leonor

Las tradiciones de Felipe VI que no ha seguido su hija, la princesa Leonor

La primogénita de los Reyes acude este sábado a Covadonga, tal y como hizo el Monarca cuarenta años antes, pero lo cierto es que la princesa de Asturias no siempre ha seguido los pasos de su padre

por Lara Fernández

Con su visita de este sábado a Covadonga, la princesa Leonor sigue el ejemplo de su padre, don Felipe, quien con nueve años realizaba este mismo trayecto hasta el Santuario asturiano a fin de ser proclamado príncipe de Asturias. Sin embargo, la primogénita de los reyes Felipe y Letizia no ha cumplido a rajatabla con todos y cada uno de los actos que protagonizó el entonces príncipe de Asturias a lo largo de sus primeros años de vida. Algunos de los gestos de la nieta de don Juan Carlos nada tienen que ver con los que realizó su padre cuando tenía su edad.

Leonor se prepara para su gran día: recordamos otros momentos en los que también fue protagonista

VER GALERÍA

Soldado de honor en el Regimiento de Infantería

De haber sido así, la nieta de don Juan Carlos habría sido presentada como soldado de honor en el Regimiento de Infantería en el año 2014, cuando la princesa Leonor tenía 9 años. A esa edad, su padre se colocó el uniforme reglamentario y se alistó como soldado de honor en el Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº1. Ocurrió el día de las Fuerzas Armadas (un 28 de mayo) pero del año 77, el mismo en el que Felipe de Borbón viajó a Covadonga para recibir la dignidad de príncipe de Asturias. En aquella ocasión, el alistamiento del actual rey de España fue algo simbólico, honorífico y sin efecto real, pero le sirvió para familiarizarse con el ámbito castrense, pues años después se convertiría en el mando supremo de los Ejércitos. Felipe VI cumplía así con una tradición que también había seguido Alfonso XII -quien se alistó con cinco años- y Alfonso XII -con solo dos años-, entre otros monarcas españoles.

VER GALERÍA

“He querido que desde tan temprana edad forme en sus filas porque quiero que se identifique con nuestros hombres, que sea un buen soldado, que es tanto como decir, un magnífico español. Deseo que cultive las virtudes castrenses y que siga la senda del honor y de la caballerosidad. (…). Eres soldado, servidor de la Patria, y, por ella, por España, te tienes que sacrificar; tienes que estar dispuesto a darlo todo, hasta la vida su fuese necesario, en defensa del honor, de la independencia y de la libertad de la Patria”, comentó entonces su orgulloso padre, el rey Juan Carlos. Palabras que todavía Felipe de Borbón no ha podido pronunciar en refiriéndose a su hija, la princesa Leonor.

VER GALERÍA

En el interior del colegio Santa María de los Rosales

Desde que eran bien pequeños, los hijos de don Juan Carlos y doña Sofía han lidiado con fotógrafos que inmortalizaban gran parte de su día a día. En concreto, el entonces príncipe Felipe estaba más que acostumbrado a que, año tras año, las cámaras entraran en su centro de estudios para retratarle junto a sus compañeros, algo que, por el momento, no ha sucedido con su hija mayor, Leonor. La princesa de Asturias sí se ha dejado ver acudiendo al colegio en su primer día de clase de la mano de sus padres, pero los periodistas nunca han franqueado las puertas del colegio Santa María de los Rosales de Madrid para mostrar una imagen de la heredera sentada en su pupitre, como sí sucedía con su padre. La visibilidad de Felipe de Borbón en el ámbito escolar nada tiene que ver con la de la princesa Leonor, de la que apenas existe constancia gráfica, más allá del inicio de curso o de las famosos imágenes que protagonizó la Familia Real con motivo del 50 cumpleaños del rey Felipe.

Imágenes exclusivas en ¡HOLA! de la princesa Leonor y la infanta Sofía a la entrada de su colegio

VER GALERÍA

El curso de vela en Mallorca

Las hijas de los reyes Felipe y Letizia no se han dejado ver en los tradicionales cursos de vela de verano de Palma de Mallorca a los que sí acuden normalmente todos sus primos, Felipe y Victoria Federica de Marichalar, hijos de la infanta Elena, y Juan, Pablo, Miguel e Irene Urdangarin, hijos de la infanta Cristina. Sin embargo, el rey Felipe, avezado regatista, es un gran aficionado a los deportes náuticos desde pequeño. Ya entonces era el protagonista de numerosas instantáneas que le reflejaban recibiendo instrucciones de navegación y practicando en la Escuela de Vela de Cala Nova. Participaba, como uno más, en las actividades englobadas dentro del cursillo, al que solían acudir niños de edades comprendidas entre los siete y los diez años. Era frecuente también verle navegar en compañía de sus padres y hermanas a bordo del Fortuna por aguas baleares. Una afición que no parece haber heredado su hija Leonor.

VER GALERÍA

Visitas por España y en el extranjero

Asimismo, han sido muy contadas las ocasiones en las que la princesa Leonor y la infanta Sofía han sido retratadas recorriendo junto a sus padres algunos puntos de la geografía española o incluso de fuera de nuestras fronteras, a diferencia de Felipe VI. Con quince años e incluso antes, el entonces príncipe Felipe ya había viajado a Santiago de Compostela y Zaragoza con sus hermanas, había acudido en Colombia al 450 aniversario de la fundación de la ciudad de Cartagena de Indias, protagonizado ya su primera audiencia y acudido a unos funerales en Luxemburgo en representación de su padre. Sin embargo, en lo que respecta a las visitas oficiales, la princesa de Asturias no parece haber seguido los pasos del rey Felipe. La mayoría de instantáneas que existen de Leonor como ilustre visitante han tenido lugar en el marco de sus vacaciones estivales en Palma de Mallorca, cuando la Familia Real se ha dejado ver paseando por la Granja de Esporles o por Sóller, entre otros emblemáticos rincones.

La Primera Comunión

Mucho ha cambiado también en lo que respecta a las primeras comuniones de padre e hija. Mientras Felipe de Borbón recibió la Eucaristía en la pequeña capilla del palacio de la Zarzuela, su hija Leonor hizo lo propio como una niña más entre sus compañeras del colegio Santa María de los Rosales, tomando el sacramento en la Parroquia Asunción de Nuestra Señora de Aravaca. Don Juan Carlos, doña Sofía, las infantas Elena y Cristina, la condesa de Barcelona, las infantas Pilar y Margarita y sus respectivos esposos e hijos fueron testigos de excepción de la Primera Comunión del entonces príncipe Felipe aquel 30 de mayo de 1975.

VER GALERÍA

Vestía el actual rey de España de blanco, al contrario que la princesa de Asturias, que lució el uniforme azul oscuro bordado en hilo de oro del colegio. Eso sí, ambos lucieron una cruz al cuello y estuvieron acompañados por la que en aquel momento era la directora de su colegio. La hija de los Reyes no se rodeó de tantos familiares como el Monarca. Tan sólo sus padres, su hermana Sofía, sus abuelos paternos y maternos y su bisabuela hicieron acto de presencia en la ceremonia.

VER GALERÍA

Su primer campamento

La princesa Leonor tampoco ha seguido la senda de su padre en lo que respecta a su primer campamento de verano. En 1980, el entonces príncipe de Asturias estuvo con 210 niños, entre ellos sus primos, en la localidad cacereña de Villanueva de la Vera. La revista ¡HOLA! Publicó en aquel momento un extenso reportaje de la aventura estival de Felipe de Borbón, que llegó en helicóptero hasta la localidad y lo hizo acompañado de su madre. Sin embargo, la princesa de Asturias, que este año ha disfrutado de su primer campamento junto a su hermana Sofía, ha tenido que recorrer bastantes más kilómetros, puesto que su estancia era esta vez en el extranjero, más concretamente en Estados Unidos.

Si bien es cierto, don Felipe viajaría también a Estados Unidos poco después, en 1982. Para entonces, tanto sus aventuras en España como en el extranjero habían sido inmortalizadas por fotógrafos, por lo que los ciudadanos pudieron conocer de cerca cómo había vivido el heredero esta nueva experiencia, algo que no ha sucedido con la princesa Leonor.

VER GALERÍA

Este sábado, en Asturias, aunque cumple con la misma tradición que su padre, la primogénita de los Reyes no va a recibir los atributos que corresponden a la dignidad de princesa de Asturias, como son la cruz de la victoria o las mantillas, como ocurrió en 1977. La razón es que en la actualidad Leonor ya ostenta ese título. En cambio, su padre sí tuvo que recibirlos cuando acudió a Covadonga con solo 9 años, pues fue precisamente allí donde fue proclamado príncipe de Asturias, título que es inherente al heredero de la Corona española.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie