes y, sobre todo, la demostración de algunas de las tradiciones y costumbres que hoy en día se siguen realizando en el concejo suroccidental de Cangas del Narcea han dejado anécdotas y momentos para el recuerdo y han permitido ver a don Felipe y doña Letizia más relajados y atentos que nunca.

Los reyes se empapan de las tradiciones asturianas en su visita a Moal, el 'pueblo ejemplar'

VER GALERÍA

Hemos sido testigos, por ejemplo, de cómo la Reina ha aprendido a escaxinar -desenvainar- fabas, una tarea para la que ha contado con una profesora de excepción: la vecina Alicia Rodríguez, muy acostumbrada a realizar estos trabajos manuales que han mostrado a una aplicada doña Letizia tomando nota de sus indicaciones, mientras Felipe VI prestaba atención al trenzado y enristrado de cebollas. Pese a que es algo "muy fácil que no tiene ningún misterio", tal y como reconocía Rodríguez a La nueva España, la técnica y la habilidad de esta vecina de Moal ha dejado a más de uno con la boca abierta.

VER GALERÍA

Precisamente Alicia Rodríguez ha sido protagonista de otra de las anécdotas de la jornada. Y es que una niña vestida con el traje típico asturiano ha mostrado a los periodistas una fotografía dedicada del rey Felipe cuando era sólo un niño de 12 años. La imagen pertenece a Luis, hijo de Alicia, quien la recibió del propio Monarca tras una petición realizada desde su colegio.

Durante la visita, hemos visto también el lado más espontáneo y natural de Felipe VI, quien no ha dudado en pararse con cuantos vecinos le pedían un 'selfie', llegando incluso a fotografiarse en unas escaleras y a retrasar a la comitiva, que le esperaba para dirigirse a la siguiente parada de su recorrido. Antes de finalizar el acto de este sábado, el Rey se disponía a pronunciar su discurso cuando los vítores y los 'vivas' a España y a Asturias le impedían comenzar su mensaje. Con un gesto divertido y cómplice, don Felipe ha querido unirse al público y, tomando la iniciativa, ha gritado un '¡Viva Moal!' que rápidamente han jaleado todos los asistentes.

VER GALERÍA

Tal y como ocurrió el viernes durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias, el Rey no ha podido evitar cantar en voz baja el himno de Asturias cuando este ha comenzado a sonar procedente de un grupo de gaitas. Gran parte del público le ha acompañado entonando la letra, convirtiendo este momento en uno de los más emotivos -e insólitos- de todas las visitas reales realizadas hasta la fecha a un 'pueblo ejemplar'.

Don Felipe también se ha atrevido a efectuar un lanzamiento después de ver cómo un grupo de personas hacían una pequeña demostración del bolo vaqueiro, un juego tradicional que se sigue practicando (en sus diferentes vertientes) en esta zona, la misma que para esta especial ocasión ha estrenado un postre llamado Moalinas. Se trata de una receta elaborada a base de huevo, azúcar, anís y ralladura de limón con la que su creadora, Loli Rodríguez, pretende homenajear a esta localidad asentada en un estrecho valle por el que discurre el río Muniellos.

VER GALERÍA

Por su parte, doña Letizia ha dejado ver su lado más tierno, sobre todo con los niños, con los que se ha mostrado especialmente atenta. Nada más llegar a la localidad, se ha acercado hasta la multitud y ha cogido a uno de ellos en brazos, en una escena que recuerda a la vivida hace apenas un mes en Covadonga, cuando tanto ella como su hija mayor, la princesa Leonor, colmaron de cariño y atenciones a una niña pequeña que resultó ser la nieta del regidor de pastos que les regaló su yegua.

VER GALERÍA

La visita de los Reyes a Moal nos ha dejado otros datos curiosos. Es el caso de Liam y Joel, dos niños que cada año acuden a la entrega del premio al 'pueblo ejemplar', sea cual sea el elegido. Liam empezó a seguir a don Felipe y doña Letizia con sólo un mes de vida. Fue entonces cuando la esposa de Felipe VI le conoció. Por aquel entonces, su hermano Joel no había nacido, por lo que no ha sido hasta este sábado cuando la Reina ha podido posar con los dos pequeños y añadir así una instantánea más al álbum personal de la familia de estos dos hermanos.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie